Como crear una dolorosa o los inconvenientes de no dar al César lo que es del César.


 

Mar Tascón es una lectora apreciada del blog. Psicóloga de profesión, curtida en el cuidado de mujeres doloridas y desesperanzadas. Aplicaba con generosidad el modelo que habitualmente los psicólogos aplican en estos casos hasta que cayó en la cuenta de que quizás ese no fuera el modelo adecuado. Tuvo el valor de cambiar de credos y reiniciar el camino empezando por desandar lo andado con mucho esfuerzo.

Nos regaló con la confesión de su des-andadura hace unos meses y ahora ha tenido la amabilidad de enviar esta colaboración que publico encantado. Aprovecho para reiniciar el blog…

Gracias Mar.

 

Las personas estamos inmersas en circunstancias que pueden ser más o menos favorables, pueden cambiar y pueden estar o no bajo nuestro control.

Por otro lado tenemos nuestra forma de ser y nuestros gustos y metas en la vida y tenemos un cuerpo: músculos, articulaciones, vísceras y un cerebro. Cuando uno siente dolor y no encuentra un motivo aparente, consulta a su médico. El médico explora el cuerpo y en él puede encontrar o no la causa de dicho dolor. Si la encuentra, prescribe algún tipo de tratamiento. Si no encuentra una causa o los tratamientos no consiguen que desaparezca el dolor llega el momento de consultar con otros especialistas médicos en función de la zona del cuerpo dolorida. De esas valoraciones surgen nuevas hipótesis acerca de la causa del dolor y, por tanto, otros tratamientos. Si el dolor se alivia, fín de la historia.

¿Y si no? Puede que el médico decida explorar más allá del cuerpo y revolver entre las circunstancias. El que esté libre de problemas que tire la primera piedra. Si tienes la fortuna de estar en una buena racha  tampoco te librarás. ¡Ajá! Lo que tienes es estrés. No es lo más frecuente pero podría pasar que tus circunstancias lograran resistir el escrutinio.

¿Siguiente paso? Serás tú a la que le toque ser examinada: seguro que algo estás haciendo mal. ¡Bingo! Has ganado el pase directo a salud mental. Puede que el psiquiatra o psicólogo de turno considere que  lo del dolor no va con él y te envíe de vuelta a la casilla de salida. O puede que decida que el dolor es psicológico. Todo resuelto: pon tus circunstancias patas arriba y cambia de modo de ir por la vida.

Si esto tampoco resuelve el dolor: algo sigues haciendo mal. Tendrás que vivir con ello. Sería cómico si no fuera tan trágico…

Afortunadamente, habrá personas que en su periplo encontrarán a alguien en medio del camino que les advierta:

– Si te duele es porque tu cerebro lo ha decidido así. Y el cerebro también se equivoca. Y tú puedes ayudarle a enmendar el error (seas como seas y te rodeen las circunstancias que te rodeen)…

…Y se pare a explicarte que nada de lo que te han contado es toda la verdad. Y que te ayude a derribar las explicaciones que no incluían al cerebro. Y que te devuelva la confianza y la esperanza. Y que se dedique a advertir a los profesionales de su  error.

Yo soy psicóloga clínica, llevo unos cinco años trabajando con mujeres con dolor crónico y hace unos meses tuve la suerte de tropezarme con Arturo, con su blog, con las personas que participan en él y, a partir de ese momento, he dejado de colaborar en la historia terrorífica pero verídica que he narrado.

Va por Arturo y por Cristina.

Mar Tascón.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Invitados y colaboraciones, Medicina. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Como crear una dolorosa o los inconvenientes de no dar al César lo que es del César.

  1. Carlos Castaño dijo:

    No lo imprimo y lo cuelgo en la pared del gimnasio porque mi jefe me cuelga. Pero es que es tal cual!

  2. Carlos: hacen falta más psicólogos como Mar y como Sol del Val. El cambio de paradigma debiera afectar también a la Psicología pero no veo indicios de que así vaya a ser.

  3. Carlos Castaño dijo:

    Supongo que porque son amigas y porque una es fisio (aunque no llego a ejercer más que un año), pero en mi entorno tengo varias psicólogas que cuando vieron por donde iban los tiros en dolor crónico acogieron estas ideas con los brazos abiertos. Desde luego, de la impresión de que serán más fáciles de “convencer” que otros colectivos. Pero es una apreciación personal.

  4. Carlos: me reconforta saberlo. La propuesta cerebral, biológica, del dolor debiera encajar de modo enriquecedor en los psicólogos pero, muy a mi pesar, tengo la experiencia de que no acaba de removerles. Puede que teóricamente lo vean adecuado pero no pasa de ser un asentimiento sin más complicaciones, Cambiar de credo y pasar a la acción es más difícil.

    Colectivamente sólo os veo a vosotros, los fisios, dando pasos valientes.

  5. Arturo Such dijo:

    Quizá seamos los que estamos dando pasos más valientes, empujados por las circunstancias de nuestra profesión.
    Sin embargo, también pienso, por mi propia experiencia que los psicólogos pueden subirse al carro con mayor facilidad que otros colectivos, aunque esto también sea mi apreciación muy personal.
    Saludos. Te seguiremos leyendo, Arturo.

  6. Arturo: parece lógico que las propuestas cerebrales les queden más cerca a ellos que a vosotros. “los del músculoesquelético” pero en su formación falta sentido de organismo, celularidad. Lamentablemente la Neuronología, la Ciencia de lo que hacen las neuronas, es tripartita: Neurología, Psicología y Psiquiatría. Cada una se expande alejándose de su pariente. Manda lo molecular o lo mental. En medio quedan las neuronas, cada vez más solas e incomprendidas.

    Saludos

  7. Cristina dijo:

    Gracias Mar. En mi particular periplo, al llegar a la fase de “tu dolor es puramente psicológico” no enloquecí de milagro en esa búsqueda desesperada de “desencadenantes” de tipo emocional, traumas del pasado, mis trastornos de sueño, mi personalidad “perfeccionista”, todo mi SER fue cuestionado y, en vez de mejorar, se cerró el bucle, ya llegué al psicólogo con una imagen distorsionada de mi esquema corporal, considerando varias zonas de mi cuerpo vulnerables y no aptas para los trotes de la vida cotidiana, y tras la terapia también se distorsionó la imagen que tenía de mi capacidad de afrontamiento. Ojalá me hubiera encontrado con una psicóloga como tú en aquel momento, que me hubiera señalado el camino correcto. Gracias de nuevo por tu honestidad y también por tu amistad.

  8. manuel dijo:

    Hola! Q ganas tenía de veros. Yo sigo aquí luchando con mi tobillo, el dolor ha bajado mucho, casi ni me lo tocó pero mi ánimo no me acompaña, no me apetece hacer casi nada más q estar tumbado y ver la televisión. Me quieren dar antidepresivos para levantar el ánimo, a ver si lo consiguen xq veo q quedó sin trabajo. Parece q cuando me relajo y quiero descansar mi ánimo me castiga… En fin seguiremos contando.

  9. Mar dijo:

    Gracias a ti, Arturo, siempre.
    Gracias, Carlos, ¿nos veremos en Alcalá?
    Cristina, eres tú la que me lleva a mi por el camino correcto. Gracias por tus palabras y por tu ayuda inestimable.

    ¿La psicología y el cambio de paradigma? Lo veo complicado. Los psicólogos nos hemos colado en las rendijas donde ha fallado la medicina y hemos obtenido como premio la consideración de “sanitarios”. La bandera de lo psicológico o lo social es la forma de defender nuestro sitio sin incomodar a los médicos. Mentar el cerebro es mentar la bicha… Y, lamentablemente, nuestros vecinos cuando lo mientan es para hablar de química, anomalías estructurales o genes.

    Es mi opinión, no puedo hablar en representación de nadie. .

  10. Carlos Castaño dijo:

    Si, nos veremos en Alcalá, claro 😉

  11. Cristina dijo:

    Para que no me lo pregunten más personas, esto es lo que hay en “Alcalá” este fin de semana:

    http://edupain.wordpress.com/2012/04/26/que-viene-moseley/

    Para quien no lo conozca, Moseley es el primo de zumosol australiano, 😉

    https://arturogoicoechea.wordpress.com/2010/07/02/neurobiopedagogianeurobiopedagogy/

  12. Sol del Val dijo:

    Gracias por tu entrada, Mar.
    Desde que tuve acceso al conocimiento que tan generosamente Arturo nos brinda a través de este blog no he parado de preguntarme dónde hemos estado los psicólogos durante todo este tiempo tan alejados de estos paradigmas. Hemos tratado siempre de que el padeciente aceptase su condición , afrontase de la forma más eficaz posible y continuase viviendo y peregrinando por todos aquellos lugares donde se les ofreciese una posible solución a su padecimiento.
    Yo creo que los psicólogos tenemos mucho que decir y que aportar a todo esto y que, desde luego, podríamos ser un vehículo perfecto para enseñar esto desde nuestras consultas y en todos aquellos foros en los que estamos presentes. Yo sigo aportando y sembrando donde y cuando puedo pero es cierto que no hay mucha gente dispuesta a escuchar. Es como si hablar de cerebro se apartase de lo psicológico.
    He descubierto que en el Colegio de Psicólogos de Madrid hay un grupo sobre fibromialgia y dolor crónico y he pensado ponerme en contacto con ellos para ver desde qué paradigma trabajan y hablarles de todo esto. Ya os contaré.
    Gracias por el fin del receso, Arturo. Encantada de volverte a leer.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s