Imaginar el cerebro

No es fácil imaginar las entrañas somáticas. Nos sentimos de piel afuera a través de los sentidos de frontera, los aristotélicos cinco sentidos. El interior es algo opaco, oculto, del que esperamos no tener noticias pues es la mejor noticia. Puestos a imaginar podemos representar la respiración, con el aire entrando por la vía respiratoriaSigue leyendo «Imaginar el cerebro»

Inferencias

  La realidad no tiene el detalle de autoseñalizarse debidamente. Tenemos noticia de agentes y estados a través de indicios, datos insuficientes, ambiguos, confusos. El error de atribución es fácil. Si el universo a considerar es el interior somático («la caja negra») la tendencia a sacar conclusiones equivocadas aumenta. Homo sapiens (ma non troppo) noSigue leyendo «Inferencias»