Dolores primarios y secundarios

> Los clasificadores distinguen entre dolores primarios y secundarios. Estos últimos surgen a consecuencia de un daño en el lugar donde sentimos dolor y los primeros aparecen sin que podamos detectar nada relevante allí donde duele. Hay dolores de cabeza primarios (migraña, cefalea tensional…) y secundarios (tumor, hemorragia, chichón…). Al dolor primario se le suponen orígenes, aun cuando no sean tangibles. La migraña, dicen, brota de unos genes que construyen generadores hipersensibles cerebrales de migrañas. La cefalea tensional la generan estados de ansiedad, nervios que contraen excesivamente músculos. El dolor primario es, en realidad, secundario. El dolor viene de algo. …

Seguir leyendoDolores primarios y secundarios

La decisión de doler

> El dolor es la expresión perceptiva de una valoración de amenaza a la integridad de los tejidos por parte del cerebro. Una red compleja de módulos cerebrales interconectados («matriz del dolor») integra sus memorias y aplica sus predicciones a cada momento, lugar y circunstancia.  La «matriz del dolor» recibe datos en tiempo real de lo que está sucediendo en el organismo, datos que llegan al tálamo, la puerta de entrada sensorial a las áreas de procesamiento. El tálamo filtra los flujos sensoriales, bloquea su tráfico o lo facilita, distribuyéndolo a las distintas áreas e integrando las evaluaciones en un …

Seguir leyendoLa decisión de doler

Hiperalgesia

> – Tengo el dolor alto. Me duele todo, siempre. El dolor es una percepción que debiera emerger sólo ante situaciones de daño que exijan una conducta protectora de la integridad de los tejidos. Sólo hay que abrir el paraguas cuando llueve. Llevar siempre un paraguas abierto por si llueve no es una buena idea. – Tengo siempre la tensión arterial alta. La hipertensión sólo se justifica cuando nos encontramos en una situación que exige un régimen de flujo sanguíneo que garantice la llegada de sangre a los tejidos para afrontar determinadas situaciones. Las jirafas son hipertensas. De otro modo …

Seguir leyendoHiperalgesia

>Controle la imaginación

> El cerebro recibe información del mundo (externo e interno) a través de una extensa red de sensores físicoquímicos. Con los datos aportados, la interacción continuada con la realidad y su impacto (en carnes propias y ajenas) y lo que dicen de ella sabios e iluminados, construye una teoría sobre lo que sucede en pasado, presente y futuro y su relevancia. La información disponible en tiempo real es parcial, fragmentaria, envuelta en considerable ruido de fondo. El cerebro debe rellenar huecos y resolver incertidumbres con la imaginación. Sueña, emula la realidad, la representa en la pizarra de sus circuitos. Con …

Seguir leyendo>Controle la imaginación

>Y el dolor se hizo crónico

> Crónico. Terrible palabra. Condena. Indefensión. Desesperanza. Invalidez. Incomprensión. Impotencia. ¿Qué hay tras la cronicidad? ¿Por qué el dolor agudo, justificado cuando apareció acoplado a una lesión, no desaparece si ya la lesión ha sido reparada, enfriada?   Desde la doctrina (errónea pero vigente) de que el dolor surge allí donde lo sentimos, en tejidos de algún modo necesariamente mortificados, la cronificación sólo puede entenderse por la existencia de un resto de daño que sigue manteniendo activa la secreción de dolor. En ausencia de dicho foco, sólo queda una posible hipótesis: los «factores psicológicos» (depresión, catastrofismo, sensiblería, rentismo…) y un …

Seguir leyendo>Y el dolor se hizo crónico

>Cante orondo en las ondas

> Onda Cero. Julia Otero entrevista a Carlos Belmonte, un prestigioso investigador de sensores de daño (receptores situados en las terminales de las neuronas encargadas de detectar estados y agentes potencialmente dañinos). «…El 95% de los dolores son controlables. El que no se esté consiguiendo es por culpa de varios tabúes sobre utilización de morfina…» Para el neurocientífico prácticamente todos los dolores surgen de estados de lesión de tejidos y debieran remitir con un buen uso de la morfina. Si no lo hacen es porque no hemos superado tabúes por influencia de la cultura judeocristiana, una cultura que recomendaba, comprensiblemente, …

Seguir leyendo>Cante orondo en las ondas