Quitar el dolor

Hay quien considera el dolor como un sentimiento homeostático, algo cuyo objetivo es mantener el estado de garantía de condiciones necesarias para la vida de las células. Se equipara así a los sentimientos de hambre (de comida, líquidos y aire), de frío o calor.

Los sentimientos homeostáticos nos presionan a las conductas homeostáticas, aquellas que contribuyen a recuperar el estado de garantía exigido. Comemos,bebemos, respiramos, nos abrigamos o refrescamos siguiendo la pulsion de los sentimientos somáticos.

Un sentimiento es un sentimiento. No es un efecto directo de la realidad sino de un estado emocional. El organismo es una sociedad celular con estados emocionales. En el caso de los sentimientos homeostáticos el estado emocional que los genera es el miedo somático a la pérdida de la garantía de las condiciones exigidas para sobrevivir. El hambre de líquidos expresa el miedo a que falte agua, el de aire a que falte oxígeno, el de comida a que falte energía.

El organismo no espera a los estados límite. Expresa su miedo en funcion de la incertidumbre valorada, con más o menos racionalidad, y si faltan las certezas, aun no habiendo motivo, el miedo deriva a la angustia, a la proyección descontrolada de los sentimientos homeostáticos hacia la conciencia, de tal modo que el individuo se vea incitado-forzado a calmar la incertidumbre.

Los sentimientos homeostáticos los gestiona el organismo según los estados reales de necesidad y en base a la disponibilidad de recursos. Cada organismo construye un modo individual de gestion, influido por múltiples variables y azares, genéticos y del entorno. Entre los dos polos del organismo: el tolerante, de banda ancha, y el intolerante, de banda estrecha, caben todo tipo de modos, muchas veces cambiantes.

En el entorno garantista y bien dotado de nuestra civilización, los sentimientos somáticos, en ausencia de enfermedad, debieran estar sosegados, cómodos, sin incertidumbre de falta de comida, líquido y aire. Sin embargo muchos ciudadan@s tenemos sentimientos de hambre de comida, de líquidos y de aire a todas horas, sentimientos que nos incitan a comer, beber y suspirar, para calmar la incertidumbre somática, para recuperar la homeostasis, no la actual sino la que el organismo imagina desde su angustia.

El sentimiento de dolor expresa el miedo somático a la muerte violenta de células. Aparece cuando se consuma (necrosis-inflamación) o es inminente pero también aparece cuando hay incertidumbre no apoyada en datos objetivos de necesidad actual, miedo a lo posible sin que la probabilidad suponga un alivio.

El hambre por angustia homeostática injustificada lleva a la obesidad, a mantener una “buena hidratación”, a la hiperventilacion.

– Me muero de hambre. Me falta el aire… Agua…

– Pesa usted 150 Kg. La sangre está saturada de oxígeno y su anhídrido carbónico está bajo, porque respira demasiado. Coma menos y relaje su respiracion.

– ¿No me puede dar algo para no tener sentimientos de hambre y de falta de aire?

Puedo darle algo: anfetaminas para el sentimiento de ganas de comer y ansiolíticos para el sentimiento de respirar más. Las anfetaminas actúan haciendo creer al organismo que hay un peligro real. En esos casos el organismo aparta las ganas de comer y otras para centrarse en salvar el pellejo. No se lo recomiendo. Los ansiolíticos reducen la angustia somática y suavizan el programa que tenemos para huir del peligro. Ese programa incluye, entre otras cosas, coger todo el aire posible. Por eso tiene sentimientos de hambre de aire.

Hay solución para el sentimiento somático de hambre de comida y bebida, aun cuando no esté justificado: el frigorífico y los supermercados. El hambre de aire se soluciona, momentáneamente, con un suspiro.

El sentimiento de dolor injustificado no tiene remedio a mano. Nos incita a la quietud, a la habitación oscura, a movernos rígidos y lentos. Si obedecemos quizás estemos algo menos doloridos pero no siempre funciona la obediencia. Muchas veces tampoco sabemos qué nos pide el organismo con el sentimiento doloroso.

Podemos solucionar los sentimientos justificados, cuando provienen de la carencia de lo que piden. Podemos quitar el hambre de comer cuando no hay comida, facilitándola. Podemos quitar el hambre de bebida de un organismo reseco aportando agua. Podemos aliviar el sentimiento de hambre de aire de alguien que se ahoga, sacándolo del agua. Podemos aliviar el dolor del pie quitando la piedrita del zapato.

No podemos ni debemos quitar los sentimientos homeostáticos injustificados a golpe de fármacos u otros recursos. Lo correcto es combatir la incertidumbre, la angustia somática, ese estado emocional que activa los programas de alarma de modo innecesario.

Gafas de sol, para el sol. Gorrito para proteger la cabeza. Paraguas. Bufanda para no coger frío en la garganta. Guantes. Botas. Manteca de cacao para los labios. Crema hidratante. Botellita de agua. Bocata. Faja abdominal. Plantillas. Artilugio nasal para respirar bien. Almohada. Colchón. Mantas.

Calmantes. Hipnóticos. Antidepresivos. Neuromoduladores. Neuroaduladores. Neuroestimuladores. Antihistamínicos. Proserotonínicos. Antidopamínicos. Prodopamínicos. Proadrenérgicos. Antiadrenérgicos. Vitaminas. Calcio. Anticolesterol. Laxantes. Astringentes. Ejercicio. Natación. Meditación. Yoga. Masajes. Corrientes. Hierbas. Agujas. Homeopatía. Osteopatía.

La obesidad es una enfermedad. El dolor es una enfermedad.

– ¿Cuándo van a encontrar algo para quitar el sentimiento de hambres o el dolor?

– ¿De qué sentimientos hablamos: de los justificados o de los que no lo están?

– Me da lo mismo. Lo que quiero es que me los quiten.

– No es lo mismo. Para los sentimientos injustificados nunca tendremos lo que usted pide: ese mágico “algo que me lo quite”.

La angustia somática, la incertidumbre, se combate (teóricamente) recuperando la relación tranquila con la vida real y disolviendo miedos injustificados desde esa relación. El individuo no debe alimentar la angustia del organismo.

– ¿Cómo?

– No lo sé. Eso es vivir. No hay certezas. Sólo mercados que la prometen.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Quitar el dolor

  1. Montaña dijo:

    Buen día! Y tanto que lo es empezándolo así,leyendo estas” cositas”,por ejemplo. .Aprender a gestionar la vida,cada uno la suya…. .Integrar que no hay certezas. Usted , que ha estudiado tanto,nos ayuda,nos orienta.Me siento agradecida . MIEDO me daría estar en su pellejo,se le van a caer encima todos los estantes de la farmacia!! No sé qué tipo de dolor puede causar…Siga comentando,por favor.

  2. neptuenk dijo:

    Esta entrada, como toda la línea argumental general del blog, está repleta de evidencia científica y sentido común. Otra cosa distinta es que no encuentro la manera práctica de aplicarlo de manera efectiva en la kinesiofobia, por ejemplo. Puede que estemos demasiado acostumbrados a pedir que nos den pautas, pero creo que pueden ser necesarias en determinados momentos críticos.

    Uno puede dudar porque aunque sea necesario el afrontamiento para debilitar al miedo, me da la impresión de que el autor del blog, opina que hay que hacerlo pero desde una perspectiva algo diferente al de la psicología conductual-cognitiva.

    Si alguien tiene miedo al ascensor, lo que se suele hacer es exponer al sujeto gradualmente a la circunstancia temida. Como es improbable que es ascensor se caiga o se atasque durante la terapia, poco a poco el paciente puede perder el miedo

    En la kinesiofobia, es diferente, el atreverse a realizar los movimientos temidos, aunque sea de forma gradual, tiene el handicap de que el dolor puede aparecer en cualquier momento, cosa muy contraproducene, ya que refuerza la desconfianza y el miedo, mas aún si este es agudo y le deja “clavado”.

    Ese dolor, puede ser producido posiblemente por una actitud corporal-cerebral exageradamnete defensiva, y no por una hipotética lesión, pero el paciente usualmente no logra diferenciarlo y entra en una situación de mayor desconfianza. Teniendo en cuenta que muchas veces esta circunstancia se puede producir de forma repetida, es frecuente que se llegue a la situación de que el paciente se niegue radicalmente a volver a intentarlo.

    No se si existe un plan B para estas personas, o simplemente esto es lo que hay, pero produce mucha tristeza y desazón tanto sufrimiento.

  3. neptuenk: la estructura fóbica es la misma. El ascensor es seguro y la estructura corporal también (una vez eliminado el daño agudo). El dolor es equivalente al sentimiento de miedo una vez en el ascensor. El problema está en convencer de que no hay amenaza cuando todo el mundo habla de ella. Nadie cree que el miedo en el ascensor es una prueba de que se va a parar pero los ciudadanos están convencidos, porque así se les enseña, a creer que el dolor al moverse es una prueba de que, realmente, la columna está alterada.

    Sé que puede resultar complicado romper la estructura fóbica pero el procedimiento es el de la exposición gradual al movimiento y la conviccion de que al hacerlo no ponemos en peligro la columna o el hombro. El arte de conseguirlo está en las palabras y ayudas manuales del fisioterapeuta.

  4. neptuenk dijo:

    Gracias por la rápida respuesta. Sigo pensando que donde percibo mas problemas es cuando el dolor aparece de manera repetida tras el movimiento. Lo ideal sería que el paciente asumiera este hecho como un “gaje del oficio”, pero no ocurre así, después de cada intento, aumentan la desconfianza y las actitudes defensivas y romper con ese círculo vicioso es díficil.

    Normalmente se les deriva al psicólogo o al psiquiatra, tanto el paciente como el fisio, normalmente piensan que un problema así es competencia de ellos, “es una fobia, una somatización derivada de la depresión” se suele decir.

  5. neptuenk: el problema está en que otros profesionales, con el apoyo de pruebas de imagen, pueden haber opinado que la columna está fatal y que por eso duele. Romper esa creencia puede ser complicado. No veo necesaria la consulta en psicología si no hay psicopatología. El término “somatizacion” no lo acepto pues no sé lo que quiere dar a entender, realmente.

    A veces no es fácil pero otras muchas se consigue romper el círculo vicioso sin demasiadas dificultades devolviendo así la libertad de acción al individuo.

  6. neptuenk dijo:

    Yo tampoco se si existe el dolor psicosomático, al parecer, es producido por un problema psicológico previo.

    De todas formas, tendré que navegar mas por el blog para entender mas cosas y aprender la manera correcta de realizar una exposición al movimiento, sin que las actitudes defensivas y las alarmas se desaten en demasía.

  7. Antonio dijo:

    Doctor Arturo me imagino que la obra “Guía Completa de la Migraña” de Jenny Lewis será una total pérdida de tiempo, no es que la haya leído sino ojeado algo, es más no pienso leerlo, pues pone lo de siempre, que los migrañosos no tienen remedio y lo meramente oficial. Lo poco que he leído me ha dado náuseas y habrá mucha pobre gente que creerá lo que ponen los textos de esta autora. Saludos.

  8. neptuenk dijo:

    El problema del alarmismo y de los errores en la evaluación son solucionables gracias principalmente a la neuroplasticidad cerebral, creo que hay evidencia científica al respecto.

    No se si se ha estudiado la posibilidad del uso de ciertos psicofármacos que al parecer favorecen estos cambios neuroplásticos con la finalidad de apoyar a los beneficios del trabajo didáctico en el cual se basa el tratamiento propuesto en este blog.

    No estoy diciendo que el fármaco sea la solución por si mismo, sino a que pueda servir de ayuda a pacientes que a pesar de todo siguen sin poder salir del atolladero, pacientes con una buena comprensión y aceptación del miedo cerebral como causante primario de su problema, pero que no mejoran.

    Dejo un enlace donde un reumatólogo presenta un estudio al respecto (No tengo la formación necesaria para poder hacer una valoración del mismo).

    http://www.institutferran.org/documentos/estudio_tianeptina/protocolo_tianeptina.pdf

  9. neptuenk: ultimamente se está investigando la posibilidad de modificar con fármacos, campos magnéticos, electrodos… las respuestas cerebrales a determinados contextos. Puede que puedan ser utilizados como herramientas adicionales pero sigo pensando que lo fundamental es el trabajo cognitivo, pedagógico.

    La tianeptina no ofrece ningun efecto novedoso. Parece que el perfil de efectos secundarios sedantes es más bajo, pero no creo que el problema de la fibromialgia se solucione con psicofármacos.

  10. neptuenk dijo:

    Se me ocurre que si el paciente no sale del infierno puede ser por dos razones: O porque el trabajo pedagógico no se ha hecho correctamente, o porque por su idiosincrasia la persona no pueda verse suficientemente beneficiado por el mismo.

    En este último caso como actualmente no existe una herramienta eficaz que apoye a la pedagogía, el paciente se queda en una situación de alta desesperación principalmente si ha entendido que la única solución pasa por el cerebro.

    En estos casos y debido al intenso sufrimiento sin esperanza, el acudir al psiquiatra para pedir que lo zombifiquen se plantea casi siempre.

    Desconozco la manera correcta de actuar en estos casos, decirle que hay circunstancias que se nos escapan, que el cerebro decide cosas que no comprendemos. Y el paciente muchas veces ya derrotado, ni siquiera exige soluciones, sabe que su cerebro se ha atrincherado.

  11. Santiago dijo:

    Todos estos problemas tienen el mismo origen y están demasiado enraizados en nuestra sociedad, tanto es así que existen debido a los errores y miedos que la misma transmite permanentemente desde que somos niños, por eso me parece que este blog pone cordura y su granito de arena, pero no podemos exigirle ni pedirle mas de lo que humildemente puede dar, ni que nos de respuesta a todas las situaciones. Pero en lo relativo a que hacer con las personas afectadas que no evolucionan, a pesar de todos sus esfuerzos no se realmente lo que se podrá hacer con ellos, supongo que será necesario que otros profesionales apoyen y sigan aportando ideas siempre en lo relativo a la cultura-miedo-cerebro, una persona sola por muy capacitada y buena intención que tenga, no puede sola contra tanta irracionalidad generalizada e institucionalizada.

  12. neptuenk: de lo que se trata es de conocer y difundir el proceso del dolor desde la perspectiva evaluativa alarmista. Eso ya es una herramienta poderosa pero puede no ser suficiente. La estructura fóbico-adictiva del dolor crónico puede resistirse. Sucede lo mismo con otros problemas similares en los que manda el miedo o la adiccion. Esperar que surja una terapia es no captar el problema. Es comprensible que esperemos remedios y ayudas técnicas pero en este terreno creo que siempre estará presente el modo de afrontamiento individual.
    De acuerdo con las palabras de Santiago.

  13. neptuenk dijo:

    Dr: Yo comparto la línea general del blog, ante todo me parece especialmente negativa la idea generalizada de la debilidad de la columna, si hicieramos una encuesta seguramente la inmensa mayoría de las personas tendrían esa opinión. Hace poco escuché una entrevista a un prestigioso neurocirujano que decía que la columna era una estructura delicada y que había que prestarle un especial cuidado, con eso le digo todo.

    Las personas afectadas de kinesiofobia tienen muy interiorizada esta idea, diría que la tienen marcada a fuego. Como muchas de las opiniones médicas son divergentes y a veces se alejan de la situación real del paciente, veo como la única manera de que este salga de la confusión y sepa hasta que punto su columna está bien o mal, que compruebe in situ las cosas que puede hacer, eso es moverse, primero haciendo tareas cotidianas y segundo haciendo algún tipo de ejercicio físico.

    Estoy de acuerdo con que es imprescindible exponerse a lo temido, en este caso el movimiento, pero ¿cómo hacerlo sin alarmar a su cerebro? este puede responder con una activación mas fuerte aún de las defensas, entre ellas la rígidez y la contracción muscular, y en esas condiciones, no se si es conveniente intentarlo puesto que el dolor seguramente aparecerá con la consecuente desmoralización y fortalecimiento de la idea de que su espalda está dañada.

    Veo imprescindible elegir bien el momento adecuado para empezar a tratar la kinesiofobia, no se si existe algún tipo de protocolo con la finalidad de que este afrontamiento sea lo mas exitoso posible.

    El caso de los pacientes que no mejoran es especialmente duro, vivir en ese sin vivir, sin esperanza, sabiendo el infierno que les queda por delante, es de una tragedia indescriptible y todavía no tengo claro lo que se puede hacer por ellos.

    Gracias por su disponibilidad a responder a los comentarios y felicidades por su interesantísimo blog.

  14. neptuenk: por muchas vueltas que le demosa la cuestion siempre nos encontraremos con el mismo reto: eliminar el catastrofismo, la alarma, el miedo a dañarnos, el miedo al dolor. Generalmente atribuimos al organismo una vulnerabilidad que no tiene y olvidamos la vulnerabilidad a las creencias sobre esa vulnerabilidad. La buena práctica profesional y del propio paciente debe encontrar el camino para ir modificando ese universo invalidante irracional.
    Gracias por los halagos

  15. paloma dijo:

    Me marcho una temporada de vacaciones y, aunque procuraré seguir leyendo el blog, antes de irme quería decir que leer el libro de Arturo y este blog es una de las mejores cosas que me han pasado este año. No digo que tenga todas las batallas ganadas pero sí ha cambiado mucho y a mejor mi situación, no sólo con las migrañas sino también con otros problemas de salud a los que no sabía dar explicación. Gracias a Arturo y también a Cristina.

  16. Paloma: agradezco tus palabras. Lo mejor que me pasa, en mi caso, es contar en el blog con personas como tu, receptivas y agradecidas. Buenas vacaciones. Yo, prácticamente, estoy de baja bloguera hasta Septiembre.

    Un abrazo

  17. Antonio dijo:

    No habrá más artículos en el Blog hasta Septiembre¿?

  18. Antonio: puede que alguno se escape, si surge algun tema interesante pero la intencion es la de despejar la mente. El lunes echaré formalmente el cierre.

  19. Patricia dijo:

    Buenas vacaciones Dr. Arturo. Como me había dicho el tema de la fibromialgia es complejo. Una de sus cosechas es que deje los analgésicos como lirica, tramalon, zaldiar. Como bien dice es una busqueda del propio camino para no invalidarse. Gracias siempre

  20. Sergio dijo:

    D. Arturo: Le deseo lo mejor, que descanse y que disfrute de sus vacaciones. Decirle que considero que está haciendo una labor que no tiene precio, dándonos rigor científico y comprensión. Le doy todos los ánimos que pueda darle para que siga por el camino que ha elegido, un camino contracorriente, de soledad y de compromiso total con los padecientes. Valoro muchísimo su dedicación, me impresiona su formación, su capacidad para haber desarrollado un modelo tan lleno de sentido común que a pesar de estar basado en lo evidente y demostrable científicamente, sus colegas lo han recibido desde la mas absoluta incomprensión y usted erre que erre tirando hacia adelante, haciendo gala de una enorme independencia y valor. Sus cualidades humanas tambien son notables, la bondad le sale por los poros. No tengo la intención de halagarle por halagarle, es lo que pienso realmente y estoy seguro de que muchas personas piensan lo mismo que yo.

    Solamente me queda agradecerle toda su ayuda, comprensión y paciencia (sobre todo en mis etapas de interminables descripciones de mi situación).

    Un saludo y hasta Septiembre.

  21. Patricia dijo:

    Me uno al comentario de Sergio.

  22. Santiago dijo:

    Acabo de ver este video y no salgo de mi asombro. No me extraña que los pacientes estén tan desorientados, desconfiados, quemados, hartos e indignados. Para cuando la unidad de criterios, cuando la evidencia científica será atendida.

  23. Santiago dijo:

    Perdón el anterior no era el video que quería mostrar, quería poner el que relaciona los alimentos con el dolor de cabeza que es este:

  24. Santiago dijo:

    No se porqué pero se me sigue colando erronamente un video sobre un estiramiento. Si quieren ver el video que quería poner buscar en Youtube “Relación de algunos alimentos con el dolor de cabeza” el canal se llama MrFisiotube.

    Perdón por las molestias. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s