Incertidumbre y daño

La realidad somática es incierta.

La interacción del cuerpo con el exterior genera beneficio y perjuicio, combinados en una proporción variable. No todo lo peligroso está debidamente etiquetado ni nuestros sentidos son capaces de detectarlo y dar la voz de alarma. El medio ambiente contiene estados y agentes potencialmente nocivos que no podemos ver, oir, oler, degustar ni palparlos. Los gérmenes, algunos tóxicos, la radioactividad… entran al santuario somático sin problemas de frontera y sólo podemos constatar los efectos negativos ya consumados.

El aire, la comida, pueden contener amenazas varias, silenciosas, tapadas.

El interior es opaco, una caja negra. Puede estar todo en orden o cociéndose algo gordo. El tiempo lo dirá.

¿Cómo podemos identificar el peligro externo oculto? ¿Qué podemos hacer para minimizar el riesgo de daño?

Preguntemos a los expertos. Ellos dedican su esfuerzo a guiar nuestra conducta. Hábitos saludables: Haga esto y lo otro y evite lo contrario.

¿Garantías respecto al interior? ¿Cómo andan huesos, articulaciones, músculos, hígados, estómagos, defensas, nervios..?

También podemos preguntar a los expertos, solicitar que nos chequeen periódicamente con sus preguntas, exploraciones, radiografías y análisis.

Están, además, los sentimientos somáticos.

– Me siento perfectamente. No me duele nada. No me canso. Soy feliz. Me han hecho la revisión en la empresa y tengo todo normal.

Probablemente ello indica que hay salud y no enfermedad oculta. Probablemente…

– Me siento fatal. Me duele todo. No puedo con el alma. No duermo bien. No tengo ánimos pero me han hecho varias revisiones y todo da normal.

Probablemente indica que el organismo está razonablemente sano. Probablemente…

Los sentimientos de salud y enfermedad son fiables hasta cierto punto.

Encontrarse bien y pasar la revisión con nota nos da una probabilidad alta de estar sanos.

Encontrarnos fatal y pasar las revisiones con nota también nos da una probabilidad alta de estar sanos, a pesar de los sentimientos de enfermedad.

Los ciudadanos damos mucho valor a lo que sentimos. No acabamos de fiarnos de las pruebas de salud y cuando nos sentimos enfermos, preferimos que alguien nos encuentre alguna enfermedad, a poder ser soluble, con tratamiento.

– Tengo dos hernias, fibromialgia, desgaste, los años…

Es mejor eso que nada. La nada sólo sirve para alimentar la incertidumbre y los sentimientos de estar enfermo.

No hay peor dolor que el que no lo ve mas que quien lo sufre.

– Me gustaría que tuviera usted mi dolor aunque sólo fuera un día para que supiera lo que sufro…

Las enfermedades invisibles para los ojos del prójimo abundan. Abundan también las teorías que dicen explicarlas.

La incertidumbre es un caldo de cultivo para todo tipo de propuestas. Orígenes, culpas y remedios.

Los sentimientos de enfermedad exigen un reconocimiento de enfermedad. Dignidad de enfermo. Subsidios de enfermo. Compasión. Amparo. Cuidados. Terapias.

Los sentimientos de enfermedad no garantizan que la haya. Puede que el organismo esté sano pero lo gestione un cerebro equivocado. Si así fuera, no tendría sentido dar la razón a quien no la tiene.

– Me siento enfermo, realmente enfermo

– Está usted sano, realmente sano. Le cambio su cuerpo por el mío, siempre que ello no incluya el cerebro.

Un cuerpo sano gestionado por un cerebro que acepta la condición de salud comenzaría a doler si se le transplantara un cerebro ajeno convencido de que hay enfermedad.

– No me va bien el transplante de cerebro. Me duele todo. Me han dicho que rechaza mi cuerpo.

El dolor, dijo Ramachandran, es una opinión cerebral. Los sentimientos de enfermedad expresan una opinión cerebral de enfermedad.

Si el individuo comparte la opinión cerebral de enfermedad, dejándose llevar de sus sentimientos, de nada vale que el organismo esté sano. La incertidumbre sólo acepta disolverse por la vía de la certeza de lo que se teme por el cerebro y se siente por el individuo.

– Por fin me han encontrado la enfermedad…

Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Incertidumbre y daño

  1. Iñaki dijo:

    Saludos Arturo. Ayer en la televisión vi un reportaje en la televisión sobre lo que vienen en llamar “sensibilidad química múltiple” y me quedé sencillamente sobrecogido por las consecuencias límites a las que nos puede llevar el desatino cerebral. Porque desde mi ignorancia entiendo que ésta es una más de las manifestaciones de esos cerebros equivocados objeto de tus desvelos. No sé si me equivoco.

  2. Iñaki: me temo que tienes toda la razón para esa sinrazón. El cerebro escolar aprende a detectar aquello que considera relevante. Un somelier detecta sensiblemente productos volátiles que emanan del vino. Eso le permite reconocer procedencias y cosechas. El cerebro ha creado una sensibilidad química específica destinada a un objetivo práctico e inofensivo. Si la relevancia está referida a la alarma detectará rastros mínimos de sustancias y se activarán programas defensivos a los que llamaremos síndromes o les pondremos etiquetas. Realmente sobrecogedor para los pacientes e indignante por el efecto dinamizador del síndrome que contienen determinadas doctrinas.

    Saludos

  3. Cristina dijo:

    Al leer la entrada de hoy me ha venido a la cabeza el encabezado del blog “antiguo”:

    “Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología”.

    Destaco tres ideas fundamentales:

    1) Dolor no es igual a daño, daño no es igual a dolor, y lo que es lo mismo, percibir enfermedad no es lo mismo que estar enfermo, y también viceversa, estar enfermo no implica percibir enfermedad. Esto me parece fundamental que lo sepa, por poner un ejemplo, una persona diagnosticada de fibromialgia. Hay que tener claro que lo que percibimos es lo que el cerebro nos proyecta, no la realidad del estado de nuestro organismo.

    2) Negar al paciente su sufrimiento lleva a la incertidumbre y a la indefensión. Entiendo perfectamente a todas las personas que conviven con dolor (sin daño aparente) invalidante y se les ha pasado por la cabeza en algún momento de su calvario que sería preferible tener un cáncer… porque al menos sabes qué tienes y te ponen un “tratamiento” y nadie te cuestiona.

    3) Si el cuerpo está sano y el cerebro es miedoso, hipocondríaco y sobreprotector, hay dos soluciones a largo plazo, o el trasplante de cerebro, o cambiar el conocimiento y las creencias que alimentan el miedo irracional del cerebro. Creo que, a día de hoy, la única “viable” de las dos opciones es la segunda…

    Un saludo.

  4. nikola dijo:

    Arturo : gracias por estar ahí…en el otro lado,en la medicina del sentido comun y la inconveniencia de los tiempos alarmistas.
    Quizás la infotoxicidad de la globalidad nos mezcla y nos alea en ” sapiens metus” o rama del sapiens que defiende y reinvindica con rabia y con dolor ,su derecho medular al miedo,al terror,al pánico… huir de la responsabilidad de ser…de confiar.
    Solo sé que A MÍ me duele…

    ¿existe el dolor sin el recuerdo último,postrero?….en mi lega opinión,creo que no.
    No hay dolor sin recuerdo último….dolor y memoria van de la mano.
    Me duele…ergo recuerdo…luego temo

  5. Nikola: el dolor es siempre miedo somático, a veces justificado, en presencia de un estado o agente destructivo y, otras, puro recuerdo de pasado y futuro.

  6. Mar dijo:

    El alarmismo y la creación de enfermedades son la tónica de la medicina actual. Ponemos un nombre, asignamos unos síntomas, prescribimos una tratamiento y hacemos un pronóstico… y a dejar correr la profecía autocumplida. Desde la semana pasada arrastro el sentimiento de desesperanza (relativa) porque lo que intento desmontar viene otro y lo (re)monta… Como una especie de castigo divino. Con el agravante de que el que acaba pagando es el más vulnerable y el menos responsable de esta maldita película de terror. Menos mal que tiene una este espacio para leer otras perspectivas desde el lado de la “medicina del sentido común” como dice Nikola.

  7. Maite Ferran dijo:

    Hola mis pedagogos favoritos, queria darles noticias de mis primeras clases y practicas de dialogo con mi cerebro querido, mientras que leo el libro de Arturo(estoy al final) y los documentos que me mando Cristina y el blog. Recuerde soy la alumna de suiza
    La semana pasada estuve con migrana durante 3 Dias y 3 noches. Al final del 1e dia me pregunte esa famosa question de tomar o no tomar la pastilla!? Por fin me la tome. Mande luego un mensaje a Cristina no atreviendo me a comentarlo en el blog. Estaba como decepcionada de haber fallado! Cristina me mando unos links al blog y me ayudo a no culpabilizarme. La primera batalla la habia perdido pero podia seguir las siguientes. Y con unos conocimientos mas como lo del castigo/ recompensa. Solo se que el dia siguiente, decidi no combatir mi cerebro pero tranquilizarlo, educarlo con mis nuevos conocimiento. Fue repertir y repetir convicciones a todo momento del dia y de la noche. Fueron momentos dificiles, el dolor era muy fuerte. Aguante los dos dias siguientes co mi dialogo constante y no tome pastillas. Por fin el dolor decidio abandonar esta partida. Estaba muy satisfecha de mi y por supuesto saber que os tenia cerca para mis dudas me a reforcado en “mi lucha”. Se que no e ganado todo pero e visto que podia hacerlo. Todo los dias estoy convenciendo mi cerebro del NO peligro de muchas cosas. Tambien la noche.
    Os mando un abrazo a todos
    Maite

  8. Mar dijo:

    Ánimo, Maite. No bases tus avances en si el dolor cede o deja de ceder sino en seguir ganando en convicción y en mantener tu actividad a pesar de… Esas son tu armas. Ni siquiera veas como una derrota el tomar una pastilla. Lo más importante es saber qué significado tiene tomársela y en qué consiste el alivio que proporciona. Felicidades por seguir luchando.

    Un abrazo.

  9. Cristina dijo:

    Maite: como dice Mar, lo importante ahora es ganar en conocimiento y en convicción, de todas formas, enhorabuena por tu primera batalla ganada al dolor, creo que esa primera vez que uno descubre que el dolor también se va sin tomar una pastilla es importante y para muchas personas es hasta sorprendente. Cuando el dolor aprieta y en la pantalla de tu consciencia aparece la idea de tomar una pastilla, ya sabes que detrás está el sistema de castigo-recompensa apremiándote… También sabes que la pastilla no tiene poderes mágicos, que en una crisis de migraña la cabeza no está sufriendo ningún daño ni hay nada inflamado, lo que hace que el cerebro decida retirar el dolor (la recompensa) es más bien la acción de tomar el fármaco.

    Con argumentos racionales es como mejor se le convence al cerebro de que no hay peligro, que es un miedica y que no te va a contagiar sus miedos irracionales. Es normal que estés satisfecha contigo misma por tu cambio de conducta de afrontamiento. Este conocimiento aumenta la autoestima, lo dicen muchas alumnas de los cursos de migraña, ahora sabes que no estás indefensa ante el dolor irracional, que puedes hacer mucho porque has tomado las riendas. Esta frase me suena del libro de Moseley y Butler: “tu dolor te pertenece y no a la medicina”.

    El blog es un equipo “multidisciplinar” en toda regla: neurólogo, médicos de atención primaria, fisios, pedagogos, psicólogas, pacientes en el proceso, ex-pacientes… creo que es todo un lujo al alcance de cualquiera, da igual donde uno viva, ya sea España, Suiza o Perú, 😉

    Un abrazo!

  10. Patricia dijo:

    Buenas noches.
    He tenido una severa crisis de dolor de fibromialgia. Noté una diferencia: era un dolor de toda la piel del cuerpo, parecia ser una carne en un asador. Los ojos eran como dos globos de fuego, rojos y secos, miraba una red roja, así veia a travez de una red roja oscura; las encias , paladar inflamados,dolor del contaco de los dientes,al comer me mordia la lengua y la piel de las paredes internas bucal. Fibro fog, agotamiento, pero tenia fuerza muscular ni tampoco dolor muscular. Taquicardia, presión alta.

    No soporté, me tome dolgenal rapid sublingual y se hizo tolerable el dolor y empecé a hacer ejercicios lentos de feldenkrais. Asi transcurrio la noche y a la mañana fue imposible levantarme solo tomando otro dolgenal y zaldiar. Lo hacia conscientemente y sin culpa.

    Los que pudo desencadenar : agresión fisico de una vecina que tiene problemas emocionales, y denuncie a la fiscalia y tuve una faringitis.

    De lo que me di cuenta:
    1. que el dolor se exhacerva y lo hace lentamente a lo largos de los días , en camara lenta hasta hasta llegar al climax y empieza el combate. Tome pastilla
    Pregunto porque es lenta la respuesta del cerebro ?.
    2. A diferencia de otras crisis, decidir hacer mis actividaes, sobreponiendo mucho y hablando con mi yo cerebral.”Espero que todo haya salido fuera” y empiece a mejorar.
    Sin duda la actitud para auto control es importante.
    Espero que mañana será otro día. El dolor severo da mucho miedo porque es ir a un estado de postracion, hecho un ovillo para capear el mal temporal.

    Como se llama este brote agudo de la FM?

    Un abrazo a todos y todas

  11. Cristina dijo:

    Patricia: no creo que hay nombres para clasificar todos los tipos de dolores, pero lo que cuentas en el primer párrafo parece hiperalgesia y alodinia. De todas maneras, el nombre es lo de menos, lo importante es saber que lo que está detrás es un “estado de alerta” del sistema nervioso central.

    Ya sabemos que cuando hay dolor están interviniendo en la experiencia muchas áreas cerebrales, incluidas las responables de la cognición. Por tanto, si los recursos cognitivos están “secuestrados” por el dolor, por decirlo de forma simplificada, puede aparecer el fibrofog…

    Ya sabemos también que el dolor, el cansancio, los problemas cognitivos… son respuestas de enfermedad, que las activa el cerebro tras evaluar la información disponible, y que la valoración que hace el cerebro puede ser errónea y no corresponderse con la realidad del estado del organismo. Por tanto, en la fribromialgia todo es consecuencia del estado de alerta cerebral y el nombre que mejor lo define es “disfunción evaluativa cerebral”.

    Por si te sirve:

    https://arturogoicoechea.wordpress.com/2011/07/14/fibromialgia-puntos-gatillo-puntos-sensibles-sensibilizacion-central/

  12. Patricia dijo:

    Muchas gracias Cristina. He leido el material del Dr Arturo.
    que es lo indicado hacer en estos casos?, comprendo como funcional. Le trato con “cariño” a mi yo cerebral enfermo, le disuado, me sobrepongo, sigo trabajando a mi ritmo lento pero no dejo de hacerlo. Estas crisis severas cuando pasan dejan en mi mente la sensación de haber salido del infierno. Esta vez ha durado menos. Ese es el cambio.
    Abrazos

  13. Patricia dijo:

    me olvidaba un hecho: si distingo claramente los tipos de dolores: los musculares, los de todo el cuerpo y los de las articulaciones. Son dolores diferentes que viene del cerebro, es decir de una misma matriz.

  14. Cristina dijo:

    Sí Patricia, los dolores son percepciones que el cerebro “construye” y proyecta sobre distintas zonas del cuerpo. En el caso de la fibromialgia el cerebro está en alerta de tal modo que suenan todo tipo de alarmas sin demasiado fundamento biológico, que percibas dolor en los músculos, o en las articulaciones o en todo el cuerpo no implica que los tejidos se encuentren en apuros por más irracional que sea el dolor. Por tanto, tu estrategia de afrontamiento es la correcta, amueblar bien la cabeza con esta información, tratar de disuadir a tu cerebro de su error, hacerlo con “cariño” y no dando órdenes, seguir con tus planes cotidianos…

    Enhorabuena por el cambio, soy de la opinión de “quien la sigue la consigue”, 😉

  15. He leido vuestro articulo con mucha atecion y me ha parecido didactico ademas de claro en su contenido. No dejeis de cuidar este blog es buena.
    Saludos

  16. Interesante . Aprendo algo con cada blog todos los días. Siempre es grato poder leer el contenido de otros escritores. Desearía usar algo de tu blog en mi blog, naturalmente dejare un enlace , si me lo permites. Gracias por compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s