Grupos de dolor lumbar (XII). Incertidumbre

La experiencia con el primer grupo de dolor lumbar nos ha hecho saber que el método pedagógico no funciona tan brillantemente como con la migraña. Los alumnos de neurofisiología del dolor siguen aferrados a su categoría de pacientes y piden que el profe actúe como un terapeuta. No está resultando fácil disolver la idea de columna averiada y responsable del origen del dolor. Puede que no lo consigamos en la mayoría de los casos. Puede que nosotros, los profes, estemos equivocados e infravaloremos los factores biomecánicos y cabe también la opción contraria: que los alumnos la sobrevaloren y no acaben …

Seguir leyendo

Grupos de dolor lumbar (XI). Algo se mueve

Tercera clase. Asisten 9 de los diez alumnos. Se abre el turno de impresiones. Con alguna excepción, parece que algo está cambiando. Ha desaparecido el miedo a las posturas, a no estar sentado como «es debido». «He dormido boca abajo, que es la postura que me encanta», » he ido al cine», «ya no utilizo la faja lumbar para pasar el aspirador»,  «me he tumbado en el sofá», «he estado trabajando en el ordenador sin acordarme de mantener la espalda recta», «me he sentado durante toda la semana del modo más cómodo», «siempre me han dicho que el dolor lumbar …

Seguir leyendo

Grupos de dolor lumbar (X). Virtud y virtualidad

El padeciente no entiende de interioridades somáticas, navega en un mar de dudas. Las certezas se limitan al sufrimiento e invalidez. – Sólo sé que me duele y no puedo moverme. El interior somático es incierto pero el horror a la incertidumbre se resuelve con la apuesta por la vía del pesimismo desde la lógica aparentemente perfecta.. – Algo tengo donde duele. De cajón. Dentro de lo malo cabe desde una «contractura» a un cáncer. Cualquier cosa menos nada. Nada no es algo. – La columna es razonablemente normal. Donde duele no hay ninguna patología relevante. Es un problema del …

Seguir leyendo

Grupos de dolor lumbar (IX). Las malas compañías

  El cerebro sapiens (m.n.t.) es un cerebro socializado. Uno es cualquier cosa menos uno mismo. Los otros están presentes en la red neuronal. El YO es una ficción resultona por la fuerza de su apariencia. Cuando duele sobre la zona lumbar parece que ello es debido al estado más o menos calamitoso de esa  columna concreta, la de uno. Parece… pero no siempre es así. Lo único privado es el sentimiento doloroso. Mi dolor es sólo mío pero es el resultado final de un largo y complejo proceso de socialización de la toma de decisiones por parte del cerebro. …

Seguir leyendo

Grupos de dolor lumbar (VIII). El cuerpo soñado

El cerebro sueña la realidad. Se hace una idea de ella anticipadamente. Funde pasado, presente y futuro y proyecta el resultado de sus valoraciones a la conciencia en forma de sentimientos, percepciones, es decir, significados, propuestas de conducta. El dolor, en muchas ocasiones, es sueño cerebral, miedo, pesadilla, alarmismo. Duele porque el cerebro sueña daño. El sueño, la realidad imaginada, anticipada, no es exclusivo de la noche. El cerebro no siempre apaga la conciencia para soñar. El sueño nocturno es uno de los múltiples estados de ensoñación, el más extremo. También somos soñados estando despiertos, activos o pensando en Babia. …

Seguir leyendo

Grupos de dolor lumbar (VII). Interioridades

Lo fundamental en el dolor es su significado. El organismo tiene superficie, frontera con el mundo externo. Allí se producen incidencias de daño accesibles a los sentidos. El dolor aparece acoplado a un suceso. Forma parte de la inflamación (rubor, tumor, calor, dolor). identificamos el origen, observamos la evolución de la lesión. Sabemos que, si no hay complicaciones, todo volverá a la normalidad, en el peor de los casos con alguna secuela estética por una cicatriz excesiva. El dolor por incidencias en superficie es vivo al inicio y en poco tiempo, una vez eliminado el agente causal, se hace más …

Seguir leyendo