Grupo de migraña. Dolor y daño

Tercera clase del tercer grupo.

– ¿Habéis estudiado? ¿Habéis leído el blog?

– Algo…

Domina la inercia del modelo terapéutico. Esto son clases: algo que sucede entre profes y alumnos. Los profes explican. Los alumnos escuchan, retienen, reflexionan, estudian… Así debiera ser.

– Sois alumnos. Tenéis que estudiar, trabajar activamente… Aquí no hay terapias…

Abrimos el turno de intervenciones de los alumnos, uno por uno.

Parece que, en general, algo se está moviendo en los cerebros. Hay voluntad de cambiar la conducta de afrontamiento. Intentar no tomar pastillas y decirse: no pasa nada, voy a seguir con mis cosas…

Alguien comenta:

– No acabo de entenderlo. Si me duele, algo pasa. No me encaja ese dolor con “no pasa nada”.

Realmente no se dice que “no pasa nada”. La afirmación es: no está pasando nada amenazante en la cabeza. Es una falsa alarma. No nos referimos a la alarma del individuo por el dolor sino al estado de alarma generado en el cerebro.

Si hay un estado de alarma por una bolsa de deportes sospechosa los vecinos pueden estar alarmados (pudiera contener una bomba y podría explotar y derribar sus viviendas) pero además de esa alarma hay un despliegue de efectivos, han cerrado el acceso, se detienen sospechosos, etc La migraña es eso: las dos cosas: la alarma cerebral por un posible daño y la alarma del individuo por ese estado de alarma cerebral.

Dolor, recordamos, no es igual a daño. Hay dolores terribles (por ejemplo, la migraña) en ausencia de daño y hay daños terribles (por ejemplo un tumor cerebral) en ausencia de dolor.

En la migraña hay mucho, muchísimo dolor pero no hay ningún daño: consumado, inminente ni futuro. El dolor es la expresión de una alarma, una previsión cerebral de amenaza, una incertidumbre sobre la bolsa de deportes.

Lamentablemente los alumnos de Medicina, los futuros profes, salen de la Facultad con la idea de la equivalencia entre dolor y daño, exigible para todos los dolores… “decentes”, orgánicos. A la migraña se le busca la “decencia orgánica” en los genes. Se la mantiene alejada de ese grupo de trastornos poco claros como la fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, dolor generalizado… Se supone que un cerebro migrañoso contiene enfermedad, patología del encendido neuronal, hiperexcitabilidad que hace que un sorbito de champán genere paroxismos de dolor…

No pasa nada… No hay ningún daño. No hay arterias… inflamaciones… moléculas malditas migrañizantes… Es una simple bolsa de deportes con un bocadillo, unos libros…

Aunque no preguntamos sobre cómo les va los alumnos lo comentan. Parece que bien, en general. Menos pastillas. Hay triunfos y alguna derrota.

– No acabo de entenderlo. No he tomado ninguna pastilla. No he tenido dolor. No sé por qué.

Les cuento la anécdota real de mi dentista: sufría migrañas relacionadas con el vino. Había un desencadenante algo enrevesado que no recuerdo bien: sólo si tomaba vino un jueves coincidiendo con no sé qué, se activaba la migraña. Quedé a comer con él y le expliqué “lo del cerebro y el dolor”. De esto hace ya casi diez años… Dejó de tener migrañas tras tomar esos vinos de los jueves…

– Aún no lo entiendo…

Es bueno que el alumno comprenda pero no siempre sucede. Si el cerebro se ha quedado con la información de falsa alarma y hemos infundido confianza puede que se desactive la alarma y, sencillamente, deje de sonar la sirena…

El cerebro tiene razones que no conocemos. Sólo sus consecuencias: dolor-no dolor.

Recordamos objetivos:

No se trata de curar migrañas, facilitar antídotos, pózimas ni ensalmos. Sólo conocimiento, un nuevo marco para comprender y responder al miedo cerebral y al de quien padece sus consecuencias (el dolor).

Hay que:

1) Derribar creencias y doctrinas alarmistas y … erróneas

2) Sustituirlas por el nuevo marco

3) Comenzar a residir en ese nuevo marco. Modificar hábitos de afrontamiento.

Esto son clases. Vosotros sois alumnos…

Tenéis que estudiar algo más… El blog, el libro…

Cristina acaba con las excusas. Les facilita las entradas del blog convenientemente editadas para que se las lleven y estudien.

Como en la Facultad. Apuntes…

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Grupo de migraña. Dolor y daño

  1. Ani dijo:

    Hace 2 noches, ya para dormir, estaba leyendo el libro de Moseley por tercera vez, estaba de lo más tranquila, agradable y silenciosa la habitación y …comienzo a sentir “puntos” de dolor en diferentes partes de las piernas, cada vez más, me fastidié ; luego de eso siempre reflexiono: de qué puede estar temiendo mi cerebro en este momento? No lo sé!

    De repente como estaba alfabetizándolo con los escritos de Moseley, se alteró, jaja

    Debe ser eso que dice, Dr. Arturo, el cerebro tiene razones que el individuo desconoce.
    Pensé, qué hacer para acallarlo y lo único que se me ocurrió fue dejar el libro y dormir.

    En otros tiempos me hubiera puesto nerviosa y esperado a ver que más seguía, que otra sensación dolorosa aparecía o hubiera tomado 1 o 2 pastillas diferentes.
    Creo que a pesar de que dejé de leer , para dormir, aun así gané yo.

    A estudiar, alumnos! Como dirían los economistas, no hay lonche gratis!
    Saludos a todos.

  2. Goico dijo:

    Ani: hay también novelas… No todo va a ser cerebro y dolor…

    Un abrazo

  3. Nikola dijo:

    Hola Arturo ,conseguí el librito de la pesadilla migrañosa,lo leí y desde aquí me gustaría felicitarte :

    El dualismo médico/paciente y médico/residente es fenomenalmente claro,claro.
    Es claro para el vulgo,yo eso creo que lo nutro (bueno precisa de alguna palabreja pero inevitablemente toda la praxis médica goza de un “tecnicismo” considerable),es llano,estructurado,buena cadencia,se repite lo suficiente,tiene resumen final…enhorabuena,creo que has logrado una divulgación amena,con un toque de verbo grácil,sencilla y fundamentalmente clara,muy clara…otra cosa es que nos guste y asumamos o no la claridad de la verdad.

    De otro lado intuyo que los años de barruntar en las esperas de hospital hacen su mella y son capaces de proyectar un enfoque real,muy real de lo que es (o debería de ser) una consulta de hospital público.

    De algún modo queda reflejada la cháchara eterna e interminable del Yo y la mente interpretadas desde el formato profe/alumna.Es posible asumir la realidad de la alumna/paciente y la del ponente,ambas se asumen leyendo de modo alternativo.Acertáste PLENAMENTE en el modelo YO soy el profe y mi cerebro es la alumna,siendo TÚ (neurólogo) el profe y yo (lector/paciente) el alumno (espero que se entienda este galimatías)

    No vas a ganar muchos amigos entre el colectivo de galenos,ni usuarios/investigadores de farmacopea…vamos que ya intuyo que por dinero no lo haces,pero la verdad “verdadera” suele oponerse en elevado grado a la verdad “operativa” (comparto contigo 100% esa clasificación de lo justo a lo conveniente,lo correcto a lo adecuado)…y somos lo que hacemos.A veces la vida nos enseña que debemos llevar a cabo aquello en lo que creemos,consecuencias aparte.

    Bueno,pues que merece la pena “tener deberes” así y gracias por estar ahí.
    Saludos

  4. Goico dijo:

    Nikola: muchísimas gracias por tu comentario. Me emociona saber que puedo haber acertado al menos en el formato y en la claridad expositiva.

    Respecto a mis compañeros, los del Hospital me respetan y me mandaban pacientes. Estaban de acuerdo en la teoría pero se sentían algo remisos a aplicarla.

    Hice la Residencia en el Hospital de San Pablo de Barcelona. No he conseguido poder exponer mis propuestas. Un amigo, neurólogo de dicho Hospital, que había intentado el encuentro, me dijo que pensaban los de la comisión docente que “no tenía nada que aportar”. Lo mismo me ha sucedido con el Hospital de Bellvitge en el que completé la Residencia. A pesar de los intentos de un amigo neurólogo del Centro, no he tenido la oportunidad de explicarme.

    Mañana publicaré los primeros resultados de los grupos de migraña. No son significativos por ser un número pequeño pero algo dicen. Sólo es un aperitivo. Irán apareciendo nuevos trabajos con más pacientes. Hay corrientes de esta línea en Australia, Canadá, Holanda… y, afortunadamente, España /SEFID). El cambio de paradigmas no tiene retorno y llegará el día en que la comunidad médica, y, especialmente los neurólogos deberán, al menos, sonrojarse por el desprecio a la Neurociencia del dolor y su dependencia de Farmaindustria.

    Reitero mi agradecimiento por tu buena crítica y espero seguir teniéndote como lector.

    Saludos

  5. Cristina dijo:

    También se planteó ayer otra de las cuestiones típicas que más cuesta entender en estos momentos en los que ya se empiezan a derribar creencias, la de por qué los niños tienen migraña si son sólo niños, si no han tenido tiempo suficiente para aprender… Se contestó a esta cuestión, pero para que vean los alumnos que es verdad eso que les cuento de que el blog es un tesoro y que aquí pueden encontrar respuestas a todas o casi todas las preguntas que se plantean, ahí va otra de mis recomendaciones:

    Los niños también piensan

    Y, en honor al título de la entrada de hoy y porque ya no puedo evitar no recomendar mis entradas favoritas del blog, ahí va otro enlace para repasar lo visto en clase:

    Dolor y daño necrótico

    Y esta otra también para que quede del todo claro:

    Nocisensor

    Nikola: estoy de acuerdo con todo lo que dices, el libro es otro tesoro.

    Un saludo.

  6. Goico dijo:

    Cristina: Carlos López Cubas, fisioterapeuta afiliado a la SEFID (como no podría ser, probablemente de otra manera) ha publicado un libro: “Cuentos analgésicos” (Editorial Zerapi) en el que trata el tema de la trascendencia de la transmisión paterna de la crianza en dolor (o la falta de protección frente a la influencia externa). Hay abundante literatura sobre ello y argumentos biológicos para dar y tomar pero incomprensible e inaceptablemente, no se toca el asunto: genes, enfermedades misteriosas…

    Me estás obligando a repasarme el blog, Cristina. Es curioso hacerlo como un lector más que ya no recuerda lo que escribió.

    Un abrazo

  7. Usoa dijo:

    Hola Arturo, he aplicado las recomendaciones de tu libro y con las aclaraciones y ayuda de un osteópata que bien conoces, he conseguido librarme de las migrañas. Adios al gasto continuo de los triptanes…
    Ahora estoy intentado convencer a mi ama de que esto no es una utopía, incluso le he hablado de los grupos de estudio, pero es muy reacia… No desespero en convencerle algún día que es posible vivir sin las pastillas y sin las migrañas constantes.
    Muchas gracias.

  8. Usoa: siempre es una buena noticia saber que alguien ha salido del infierno de la migraña y encima ¡ganando dinero! Alguien saldrá perdiendo, supongo…

    Gracias por dar testimonio

    Saludos

  9. Cristina dijo:

    Recuerdo que me hablaste del libro “Cuentos analgésicos” una vez en la consulta, antes de que estuviera publicado, porque ibas a escribir el prólogo. También recuerdo una entrada del blog bastante reciente donde cuentas que ya se ha publicado. Pero hablando con Ani el otro día sobre la representación del cuerpo virtual en el cerebro, estuvimos visitando el blog de Carlos López Cubas, y vi también la web del libro y al día siguiente fui a una librería y no lo tenían, lo busqué en Amazon y tampoco lo he encontrado, ya sé que se puede comprar a través de su web, así que lo voy a pedir porque tiene una pinta estupenda, y yo, al igual que Ani, no siento mucho interés últimamente por las novelas, prefiero otro tipo de lecturas más instructivas para la noche, 😉

    No iba a poner el link a la entrada que comento porque es muy reciente y por no ser pesada, pero como hay últimamente en el blog muchos lectores nuevos con ganas de aprender, lo voy a poner por si alguien no había leído esta entrada:

    Cuentos analgésicos

    De paso, agradezco también a Inés que me haya enseñado a insertar links, como ves, le estoy dando mucha utilidad a tus enseñanzas.

    Un saludo.

  10. Sonia dijo:

    Soy una alumna del tercer grupo de migraña. Os sigo en el blog prácticamente a diario desde el primer día del curso pero no me he atrevido a escribir. Hoy Cristina me ha pedido que escriba algo en el blog. Estoy repasando los apuntes que nos ha pasado y me quedo con una reflexión despues de leer la entrada de Arturo en “atiende al dolor”: Al dolor no se le puede engañar. El dolor es el modo de solicitar la atención del individuo. Desatender el aviso lo intensifica. Al dolor hay que atenderlo. Hay que transparentar el despropósito cerebral, exponerlo en el teatro de la consciencia y concentrarnos en la actividad prevista. Lo que hay que desatender son las evaluaciones catastrofistas irracionales del cerebro. Sin miedo, es un error de evaluación cerebral, es una falsa alarma.

  11. Carmen dijo:

    Jo Cristina eres un cielo, lo de los niños ha sido buena idea…yo con 11 años no tenia ni idea de lo q era migraña y a mi madre la oi jamas hablar de ellas…
    Yo esta madrugada me desperte con dolor de cabeza y hable con mi cerebrito y le dije q no se asustara q no habia peligro…y al ratito ae esfumo y poder volver a dormir fue un placer…
    Cada dia adoro mas este blog.Un beso.

  12. Sonia: los comentarios de las alumnas del curso son valiosísimos y necesarios. Agradezco no sólo tu actitud sino el contenido de lo que comentas: efectivamente hay que recibir el mensaje cerebral y quitarle relevancia. Las zonas cerebrales que se activan cuando duele lo hacen también ante cualquier evento negativo, amenazante que esté evaluado como tal por el cerebro. Si el cerebro quiere dar relevancia amenazante al sorbito de champán o a una fisiológica variación hormonal debemos escuchar esa advertencia pero considerarla ridícula porque sabemos que lo es.

    Saludos

  13. Cristina dijo:

    Carmen: gracias por tus palabras, Arturo me ha bautizado como “memoria” del blog, y ahora no puedo quedar mal, je, je… Me alegro que la información te esté ayudando, a mí ayer me dio un mareo tan repentino como inexplicable, y no tardé más que unos segundos en “espantarlo”, me vino a la cabeza lo que le dije en algún comentario del blog a Jose y también lo que te dije a ti el otro día y automáticamente la racionalidad se impuso, me iba a comer en ese mismo momento y se me pasó por la cabeza no tomar alcohol pero pasé del tema, no me va a condicionar más algo que es un despropósito, me tomé un zurito con limón tan ricamente.

    Un abrazo.

  14. Cristina dijo:

    Sonia: qué bien que te hayas animado a escribir, yo sigo el blog desde que empezó y hace bien poco que me atreví a escribir así tan de continuo, te aseguro que compartir experiencias e información a través del blog es igual de efectivo que hacerlo en las clases. Puedes preguntar y contar todo lo que quieras porque veo que has empezado a leer las entradas que os he recomendado, la que comentas es también una de mis preferidas entre ese montón de “preferidas” que tengo. Un saludo.

  15. Cristina dijo:

    Para Carmen, que me ha recordado esta entrada con su comentario, y para todos los demás, porque ésta es otra de las cuestiones que también nos solemos plantear casi todos:

    El dolor me despierta … yo no estaba pensando

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s