La torre de Babel de la migraña

 

La migraña es genética. Acuerdo general.

Es un problema vascular. No lo es. Hay dilatación. No la hay. Los triptanes son eficaces porque controlan la vasodilatación. No es verdad…

Es una meningitis estéril. No hay meningitis.

Es un problema alimentario. Histamina. Diaminoxidasa. Evitas los alimentos que te perjudican y ya está.

Son las hormonas. La digestión, la meteorología…

El estrés, la sobrestimulación, el ruido, las luces, los olores… el ajetreo.

Los cambios. Son los cambios. A mejor o a peor. Da lo mismo.

Es el trigémino. Sus “receptores de dolor” se activan por hipersensibilidad. Se genera dolor en las meninges y vasos craneales y las señales de dolor van activando desde la periferia todos los circuitos del dolor hasta que se alcanza la saturación, el límite.

Parece que se ha descubierto un generador en el troncoencéfalo que es el que inicia la activación trigeminal.

Es como un ataque epiléptico. Los fármacos antiepilépticos son eficaces. A mí no me hacen nada…

Vasoconstrictores, vasoconstrictores  para contrarrestar la vasodilatación.

Las hormonas. A ver si llega pronto la menopausia y acabamos… Yo sigo con migrañas a mis sesenta…

La serotonina… La CGRP, la sustancia P, el glutamato, el zinc, el magnesio, las endorfinas…

La digestión, la vesícula…

Los músculos de la cara. Botox, botox… Los músculos del cuello. Punciones secas. Acupuntura.

Meditación, yoga.

Hay que cuidarse. Alimentación equilibrada. Ejercicio. Nada de estrés. Pocos cambios. Alcohol ni en pintura.

Analgésicos precozmente. No espere. Llévelo en el bolso. El que mejor le funcione. No abuse. No se automedique.

Las encuestas de satisfacción dicen que los padecientes están satisfechos con los neurólogos. Mis encuestas dicen lo contrario. Los neurólogos dicen que los de primaria no hacen las cosas bien. Los de primaria dicen que ellos hacen lo que los neurólogos dicen que hay que hacer…

La homeopatía es pseudociencia. A mí me funciona.

Etcétera…

………………………….

La función más trascendente del cerebro es la toma de decisión. El cerebro debe decidir sobre un entorno lleno de incertidumbre con poca información fiable. Mucho ruido y pocas nueces.

No existe la no decisión. Ante la duda se opta por la tremenda.

No pasa nada por errar en lo decidido si se anda listo en detectar el yerro.

En la migraña, en mi opinión, existe una patología clave: el error en la decisión de activar la alerta en la cabeza y el fallo en detectar el error y corregirlo.

No se trata de un error por paroxismo neuronal “epiléptico” ni por exceso de histamina, serotonina o cualquier otra molécula. Es un error evaluativo, prefrontal. Se trata de una decisión que surge de los sistemas de memoria predictiva de las matrices del conocimiento, de la probabilística cerebral.

¿Para cuándo una auditoría a la corteza prefrontal, al conocimiento, a las creencias, a la cultura?

– Pseudociencia…

– Ya. Neurociencia. Más allá de las moléculas que animan el mercado de las terapias…

Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La torre de Babel de la migraña

  1. Nesi dijo:

    Dr. Goicoechea creo que tiene razón lo que dice, yo sigo su blog y estoy de acuerdo. Pero también reconozco que no es un camino fácil de entender. Y una vez aprendido se ha de poner en práctica y aunque los migrañosos somos personas muy disciplinadas ante nuevos tratamientos con la esperanza de mejorar, este es un poco más complicado (más inocuo), hay que cambiar el “punto de enfoque” y reconozco que a veces es difícil, y cuando aprieta el dolor mucho más. Pero os ánimo a todos a seguir trabajandolo, merce la pena.

  2. Joaquinwct dijo:

    Lo que cuentas en este post de título tan sugerente, es la realidad misma. Si hay algo totalmente certero en este mundillo de la migraña, no es la evidencia de su causa sino el gran despropósito que existe. Y lo peor, nadie sospecha del mal que se está haciendo!!
    – Que sigan buscando en el jardin lo que se les perdió dentro de casa. Ni hablar de creencias…
    – “Lo que pensamos varía nuestra Biología” (Bruce Lipton, doctor en Medicina, investigador en biología celular.
    Interesante link de la contra de la vanguardia:
    http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110909/54213913374/lo-que-pensamos-varia-nuestra-biologia.html

    Ya no estamos tan solos!!!!

    un saludo

  3. Joaquínwct: aun suscribiendo gran parte de lo que defiende Lipton no concuerdo en que a través de lo que creemos sucede aquello que tememos. No viene el cáncer porque lo tememos pero podemos sentir sus síntomas. El miedo al infarto de miocardio no produce infarto pero sí dolor como si hubiera un infarto. Gracias por el link de La vanguardia. El mensaje nuclear: vivimos de creencias y lo que creemos conforma la percepción y acción somática, concuerda con las propuestas del blog.

  4. Joaquinwct dijo:

    Gracias Arturo,
    Sobre el mensaje nuclear por supuesto que yo también coincido. Respecto a lo otro, tengo dudas.
    Por un lado, relativizaría la idea de creencia y alteración biológica. Supongo que la mayoría de las personas que temen y creen sufrir un infarto cerebral con las crisis de migraña no lo acaban sufriendo aunque puedan percibir y somatizar sus síntomas. (Falsa alarma por error en la percepción condicionada por la creencia).
    Ahora bien, por otro lado, la psiconeuroinmunología nos muestra un sistema holístico de interacción cuerpo-mente y sus estudios científicos parece que muestran como los pensamientos y las emociones positivas nos protegen frente a determinadas enfermedades aumentando la esperanza de vida. Además se dice con frecuencia de una interrelación entre depresión o estado de ánimo negativo y cáncer e incluso de como influyen los estados de ánimo en su curación.
    ¿Puede la mente a través de la creencia y el pensamiento (positivo o negativo), el efecto (placebo/nocebo), producir cambios biológicos saludables o enfermizos en las células y órganos de nuestro cuerpo?

    un saludo

  5. Joaquinwct: pisamos terreno complejo. Hay evidencias de que estamos ante un sistema integrado en el que lo que sucede en un componente modifica al resto de un modo no predecible. Pienso que el sistema inmune, experto en evaluaciones de señales moleculares, no confiará demasiado en los informes neuronales, expertos en otras cosas. La vigilancia del cáncer es competencia del sistema inmune. Supongo que el sistema nervioso puede potenciar más los errores pero temo las extrapolaciones de datos puntuales de investigación. Prefiero ceñirme al terreno que piso, el neuronal. Seguro que hay universos e interacciones que desconozco pero me limito a tratar aquellas influencias neuronales (culturales) perniciosas que mortifican innecesariamente, absurdamente, la vida de un organismo razonablemente sano pero acogotado por el miedo.

    Saludos

  6. Joaquinwct dijo:

    Gracias Arturo, A pesar de mi gran ignorancia sobre el tema, me parece del todo coherente lo que dices. Cada sistema tiene sus funciones específicas y en cuanto a las interacciones son de gran complejidad para sacar conclusiones.
    No quiero entrar en dinámicas especulativas, pero tal vez se produzcan interacciones indirectas; es decir, por ejemplo, el estrés es un mecanismo que nos permite tratar con las emergencias y nuestra biología esta preparada para ello. Ahora bien, cuando se convierte en algo crónico la tensión y el desgaste sobre el organismo puede dar lugar a determinados comportamientos autodestructivos (adicicones, aislamiento, comer en exceso…) lo que puede llevar a un agotamiento del sistema inmunitario y a su vez, a la aparición de enfermedad. Pero… afirmar que la interpretación perceptiva (creencia) de ese estrés ha sido la causa…. Cada individuo dispone de sus propias defensas. A algunos les puede afectar más, menos o tal vez nada. ¿Biología o Creencia? ¿Fue la Biología o las Creencias las que salvaron o mataron a muchos de los presos en los campos de concentración durante el holocausto?. Una misma realidad para muchos… pero interpretaciones (creencias) y biologias distintas también.

    Disculpa por haber sacado este tema tan “Peliagudo”.
    un saludo

  7. Joaquínwct: el tema es apasionante y con toda seguridad se producen interacciones entre todos los sistemas. Simplemente prefiero mantener un sano reconocimiento de la ignorancia en la que todavía nos movemos. Las creencias modulan la biología y viceversa. Una creencia es un producto biológico, un estado estable de conectividad referido a un contexto.

    En los credos somáticos debemos autoexigirnos una actualización constante en conocimiento contrastado. Desde esa base hay que contemplar todas las hipótesis y esperar a que se vayan consolidando.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s