Lo psicosocial

Los malditos nociceptores, esas neuronas que no olvidan su pasado de nocividad, esas neuronas que se niegan a pasar página y dar por bueno el proceso de reparación de los tejidos, son al parecer los responsables de que un dolor que debiera ser agudo, transitorio, o que incluso no debiera ni siquiera haber existido, se cronifique o se reedite periódicamente como si de commemorar el evento se tratara.

Si duele, el sentir general piensa explícita o implícitamente en nociceptores sensibilizados. Sus flujos de señal de nocividad habrían horadado un camino en el asta posterior de la médula, una falsa vía con cortocircuitos que lo mezclan todo, lo peligroso y lo inocuo. Los estudiosos definen este lamentable estado como sensibilización central. En esa condición los estímulos nocivos generan más dolor del razonable (hiperalgesia) y los inocuos acaban en dolor (alodinia). Las alarmas saltan con lo banal o por motivo justificado pero lo hacen con una amplificación desmedida, intolerable, a grito limpio.

 Entre los malditos nociceptores sensibles y el cisco del asta posterior medular se monta todo el doloroso problema de la sensibilización central. Eso dicen…

Bueno… todo no. Quedan algunos detalles por completar. Flecos. Al fin y al cabo el asta posterior de la médula, no es mas que la primera capa de procesamiento de las quejas de los tejidos. Hay más capas hacia las alturas. Está lo emocional en el cerebro límbico y lo cognitivo, analítico (racional-irracional) en el cerebro frontal (el de los dos dedos de frente).

Al cerebro emocional le puede suceder lo mismo que a los nociceptores y el asta posterior. No digiere bien los daños, el pasado, y retiene impactos sin cerrarlos debidamente. De aquellos traumas emocionales devienen dolores engañosos que expresan por caminos erróneos lo que debiera relatarse por la vía del lenguaje, de la confesión. Se abren vías falsas que buscan la salida de la presión emocional retenida y terminan proyectando dolor sin haber un daño físico asociado. Los estudiosos llaman a esta situación: somatización. Es algo parecido a la transustanciación, la conversión del agua en vino.

Queda la tercera vía falsa del dolor, la del cerebro pensante, hipocondríaco, el cerebro que teme cáncer en todo momento y lugar. El miedo a la muerte o invalidez se proyecta como dolor, como si ya estuviera sucediendo lo temido. Los estudiosos también han puesto nombre a ese estado: catastrofización. Basta pensar en lo temido para que lo sintamos como si ya estuviera consumado.

Tendríamos por tanto: 1) unos nociceptores-asta posterior sensibilizados, generadores de chispas de dolor, 2) un cerebro emocional con atascos expresivos y 3) un cerebro analítico alarmista, agorero. Las pruebas serían normales. “No tiene usted nada”… luego… es “psicológico”.

A “lo psicológico” lo llaman ahora Psicosocial y a “lo físico”, Biológico.

Y… ¿qué es “lo social”?

El doliente confiesa el dolor en sociedad, a allegados y cuidadores, pidiendo comprensión y alivio pero no siempre es tratado debidamente. Ello genera consecuencias de desarraigo, desprecio, invalidez…

Una persona es algo más que unos tejidos afligidos y unos nociceptores y un asta posterior sensibleros,es decir, “lo biológico”. Queda el cerebro agorero con atascos emocionales y la condición social del individuo, “lo psicosocial”.

En el modelo hay un abajo (tejidos y nociceptores) y un arriba (“la persona en sociedad”), una periferia y un centro.

En un principio había una sola secuencia: tejidos-neuronas. Luego se añadió una vía moduladora del flujo de señal a través del asta posterior: “lo psicosocial”, por medio de una vía descendente inhibitoria puede filtrar la señal de los tejidos.

Más adelante se vio que la supuesta vía inhibidora del dolor también podría facilitarlo. De la interacción entre la vía ascendente que va de los tejidos y nociceptores al asta posterior, la vía de lo biológico, y la descendente que anima o aplaca según esté el patio emocional y reflexivo en las alturas, surge el dolor definitivo, un fundido bio-psico-social. 

– Me duele.

– No tiene nada bio. Hay que mirar lo psicosocial…

– Me considero una persona normal, animosa, con sus problemas como todo el mundo… Me llevo bien con mi gente. Me comprenden y apoyan…

– Puede que sea una enfermedad misteriosa, los genes, algo holístico, la energía…

El mundillo profesional del dolor está satisfecho con el modelo biopsicosocial. Lo abarca todo. Es multidisciplinar. Divide y vencerás…

En mi caso, todavía ando en el trajín de entender lo bio, tejidos y neuronas. Tengo la sensación de que mucho psicosocial es, en realidad, bio… pero no un bio apañado, a medida de cada profesional.

Prefiero situarme en el modelo Biológico, a secas, y tratar de acercarme a su endiablada complejidad aunque sólo sea por el principio de parsimonia…

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina, Neurociencia. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Lo psicosocial

  1. Cristina dijo:

    Continuamos en la línea de ayer, qué importante es lo que dices Arturo … Recomiendo también esta otra lectura del blog:

    https://arturogoicoechea.wordpress.com/2010/03/08/la-prensa-sensacionalista-cerebral-el-talamo/

    “El dolor en una zona puede ser debido a un suceso que bombardea al tálamo con señales de destrucción de sus tejidos o a un cerebro que lo bombardea con augurios e incertidumbres. Tan dolor es uno como otro… El tálamo es el consejo de redacción del periódico perceptivo. Allí se decide letra a letra lo que se publica en la pantalla de la consciencia. La mayoría de las noticias son probabilísticas: “pudiera pinzarse un nervio, rozar una vértebra, inflamarse un… etc. El individuo, el lector del periódico perceptivo no sabe si lo publicado es real o simple ficción. Nadie le ha explicado que el periódico es un mix de sucesos reales e imaginados”.

    Un saludo.

  2. Joaquinwct dijo:

    Multidisciplinar es la propuesta final del Neurocirujano y director médico de la clínica del dolor de Barcelona, Ricardo Ruiz en el programa de ayer “Singulars”. Interesante programa con mucha información sobre el dolor, los problemas degenerativos, las nuevas técnicas quirúrgicas, pero como siempre. Supongo que hasta cierto punto esta bien para los casos justificados, pero muy poco de información y cerebro para los otros……es lo que hay!!!!! Ya lo has dicho bien, Arturo: “Multidisciplina y División”.
    Os dejo el LINK del “Programa sobre Educación sanitaria de la Columna Vertebral”: http://www.tv3.cat/videos/4100310/Ricardo-Ruiz-Fa-falta-mes-educacio-sanitaria-sobre-la-columna-vertebral
    A ver que opináis del programa?

    saludos

  3. Goico dijo:

    Joaquín: sin noticias del cerebro… Más de lo mismo. Simplicidad, triunfalismo. Errores de bulto en neurofisiología… Es lo que hay y vende.

  4. Maïté dijo:

    Bueno lo mio es in live!! me engache a lo del cerebro hay que reeducarlo. Pero esta noche en pleno sueno me da migrana. Como suele a menudo darme by night!! como si mi cerebro le gusta informar de su miedo a un peligro pero durante el sueno. Que ago eso fue mi pregunta desde esta noche. Tomo un triptan y viva la recompensa o No!!
    Total que intente no tomar nada. Pero esta manana , teniendo que trabajar tuve un dilema grande tomo o no tomo. Y me acorde de Buttler yLorimer Moesly con su dibujo de la montana. Decia que se tenia que escaladar la montana poco a poco. Eso me incito a tomar una media pastilla y ver lo que pasaba. Se me calmo el dolor, pero queda un fondo de dolor. . Pero se que NO ES la solucion. Asi que si tiene consejos cuando da la plena crisis, estoy a la escucha. A lo mejor esta en el libro pero aun no e llegado.
    Abrazos y gracias por los mensajes de animo de Mar y Arturo, Cristina y Inaki
    Maïté

  5. Cristina dijo:

    Maite: no existen las fórmulas mágicas para el afrontamiento de las crisis, en el libro no vas a encontrar la respuesta a qué hacer exactamente cuando duele y qué decisión tomar ante el dilema de tomar o no un fármaco. En el libro lo que vas a encontrar es un nuevo marco de conocimiento en el que poder situarte y, a partir de ahí, cambiar todas tus creencias erróneas sobre la migraña y cambiar por ti misma tu modo de afrontamiento. Todo lo que hasta ahora conocías sobre la migraña debes tirarlo a la basura y partir de cero para empezar a amueblar tu cabeza con buena información, es la primera fase, la del derribo.

    Yo creo que el dibujo de Moseley y Butler al que haces referencia es más apropiado para el dolor asociado al movimiento y cómo exponerse de una forma gradual. En la migraña no tiene el mismo sentido, aunque podría servir para exponerse de forma gradual a los supuestos desencadenantes migrañosos: chocolate, plátano, viento Sur, etc. Pero lo importante en este momento es la información, la base fundamental en este planteamiento, ante la idea de tomar o no una pastilla, debes recordar al sistema de recompensa, el apremio somático. Te recomiendo unas lecturas del blog por si te ayudan a decidir qué hacer:

    https://arturogoicoechea.wordpress.com/2012/02/24/el-apremio-somatico/
    https://arturogoicoechea.wordpress.com/2009/11/27/soluciones/
    https://arturogoicoechea.wordpress.com/2009/12/15/al-final-tuve-que-tomar/

    Mucho ánimo!

  6. Jose Miguel dijo:

    Totalmente de acuerdo contigo Arturo! lo psiosocial es bio.Todo es biologia en tanto que todo es cerebro. Mi pregunta es como hablar de la influencia del entorno en la propia biologia, en el cerebro. Como llamarlo para que nos entendamos?

  7. Jose Miguel: es cuestión de pedagogía. En los grupos de migraña les explicamos esa influencia pero dejamos claro que eso es Biología. Se trata de dar a la Biología lo que es de la Biología. No necesitamos plantear modelos biopsicosociales. Basta con respetar el término Biología. Si existen disfunciones psicológicas o de interacción social deben detectarse y tratar dentro de ese plano. En el tema que nos ocupa del dolor creo que hablar de lo Psicosocial es políticamente correcto y engañosamente sistémico. En el fondo sirve para limitar el ámbito biológiuco a unas moléculas y unos circuitos.

    Saludos

  8. Mar dijo:

    Antes de tropezarme con Arturo, yo solía quejarme amargamente de que el modelo biopsicosocial era, en realidad, bio-bio-bio. Ahora sé que ni bio es. No es que mi forma de pensar haya cambiado tanto. Sino que ahora entiendo que cuando alguien enarbola la bandera de lo biologicista y centra su discurso en moléculas y fármacos está siendo reduccionista y, desde luego, poco serio. La etiqueta de lo social y lo psicológico queda muy mona pero, en la realidad, se traduce en que yo te mando un fármaco y, si me sigues dando la lata, te derivo a la psicóloga o a la trabajadora social. Eso sí, sin retirarte el fármaco. Ante el dolor, cuando los supuestos expertos en lo bío nos dicen esto es tuyo, pues buscas en lo tuyo. Y lo mío es relacionar los síntomas de los pacientes que su forma de encarar la vida o sus circunstancias. Hasta que no di con esta bendita casa y abrí los ojos, no caí en la cuenta de mi ceguera. Para mi se acaba de un plumazo el debate genes/ambiente y la parcialización de los pacientes. Es imposible que alguien que recibe tres explicaciones parciales (cuando no contradictorias) sobre un mismo problema pueda contribuir a resolverlo. Seamos serios… Yo ni siquiera sé muy bien qué es lo psicológico. Cuando empecé a estudiar, tuve que escuchar muchas veces que la psicología es una ciencia que estudia la conducta del organismo humano en interacción con su entorno. Y el organismo humano consta de un cerebro. No era tan difícil, pero creo que los psicólogos seguimos sin creérnoslo y aún queremos jugar a los médicos. De hecho, cuando alguien quiere alabarme me dice: “pareces psiquiatra”. Yo no quiero ser médica, quiero ayudar a mis pacientes a acabar con su sufrimiento y eso implica el no usar información basura en mi consulta y derribar la que los pacientes traen. Si hago bio-psico o sociología me da igual. Arturo considera que la cultura es biología, yo he considerado siempre que somos el resultado de las influencias de nuestra cultura. Me acuerdo que cuando tenía discusiones con algún compañero “biologicista” le decía lo mismo: “Yo no desprecio lo físico o lo químico. Si siento un orgasmo es porque tengo la capacidad biológica de percibirlo. Lo que cuestiono es que percibirlo se reduzca al hecho de que todas mis moléculas estén en orden”. Pues eso…

    Este comentario me ha salido al “estilo Cristina” 😉

  9. Cristina dijo:

    Mar: yo estoy más comedida últimamente, o eso creo…

    “Es imposible que alguien que recibe tres explicaciones parciales (cuando no contradictorias) sobre un mismo problema pueda contribuir a resolverlo”. Das en el clavo pero hay muchos pacientes que no cuestionan, comprensiblemente, la palabra de Dios (el médico, el psicólogo, el psiquiatra…) y al final le pegan a todos los palos (bio, psico, social, espiritual o lo que sea que esté de moda), también comprensiblemente. El cambiar la situación está en manos de los Dioses.

    Tus pacientes son afortunados, las personas que participan en los cursos de migraña son afortunadas, los pacientes de Marisol, Iñaki, Manuela, Merche… también. Cada vez habrá más pacientes afortunados (y menos dolor sin daño) en la medida en que más profesionales presenten al cerebro en sus consultas. Los fisios ya han empezado, algunos médicos y psicólogos también, será cuestión de tiempo…

    Los lectores del blog también somos afortunados, 😉

  10. Mar dijo:

    Los padecientes son los únicos que no pueden ser cuestionados. Al menos, hasta que alguien les hable del cerebro. Después, serán libres de elegir a qué dios creer y, naturalmente, de asumir las consecuencias.

    Yo también me siento muy afortunada, Cristina, por contar tu apoyo.

  11. Jose Miguel dijo:

    Es muy interesante leeros. Des de mi punto de vista, actualmente creo que el modelo biopsicosocial para lo que si que sirve es: primero, para “acordarse” de que el cerebro influye en todas las “patologias” de una u otra manera, y segundo, para “acordarse” que “pasan” cosas por el cerebro de la otra persona al interacionar con ella.

  12. Jose Miguel: de acuerdo pero hay que pasar del recordatorio al conocimiento de los procesos neuronales (periféricos y centrales) básicos, a estudiar el aprendizaje, la percepció… y un largo etcétera. De otro modo no pasaremos de una declaración de intenciones y seguiremos ahondando en la brecha entre lo bio (reducido) y lo psicosocial (amplificado y desbiologizado).

  13. Recopetín dijo:

    Preciosa entrada. Ay, un poco de parsimonia nos hace falta… Enhorabuena por la decisiōn.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s