El cerebro predictivo

 

Percibimos aquello que el cerebro considera como más probable y/o relevante, lo que decide debemos considerar y debe guiar nuestra conducta. La percepción organiza la navegación del individuo en un tiempo-espacio definido por temores y deseos. Los sentidos abren sus poros para detectar cualquier señal que corrobore o desmienta las hipótesis pero los estímulos que la realidad (externa e interna) genera no siempre son suficientes para definirla con garantías y organizar las respuestas más adecuadas. Las señales de peligro pueden ser sutiles, inciertas, ambiguas… y estar incluidas en ruido perturbador.

Si duele es que hay (subjetivamente) base suficiente para considerar la probabilidad de muerte celular accidental, violenta.

La probabilidad puede ser alta, por estar asentada en datos de daño celular violento, consumado o inminente, o baja, cuando el daño es sólo imaginado, posible.

El cerebro tiende a valorar el aquí y ahora, el corto plazo. La probabilidad a veces sólo puede referirse a un futuro no concretado pero el cerebro aplica el temor a que ese futuro sea presente inmediato y actúa como si el daño imaginado, posible teóricamente, estuviera a punto de consumarse.

Probablemente el daño tisular violento no existe ni va a existir, en ese preciso momento, lugar y circunstancia pero se activan las alarmas del ¿por qué no aquí y ahora? y parece que efectivamente va a ser así.

La ilusión genera la ficción de un presente improbable, prácticamente imposible. No va a tocar el décimo que hemos comprado pero algo hace que no podamos negarle la posibilidad teórica ni podemos evitar la angustia de no comprarlo y resultar que, efectivamente, toque.

El cerebro es un órgano que gestiona estadísticas, probabilidades, expectativas, creencias, pálpitos, corazonadas. Impone su pulsión ilusoria sobre la sensatez y puede más el miedo al daño o  al dolor y la esperanza en el premio del alivio terapéutico que el sentido común.

El ruido se convierte en señal. La irrelevancia se puebla de augurios. Las creencias acaban imponiendo su ley. La corteza prefrontal, situada en el nivel más alto de la jerarquía en la toma de decisión cuando la realidad es sólo un futurible, se encarga de mantener en vilo al organismo y a su residente aun cuando nada suceda ni vaya a suceder.

Las capas cerebrales de la sensatez, de la contención emocional, se vuelven sensibilizadoras de todo tipo de banalidades.

El sueño cerebral somático impone el sinvivir del individuo animado por los instructores del alarmismo.

En el cerebro hay matemáticas, cálculo de probabilidades. Están los sentidos para afinar las operaciones, para muestrear el entorno real y contener las hipótesis pero estamos condenados a procesar señal y ruido desde un soporte de creencias, desde la subjetividad. Si ese soporte es racional, vinculado a la estadística de lo que realmente sucede, nos irá bien. Si el árbol probabilístico es de cartón piedra, construido en un escenario virtual de terror somático… nos irá fatal.

En Agosto he hecho turismo cerebral. Bayes, probabilidad, creencias, ruido-señal, aprendizaje, inferencia inconsciente. Agosto se ha acabado y estamos en Septiembre, en la realidad del paciente: migraña, fibromialgia, terapias, fármacos, punciones…

– ¿Por qué me duele?

– Es el cálculo de probabilidades. Matemáticas. Mire usted… el cerebro…

Así, de repente, cuesta volver al mundo aparentemente real de la clínica y habitarlo sabiendo que no es más que una apreciación estadística subjetiva…

Deseémonos suerte…

Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina, Neurociencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a El cerebro predictivo

  1. Macu dijo:

    Bienvenido!!! Gracias por estar ahí de nuevo!!!

  2. domi dijo:

    Bienvenido Dor.Es un placer tenerlo de nuevo con las pilas de su cerebro bien recargadas como lo demuestra con la nueva entrada,Genial!!!!!!!!
    saludos
    Domi

  3. Océano Mar dijo:

    Bienvenido Dr Arturo. Un gusto tener la certeza, que no probabilidad, de seguir aprendiendo de ti.
    Saludos!

  4. ani dijo:

    Bienvenido, Dr Arturo.
    Muy cierto aquello que dijo que el cerebro necesitaba estos cierres para repensar los temas.
    En este mes, repasé varias entradas pasadas. Cae muy bien una refrescada de los temas .
    Todo el conocimiento adquirido más las experiencias que corroboraban esto, han hecho que este casi recuperada. Creo que mi cerebro se ha reestructurado con todo esto.
    En otro momento le contaré.
    Mi gratitud eterna , Dr Arturo.
    Un abrazo.

  5. espinosa dijo:

    Gracias por volver de nuevo en septiembre . Seguiremos, gracias a tu generosa aportación, apendiendo.
    Un abrazo

  6. Sol del Val dijo:

    El comentario anterior es mío. He colado mi segundo apellido por error

  7. Araceli Rodríguez dijo:

    Hola Doctor, hace mucho tiempo que no leo su blog (es la primera vez que entro desde que cambió de formato) pero estaba deseando decirle que sigo sin migrañas. Sigo alucinada pero es cierto. Ya llevo 19 meses sin migrañas. No conozco la manera de poder agradecérselo. Aun siento que no puedo perder la guardia, pero la realidad es que usted ha dotado a mi cerebro del conocimiento necesario para vencer ese terrible dolor. Mil gracias y mucho ánimo a todas las personas padecientes.

  8. Yo también me alegro de reencontrarme con los lectores. Ani: me alegra que hayas vencido la irracionalidad de la fibromialgia. No es fácil. Dice mucho en favor de tu temple. Un abrazo a todos

  9. Araceli: no hay mejor agradecimiento que el testimonio de tu victoria. Enhorabuena y un abrazo

  10. Nesi dijo:

    Dr. Arturo gracias por estar de nuevo con nosotros. Los sufridores de dolores de cabeza. He mejorado espectacularmente, incluso noto que gestiono mejor todas mis emociones y conductas. He dolor ha bajado en frecuencia, pero cuando aparece (a media noche?? durmiendo??) es intensisimo e incontrolable, puede ser que inconscientemente, durante el sueño bajen las defensas y aparezca el dolor como respuesta a un miedo no racionalizado??

    Estoy muy contenta de ver su colaboración con la Asociación de Pacientes con Migraña (AEPAC), yo personalmente lo recomiendo a todos los pacientes con dolor.

  11. Nesi: durante el sueño, el cerebro procesa activamente el material informativo, los miedos, la memoria, las predicciones… y lo hace sin el control del individuo, cuya consciencia (percatación, control) está suspendida. Si la carga especulativa del sueño llega a un límite reactiva la consciencia y proyecta, en forma de dolor, el contenido del sueño. En ese momento no podemos hacer nada mas que tratar de controlar con la convicción de que no sucede nada e iniciando la actividad programada.

    Me alegro de tu mejoría. Seguro que la has trabajado. La teoría del virus (XMRV) se refiere al “Síndrome de fatiga crónica”, afín a la fibromialgia. Se ha armado mucho revuelo mediático, en las Asociaciones de pacientes pero no se ha confirmado, hasta el momento, la hipótesis. En mi opinión en la fibromialgia existe un cerebro que gestiona de modo hipersensible, hipervigilante y alarmista la posibilidad de enfermedad. Se activan los programas correspondientes pero no existe ninguna enfermedad.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s