>Ciencia ocultada y ciencias ocultas

>


Los conceptos que se exponen en este blog contemplan cuestiones básicas de la actividad neuronal, conceptos bien arraigados en biología. No se trata de especulaciones filosóficas sino de rutinas celulares en el día a día del organismo. 

Invariablemente la reacción a lo expuesto es de sorpresa:

– Es la primera vez que lo oigo…

o de desacuerdo:

– No me convence… 

El dolor es una percepción

La ciudadanía y los profesionales no están demasiado interesados en saber cómo el organismo construye lo que percibimos. Lo percibimos y punto. Si percibo dolor me tomo un “antipercibidor” de dolor. Si es eficaz no hay más cuestiones.

El dolor es una percepción que el cerebro construye y proyecta sobre una zona del espacio ocupada por el cuerpo…

– Déjese de cerebros. A mí lo que me duele es la espalda…

Profesionales y ciudadanos dedican sus afanes a detectar el origen del dolor donde duele y aplicar allí los remedios. El lumbago, ¡por favor!, es cosa de músculo y esqueleto… Déjese de historias…

El dolor es una percepción que el cerebro construye y proyecta sobre una zona del espacio ocupada por el cuerpo que implica una valoración de amenaza

– YO no pienso… Me duele. ¡Punto!

La referencia al cerebro es entendida como referencia al individuo. Profesionales y ciudadanos comparten ese error de identificación (el mito del YOOOOOO).

El dolor es una percepción que el cerebro construye y proyecta sobre una zona del espacio ocupada por el cuerpo que implica una valoración de amenaza (a veces errónea)…

– El equivocado es usted…

Ciudadanía y profesionales no dan importancia a la condición falible de nuestro cerebro. Se reconoce la condición de falibilidad al sistema inmune (alergias, enfermedades autoinmunes) pero no a la red neuronal.

El dolor es una percepción que el cerebro construye y proyecta sobre una zona del espacio ocupada por el cuerpo que implica una valoración de amenaza (a veces errónea) de daño necrótico

– ¿Qué es eso?

Ciudadanos y profesionales equiparan dolor y daño. Cualquier daño, sea agudo o crónico, necrótico o degenerativo, actual o potencial… cualquier inconveniencia (ha salido el día nublado…) basta para justificar el dolor… ¿Necrosis? No encontrará ese término en las publicaciones… 

El dolor es una percepción que el cerebro construye y proyecta sobre una zona del espacio ocupada por el cuerpo que implica una valoración de amenaza (a veces errónea) de daño necrótico y que incita al individuo

– El dolor no sirve mas que para fastidiar… ¡Quítemelo!

Ciudadanos y profesionales desconsideran la función del dolor desde la perspectiva del organismo. Fastidia, hace sufrir. No tiene propósito. El dolor es una enfermedad. Hay que combatirlo, disolverlo, matarlo, anular sus receptores, sus vías, sus centros… El problema es que no hay receptores, vías ni centros del dolor.

El dolor es una percepción que el cerebro construye y proyecta sobre una zona del espacio ocupada por el cuerpo que implica una valoración de amenaza (a veces errónea) de daño necrótico y que incita al individuo a una conducta de evitación

– Evito aquello que me produce dolor y hago aquello que lo alivia…

El objetivo de la percepción es incitar al individuo a una acción ya programada y considerada como necesaria por el organismo. El objetivo de la percepción de picor es incitar al individuo a rascarse aun cuando no exista ningún parásito ni tóxico sobre la piel. El cerebro no quiere que se evite el dolor sino el peligro de daño. Si está instruido en equiparar dolor y amenaza de daño cualquier acción que considere como protectora inducirá a suavizar la intensidad del dolor (placebo).

El dolor es una percepción……………. y que incita al individuo a una conducta de evitación de daño.

Con el dolor el cerebro trata de forzar al individuo a centrar su atención en la zona dolorida, un lugar evaluado como vulnerable aun cuando no sea el caso.

La biología del dolor es una ciencia ocultada, silenciada. No interesa, perturba, ataca intereses de ciudadanos y profesionales.

Su lugar está okupado por ciencias ocultas, sostenidas desde el todo vale (moléculas mágicas, meridianos con energías, recuerdos de moléculas, dietas, meditaciones, masajes, recolocaciones de huesos y tendones…).

– ¿Cerebro? No, gracias… Lo mío es la ciencia… 

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Neurociencia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a >Ciencia ocultada y ciencias ocultas

  1. LOURDES dijo:

    >Genial Dr. Muy bueno!!!Cuando aprendí estos conceptos de biología del dolor, no podía entender cómo esto no podían saberlo los "profesionales del dolor", y aún hoy sigo sin entenderlo.Confiemos en la profesionalidad y entendederas de profesionales venideros.Un abrazo.P.D: me han encantado las reflexiones de Neuriwoman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s