Fisios

La práctica médica está enmarcada en los límites de dos objetivos: el diagnóstico y la terapia.

Al profesional se le pide que diga lo que uno tiene. Al menos que le ponga un nombre, aun cuando eso muchas veces no aporta gran cosa.

– Tiene usted cervicales… desgaste… contractura… distensión… sobrecarga… estrés…

Una vez puesta la etiqueta el ciudadano espera el remedio o ¡qué menos! el alivio, la terapia.

– Deme algo, al menos, para quitar el dolor o reducirlo, para poder ir tirando…

Los profesionales salimos del apuro tirando de etiquetas y de terapias. Al menos, que se vea que hemos cumplido con lo que se nos exige.

En la cuestión del dolor crónico no es fácil sugerir etiquetas precisas ni garantizar alivio. Cuando los fármacos y las alternativas fallan, los doloridos esperan que las buenas manos de un fisio disuelvan desde la superficie males profundos, con masajes, estiramientos, recolocaciones, musculaciones, relajaciones…

La Biología del dolor sugiere que esa maldita percepción mortificadora y limitante proviene del cerebro y que es allí donde hay que aplicarse. No siempre hay donde duele motivo para que el cerebro haya proyectado el programa dolor. Por tanto, la zona doliente no tendría que tener etiqueta ni remedio local.

– El dolor no está justificado por cómo tiene usted la columna. No hay que hacer nada donde nada sucede. El problema está en el cerebro. Le explico.

Cuando un fisio involucra al cerebro está renunciando a la etiqueta. Se queda sin la palabra mágica que acredita su pericia. El cerebro no tiene aún nombre.

– El cerebro gestiona mal el dolor. Es un problema de aprendizaje, memorias, miedos, educación…

El padeciente no siempre acepta quedarse sin la palabra concreta que permite el relato en el encuentro callejero:

– Vengo del fisio… No he entendido nada…

Mal está que a uno le hurten la etiqueta pero peor es quedarse sin terapia. Un fisioterapeuta es, por definición, alguien que aplica un remedio.

– ¿Y qué te ha hecho?

– Nada. Ni me ha tocado…

El fisio que habla mucho y toca poco es, hoy por hoy, un bicho raro. Nadie ha advertido al ciudadano que en el dolor crónico es importante comprenderlo y que para ello habrá que hablar del cerebro. No estaría mal que quien solicita la intervención del fisio preparara el encuentro.

– Te mando al fisio para que te explique la Biología del dolor y te quite miedos y así puedas recuperar una actividad normal… Escúchale con atención…

Los fisiopedagogos son minoría respecto a los fisioterapeutas clásicos. Los ciudadanos no los conocen y los profesionales tampoco.

Algo se está moviendo pero es a título individual. Ayer Joan Gallart daba testimonio en este blog de su valerosa y generosa andadura personal.

¿Qué dicen y hacen los médicos?

En mi opinión están fuera del marco debido. La Biología moderna del dolor no acaba de entrar en los escenarios de la teoría y práctica médica.

Los fisios están solos. Comienzan a agruparse y están protagonizando el cambio de paradigmas de modo generoso, aceptando las incertidumbres que conlleva el compromiso. Es necesario que otros colectivos profesionales se unan al carro y se consiga una mínima coherencia teórica y práctica para no volver chiflado al ciudadano.

Este sábado expondré las propuestas de la naciente Neurobiología del dolor en la reunión anual de la Sociedad Vasca de Neurología.

¿Qué hacen los neurólogos?

Sinceramente, creo que andan tarde. Se está esfumando la oportunidad. Espero acertar con las palabras para sensibilizar al menos a una minoría.

El dolor tiene que ver mucho con las neuronas. No siempre es un problema de tejidos.

¿Quién se encarga o debiera encargarse de las disfunciones neuronales?

¿Psicólogos? ¿Neurólogos? ¿Psiquiatras?

De momento nadie se ofrece voluntario.

Afortunadamente ahí están los fisios. Apoyemos su implicación.

Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Fisios

  1. AntonioJ dijo:

    Me queda clara la labor de un fisioterapeuta con las entradas de ayer y hoy. Era una pregunta que tenía pendiente. Habrá gente que se le haga difícil eso de irse de la clínica sin que le den un masaje.
    Saludos

  2. Tremenda entrada… Seguro que poco a poco cada vez más profesionales sanitarios tirarán del carro. Cada vez más Fisios se dan cuenta de que “haga lo que haga esta zona no mejora e incluso empeora al tratarla”… Y muchos de ellos buscan respuestas y las encuentran en blog como el tuyo y el de compañeros dedicados a esta compleja iniciativa. Dentro de unos años, igual existirá un profesional dedicado específicamente a la Neurobiologia del Dolor, y todo gracias a pequeños pasos dados por grandes profesionales como tu… Disfruta de la ponencia, seguro que sensibilizas muchos más cerebros de los que anticipa el tuyo. Un saludo

  3. jose miralles dijo:

    Saber plasmar lo que pasa actualmente en las citas de los mejores profesionales q tratan dolor no es fácil. Enhorabuena!

  4. Archanco dijo:

    Mientras leo esta entrada en la tele he visto dos anuncios de medicamentos que atacan al foco del dolor de manera rápida, para gente que no puede esperar… Hoy me he tirado una hora explicando todo esto a un paciente, duro, duro, duro… Las resistencias-creencias, reforzadas por anuncios de medicamentos con sabores modernos (naranja-cola) y sin necesidad de agua!! son difíciles de confrontar. He tenido que alargar la consulta para tocar al paciente, por que luego tienen que pasar por caja…

  5. Joan gallart dijo:

    Hola Archanco yo en los casos que tengo una visita individual y “veo” que es un dolor crónico( un falso positivo) una vez explicado la neurobiología del dolor. Lo pongo en la colchoneta y le hago diferentes cambios posturales( normalmente se mueven con miedo, le digo que no hay peligro, que se mueva con confianza, no pongo la mano encima, voy corrigiendo). Lo pongo de rodillas, mahoma, buda, boca abajo, aquí, allá etc y que mueva, estire, endorfinas, etc, que se de cuenta que no pasa nada que ya se habría roto( busca una postura difícil y refuerza lo explicado anteriormente). Corrigo la marcha si es lumbar, doy información diferente para que el cerebro “note” que es otro yo. Estoy 20-25´( él ya tiene la sensación que no sólo has hablado). Saludo.

  6. Rubén dijo:

    Estimado Arturo.
    ¿Sería descabellado considerar, que además de explicar el dolor, el Fisioterapeuta pueda convencer al cerebro con la terapia manual y el movimiento reeducado ?
    Creo que usando los mecanoreceptores ( contacto manual ), y reeducando en movimiento podemos conversar con el cerebro, para invitarle a cambiar su disfunción evaluativa.
    ¿Que te parece la idea ?

  7. Rubén: creo que el fisio está en una situación inmejorable para hacer pedagogía teórica y práctica con la voz, con las manos, apoyando el movimiento, guiándolo y ofreciendo modelos a imitar o imágenes. Siempre he comparado a un fisio con un profesor de música: explica, guía la ejecución, toca al alumno, pone ejemplos, metáforas, toca él, imita los defectos…

  8. Rubén dijo:

    Totalmente de acuerdo, te invito a que revises la última ponencia que se va a realizar en las XXIII jornadas de Fisioterapia de la EUF de la Once. Tema : Aportación de la Terapia Manual en la reeducación somato sensorial del paciente con dolor crónico.
    Me encantaría conocer tu opinión.
    Un saludo.

  9. Joan gallart dijo:

    Hola Rubén cuando un padeciente empieza mi grupo es relativamente frecuente verlos que se mueven como verdaderos troncos sobretodo a nivel de la pelvis. No tienen pelvis virtual en el cerebro. Un niño tiene una gran variedad de movimientos pero a más años junto con una combinación de poco ejercicio físico, gravedad , posturas mantenidas agravado con el dolor crónico( miedo al movimiento) nos da un cuerpo rígido, soldado que busca la posición fetal.

    En estos casos al hacer por ejemplo una flexión de cadera( movimiento imposible para ellos) utilizo sus neuronas espejos, que se fijen como lo hago yo + deberes en domicilio, y con constancia, día a día, facilitando el movimiento: de rodillas apoyando las manos,en decúbito lateral, etc empezando por la ante/retro de pelvis te aseguro que lo recuperan. Explico que es normal en la primera clase, porque ellos se agobian al ver que todo el mundo lo hace bien menos él, y que ya lo recuperará( la explicación la hago en mitad de la clase para no darle importancia).

    Es cierto que cuando hacía los grupos adaptados en el socio-sanitario con un promedio de edad de 82 años era imposible recuperarlo ¿Irrevertible? Tengo la intuición que sí debido a años y años de rigidez.
    Por otra parte en rehabilitación tengo un chico son un SRDC de 20 años de evolución por una fractura en un hueso del carpo( hago hands on) y aquí si que hecho de menos no tener la formación en la reeducación somato sensorial.
    Un saludo+ buen día.

  10. Sol del Val dijo:

    Buscando un fisio que reeducase mi cerebro alarmado por el dolor y el miedo al movimiento de pescuezo (y el mareo) creí encontrar un profesional que estaba en la onda de este blog e iba a ayudarme a que la imagen interiorizada de mi cuello cambiase por completo.
    Después de una hora en la consulta en la que me aseguró que el era un fisio distinto a los que había visto hasta el momento y que seguía este blog y lo aplicaba a su práctica profesional, pasamos a una sala en la que había una camilla y fue entonces cuando desperté de mi sueño porque pasó a aplicarme unas cuantas agujas y terapia manual como me habían hecho en otras ocasiones.
    Se que hay fisios que aplican la teoría y que trabajan con y desde la honestidad pero otros sin ser deshonestos no juegan del todo limpio y , aunque digan que están en esta linea luego te encuentras con lo de siempre.
    Os puedo asegurar que se lo puse en bandeja porque le conté antes de comenzar que era asidua lectora del blog y que buscaba una fisioterapia diferente, pero ni por esas.
    En la consulta veo una paciente que está diagnosticada de colón irritable. Funcionalmente está perfecta. Sus tripas suenan, se mueven y se quejan como las de cualquiera pero tiene una imagen lamentable de éstas. Se las imagina hechas un desastre y a cada ruido que hacen aparece el miedo a que la dejen sentada en el aseo durante todo el día.
    Estamos reeducando su cerebro y poniendo en su sitio a sus tripas, creando una nueva imagen de éstas y perdiendo el miedo a iniciar nuevas cosas, a quedar con amigos, a moverse. En esta y otras dolencias también existe miedo al movimiento. La cosa está dando sus frutos pero he tenido que enseñarle que el cerebro está detrás de todo esto , que no es una cuestión de somatización , ni de estrés , ni de alimentos ( todo lo orgánico está descartado, incluidas miles de intolerancias)y estamos en eso de cambiar las creencias.
    En todas las profesiones la honestidad, la ética , la congruencia tienen que ser las que dirijan la práxis aunque el paciente no se vaya contento.

  11. Joan gallart dijo:

    Hola Sol la verdad que me dejas perplejo por tu comentario. Cuando hay dolor sin daño asociado( como es tu caso) el cerebro no puede dar un paso adelante y otro atrás. Se “queda” con todo lo anterior que no funciona o se “queda” con la fisioterapia efectiva explicando los conceptos de neurobiología del dolor( teoría) y perder el miedo al movimiento mediante transferencias, ejercicios, etc( práctica). La otra paciente es más de lo mismo, sus diarreas ocasionadas por el segundo cerebro( second brain) o sistema nervioso entérico(SNE) formado por circuitos neuronales a nivel del intestino( aquí se forma el 95% de la serotonina del cuerpo) e interrelacionado con el SNC. Lo que es bueno para el SNC es bueno para el SNE.
    Un saludo y me sabe mal lo que te ha pasado.

  12. Sol del Val: la praxis ajustada a una coherencia estricta entre el dicho y el hecho no es fácil. Para un fisio puede resultar tan complicado no poner las manos encima cuando no es necesario hacerlo como para un médico no recetar cuando no hay motivo y sí para no hacerlo. Es frecuente que los profesionales pongan una vela a Dios y otra al Diablo, por si acaso. El pastiche no funciona. Hay un estudio que ponía en evidencia el perjuicio de mezclar Pedagogía con Fisioterapia convencional. Era más eficaz la Pedagogía sóla que “mal” acompañada.

    Me encanta saber que estás trabajando tripas movidillas. Conozco un caso de ruidos de tripas en la Biblioteca (relevancia) y otro de urgencia defecatoria también en Biblioteca (“reflejo bibliofecal”). Tenemos el mismo problema con la tos en una sala de concierto… Ahí tenéis mucha labor los psicólogos…

    un abrazo

  13. Joan Gallart: sí que sabe mal comprobar que se mezclan churras y merinas. El caso de Sol del Val era ideal para aplicar coherentemente lo que se dice `pues difícilmente podría contar con mayor colaboración para un buen trabajo de esquema corporal y tolerancia al movimiento. A veces cuesta soltar lastre.

    Saludos

  14. delpinoinma dijo:

    Reblogueó esto en Fisiosofíay comentado:
    Y de repente un habitante del exterior de la aldea de muro semipermeable lanza un mensaje a los fisiopedagogos y a los artesanos de los alrededores.

    ¿hasta dónde llegarán sus reflexiones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s