¿En qué estás pensando?

 

caja abierta

Sol del Val. Psicóloga

Una parte importante de los lectores de este blog y padecientes de migraña y otros dolores crónicos sin daño relavante, preguntan en numerosas ocasiones cómo hacer entender todo lo que el Dr Goicoechea enseña respeto a neurobiología del dolor a un cerebro educado y alimentado de otras fuentes.

 Alumnos disciplinados y avispados no consiguen su propósito respecto al dolor aunque se afanan en aprender y aplicar los conocimientos aquí expuestos.

 Creo que el escollo principal en esta cuestión es la enorme catarata de  pensamientos  que habita en  nuestros cerebros y las emociones que estos suscitan y que chocan frontalmente con lo aprendido.

 Aprendemos bien, asimilamos conceptos, nos ponemos manos a la obra pero ahí siguen los machacantes, insidiosos e insumisos pensamientos asociados a incapacidad, miedo y vulnerabilidad.

Reconocerlos y aprender a manejarlos es, sin duda, el mayor reto al que nos enfrentamos.

 La migraña aparece siempre asociada a una cadena de pensamientos (unos conscientes y otros no) que tienen en común el miedo, la limitación, la incapacidad y la paralización que producen. Pensamientos que nos llevan a renunciar a múltiples oportunidades, a silenciarnos, a hacernos pequeños, a transitar por la vida (que no a vivirla), a la renuncia, a la pérdida, a la sumisión.

Pensamientos nacidos de información tóxica, inadecuada, familiar, experta, creíble, transmitida de generación en generación y siempre inútil para nosotros pero muy útil para nuestro cerebro miedica.

Aunque creáis que ya no existen, que están silenciados, andan todavía por ahí.

 Os propongo un trabajo de introspección, de autoobservación.

 Pensad por un momento cuáles son los pensamientos que consideráis más relevantes al  visualizaros en una de las peores de vuestras migrañas ( los padecientes de migrañas las recuerdan todas con todo lujo de detalles)

Algunos podrían ser:

 -Esto es imposible

-Esto es horrible

-Nada va a cambiar

-No soy capaz

 -Soy un enfermo

-Lo mío es diferente

-Nunca se acabará

-Domina mi vida

-Qué he hecho para que me duela (desencadenantes)

-Que no he hecho (desencadenantes)

-No tiene solución

-Nadie me comprende…

Si os dais cuenta todos suscitan las mismas emociones: incapacidad, culpabilidad, pérdida, rabia, impotencia… MIEDO.

 Os propongo buscar una caja con tapa en la que depositéis por escrito todos aquellos pensamientos que acompañan a vuestra propia visualización. Un papelito por cada pensamiento.

Los vais a guardar conscientemente, no sirven a vuestro objetivo: cambiar vuestra antigua creencia  sobre el dolor  por una nueva apoyada y sustentada en lo aprendido en este blog.

Mirareis vuestra caja como un trofeo, un triunfo de vuestro esfuerzo y trabajo personal, un primer paso hacia la salida, con confianza, respirando con serenidad, con una sonrisa en los labios.

Una vez reconocidos, identificados y catalogados los pensamientos, pasaremos a la siguiente fase: silenciarlos.

Pero eso  no será sin antes haber hecho un trabajo imprescindible para iniciar este camino: aprender todo lo propuesto sobre neurobiología del dolor  y diseñar vuestra propia caja .

 Ahí os lanzo la tarea.


Si tienes dolor, podemos ayudarte. En GoiGroup tenemos cursos online para padecientes de migraña y otros dolores "crónicos" (preferimos llamarlos recurrentes o persistentes). Puedes darte una vuelta por nuestra web para enterarte de lo que contamos 🙂

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

3 comentarios sobre “¿En qué estás pensando?

  1. Sol: efectivamente, el miedo es un estado emocional que se cuela fácil en nuestras vidas y ello es así porque es fundamental para la supervivencia.

    Hay que distinguir los miedos de organismo, proyectados desde los procesos inconscientes de los circuitos que velan por la seguridad del interior y exterior somáticos, de los miedos conscientes, sentidos y reconocidos por el Yo sintiente y pensante. Ambos generadores y alimentadores del miedo (organismo e individuo) pueden actuar a la par, en fase, y facilitar un estado de alerta sensible, facilitado. Es lo que sucede en los procesos de dolor sin daño, como la migraña. La cultura somática modela el universo consciente del miedo y contribuye al papel facilitador que el individuo aporta al miedo biológico inconsciente. Por ello es fundamental la pedagogía. Permite utilizar la racionalidad, el conocimiento, para recuperar un estado sensato de gestión del miedo y así evitar los episodios de miedo desbocado e irracional contenidos en una crisis migrañosa.

    La introspección, la imaginación, la escenificación simbólica, pueden ser buenas herramientas para conseguir el objetivo. Desde luego tienen mucho más sentido que la evitación temerosa de desencadenantes y la toma angustiada de un supuesto antídoto del dolor que únicamente alimentan las dinámicas neuronales del miedo irracional.

    Gracias por tu estupenda colaboración.

  2. GRACIAS a ambos, por las explicaciones de hoy. Que bueno que podemos aprehender y volver a prender. Es una capacidad de todos, solo falta usarla. HOy mi cerebro ya desayunó información muy sustanciosa.

  3. «Lo mío es diferente». Brutal esa barrera y ese pensamiento. Cuantas puertas cierra. Bien traído, compañera.

    Saludos…

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.