Sonidos de campanas

Descartes sugirió la metáfora del campanero para explicar su hipótesis del origen del dolor. Algo dotado de fuerza (la acción del campanero, un tirón, una compresión, la agitación térmica de una llama) tira de los hilillos de los nervios (la cuerda) y acaba conmoviendo los poros del alma haciendo sonar la campana en la conscienciaSigue leyendo «Sonidos de campanas»

Dolores del alma

El dolor, Descartes dixit, es cosa del alma… humana, la única posible. Los animales in-humanos, por ser desalmados, son sólo máquinas complejas con mecanismos que acoplan respuestas a estímulos, sin percatación, sin consciencia, sin padecimiento. Para Descartes el dolor es la expresión de la contrariedad del alma porque se perturbe su morada corporal, la integridadSigue leyendo «Dolores del alma»

El error con Descartes

Hasta René Descartes (1596-1650) las propuestas sobre origen y significado del dolor contenían espíritus, energías, dioses airados, desequilibrios humorales… Desde Descartes, el dolor tiene que ver con tejidos en apuros que estimulan los nervios vigilantes: Si los filamentos que componen la médula de estos nervios sufren una tensión con fuerza tal que llegan a romperse,Sigue leyendo «El error con Descartes»

La torre de Babel de la migraña

  La migraña es genética. Acuerdo general. Es un problema vascular. No lo es. Hay dilatación. No la hay. Los triptanes son eficaces porque controlan la vasodilatación. No es verdad… Es una meningitis estéril. No hay meningitis. Es un problema alimentario. Histamina. Diaminoxidasa. Evitas los alimentos que te perjudican y ya está. Son las hormonas.Sigue leyendo «La torre de Babel de la migraña»

Encuentros y desencuentros

Compartí el sábado, por primera vez, una mesa con un líder de opinión oficialista en migraña, con ocasión de la V jornada sobre dolor de cabeza organizada por la AEPAC (Asociación Española de Pacientes con Cefalea). Previamente a mi intervención, se sostuvo la tesis de la migraña como enfermedad genética, la importancia de los desencadenantes,Sigue leyendo «Encuentros y desencuentros»