Dolores primarios y secundarios

> Los clasificadores distinguen entre dolores primarios y secundarios. Estos últimos surgen a consecuencia de un daño en el lugar donde sentimos dolor y los primeros aparecen sin que podamos detectar nada relevante allí donde duele. Hay dolores de cabeza primarios (migraña, cefalea tensional…) y secundarios (tumor, hemorragia, chichón…). Al dolor primario se le suponenSigue leyendo «Dolores primarios y secundarios»

La decisión de doler

> El dolor es la expresión perceptiva de una valoración de amenaza a la integridad de los tejidos por parte del cerebro. Una red compleja de módulos cerebrales interconectados («matriz del dolor») integra sus memorias y aplica sus predicciones a cada momento, lugar y circunstancia.  La «matriz del dolor» recibe datos en tiempo real deSigue leyendo «La decisión de doler»

Hiperalgesia

> – Tengo el dolor alto. Me duele todo, siempre. El dolor es una percepción que debiera emerger sólo ante situaciones de daño que exijan una conducta protectora de la integridad de los tejidos. Sólo hay que abrir el paraguas cuando llueve. Llevar siempre un paraguas abierto por si llueve no es una buena idea.Sigue leyendo «Hiperalgesia»

>Controle la imaginación

> El cerebro recibe información del mundo (externo e interno) a través de una extensa red de sensores físicoquímicos. Con los datos aportados, la interacción continuada con la realidad y su impacto (en carnes propias y ajenas) y lo que dicen de ella sabios e iluminados, construye una teoría sobre lo que sucede en pasado,Sigue leyendo «>Controle la imaginación»

>Y el dolor se hizo crónico

> Crónico. Terrible palabra. Condena. Indefensión. Desesperanza. Invalidez. Incomprensión. Impotencia. ¿Qué hay tras la cronicidad? ¿Por qué el dolor agudo, justificado cuando apareció acoplado a una lesión, no desaparece si ya la lesión ha sido reparada, enfriada?   Desde la doctrina (errónea pero vigente) de que el dolor surge allí donde lo sentimos, en tejidosSigue leyendo «>Y el dolor se hizo crónico»