>El cuello

>


¿Qué está pasando en los cuellos de los sapiens (ma non troppo)? 

El cuello es una región del cuerpo llena de articulaciones y pequeños músculos cuya función es la de mirar. Homo sapiens (ma non troppo) es una especie mirona. Los ojos detectan el objeto de interés y lo clavan ágilmente y con extrema precisión sobre las dos máculas retinianas, dos pequeños puntos dotados de alta sensibilidad por su densidad de receptores.

El seguimiento visual (macular) de los objetos de interés se consigue gracias a una compleja coordinación de minimovimientos a múltiples niveles: pupilas, cristalino, órbitas, unión de cráneo-cuello, columna, caderas, rodillas, tobillos y pies. Si el objeto está en nuestra mano se asocian a todo lo anterior más minimovimientos en todas las pequeñas y grandes articulaciones de las extremidades superiores. Si el proceso de seguimiento o monitorización visual se produce mientras andamos, corremos o brincamos la cosa se complica aún más.

Cada vez que el individuo (Don YO) quiere mirar algo el cerebro tiene que organizar los programas de seguimiento visual, integrar todo ese barullo de minimovimientos, aprovechando elasticidades, inercias y la fuerza de la gravedad (sale gratis) y dando pequeños empujoncitos musculares adicionales desde todas las direcciones. Cada orden de activación a un músculo acopla otra de relajación al que ejerce la acción contraria (relájate flexor que se va a contraer el extensor…). Podríamos seguir complicando el proceso analizando la selección de unidades motoras para cada tarea…

Los programas de precisión visual necesitan un cuello libre, lubricado, elástico, confiado. Mirar objetos es tan delicado y complejo en su ejecución como tocar una partitura musical. Los pequeños músculos que mueven los ojos en las órbitas, los que bambolean la cabeza sobe el cuello, los que lo giran, flexionan y extienden son equivalentes a los pequeños músculos de la mano que ejecutan con precisión pasajes musicales o encaje de bolillos. 

Con los años van apareciendo limitaciones en el juego articular y en la elasticidad de los tejidos. Cada articulación pierde algo de recorrido y algo de lubricación pero no tiene por qué alterarse la función mirona. Quedan muchos minimovimientos disponibles. Las manos de los ancianos siguen hábiles para hacer música, tejer o teclear un ordenador. Los ojos pueden seguir monitoreando objetos, enfocándolos en las máculas, a veces con la ayuda de correcciones ópticas.

Un cuello libre es un cuello eficaz. Hace mucho y consume poco.

No corren buenos tiempos para los cuellos. Andan amedrentados, con la autoestima por los suelos. Los pequeños músculos, las pequeñas articulaciones, las fuerzas baratas (elasticidad, inercias, gravedad), las órdenes de relajación del oponente, la selección de unidades motoras adecuadas… han perdido protagonismo. Impera un cierto terror. Mirar es peligroso. Se desgasta el cuello, se deforma, pierde calcio, se secan y protruyen los discos, se pinzan los nervios. El cerebro ya no organiza programas para mirar confiado y curioso el mundo sino para evitar que se degrade aún más la estructura.

Los programas defensivos, “protectores”, utilizan grandes músculos, grandes articulaciones, contraen a la vez un músculo y su contrario, generan contracciones sostenidas, almidonadas, en vez de ese baile bullicioso de los pequeños músculos y pequeñas articulaciones. 

Mandan las expectativas, los augurios, el pesimismo, las requisas, los cierres de programas, la inhabilitación de lo pequeño. 

Los sapiens (m.n.t.) se están quedando sin cuello. 

En su lugar tienen “cervicales”…      

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a >El cuello

  1. Sol del Val dijo:

    >Es cierto, a todo el mundo "le duelen las cervicales", todo el mundo "tensa" en esa zona. Conozco mucha gente a mi alrededor con protusiones,hernias de disco y diversas calamidades cervicales. Movemos poco el cuello, tendemos a protegerlo, a subestimarlo y a pensar que es débil, que debe ser mimado y no expuesto a tensiones, trabajos o esfuerzos. Recuerdo a mi madre cosiendo desde que tengo memoria, inclinada sobre la labor, muchas horas diarias; cuando acababa se batía el cobre con una casa en la que había que trabajar mucho para que todo estuviese a punto. No se quejó nunca del cuello, no tomó calmantes, relajantes musculares ni se puso calor.Es posible que tuviese una "condición cervical" especial pero mas bien creo que los cerebros de antes estaban menos sensibilizados, tenían menos miedo y dejaban a sus cuellos moverse más libremente.Yo conseguí mover mi cuello (después de la operación)cuando vencí el miedo a que algo pasara si lo movía, si me iba a bailar o si corría por el parque de mi barrio.El temor cerebral, alimentado por tanta información basura, por tantos programas de la tele en los que te enseñan a protegerte, a estar más sano,por las leyendas urbanas que se extienden por doquier puede hacer en un futuro que todos caminemos por la calle sin mirarnos, sin mirar los edificios, las estrellas, el suelo que pisamos para evitar no importunar demasiado a nuestro frágil y desprotegido cuello.Saludos.

  2. >Sol del Val: muchas gracias como siempre, por tus inestimables comentarios-testimonio.Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s