>Modulación del dolor

>

Junto a los términos de sabor cartesiano: “receptores de dolor” y “vias del dolor”, los textos incluyen habitualmente el término “modulación del dolor”, moderno, chic… y cartesiano.

El dolor, Descartes dixit, 1) se produce en tejidos mortificados por algún agente o estado nocivo, 2) se detecta por receptores de dolor y 3) se transmite por las vias del dolor. (Se dice, actualmente, que lo hace por dos vías distintas, una rápida si el dolor es agudo y una lenta si es crónico…). 4) Las señales de dolor llegan hasta el cerebro donde se facilita el paso a la consciencia, función exclusiva de la especie humana. (Los animales responden al dolor, gritan, huyen, se defienden… pero no sienten dolor. Sus conductas son reflejas, con apariencia de sentimiento, sólo apariencia…)

Las señales de dolor sufren en su viaje hasta el alma una serie de influencias, mediadas por moléculas mensajeras que se liberan en los puntos de relevo de señal (sinapsis). Hay moléculas que amplifican la señal dolorosa y otras la reducen. Esta facultad de amplificar o inhibir las señales de dolor se denomina habitualmente modulación….

5) Las señales de dolor son moduladas a diversos niveles.

Hay moléculas malas, amplificadoras del dolor. A medida que las vamos conociendo podemos ir ampliando la oferta de analgésicos, moléculas buenas que actúan sobre las señales de dolor y las modulan a la baja.

Son malas las moléculas que detectan el dolor en los tejidos. Ya hemos fichado algunas y podemos aplicarles un modulador. Son también malas las que facilitan la transmisión de las señales dolorosas en la médula espinal. Conocemos algunas y también tenemos para ellas medicina moduladora. 

En la aduana del alma las señales de dolor se encuentran con estados psicológicos que son también moduladores. El paso a la consciencia de las señales del dolor puede implicar amplificación o filtrado, inhibición. La atención, la angustia, el desánimo… modulan el dolor. Al final todo es química y podemos antimodular la modulación mala con moléculas moduladoras buenas. Si no basta podemos pedir ayuda a un psicólogo para que module al individuo, sus miedos, su atención, su evaluación catastrofista…

Actualmente podemos también neuromodular con estimuladores eléctricos, campos magnéticos, hipnosis, meditación, cirugía, bótox, punciones, manipulaciones, masajes, homeopatía, remedios naturales, agua cristalina (ocho vasos al día…).

Realmente el término “modular” no tiene nada que ver con lo que se dice que hacen todos los supuestos moduladores del dolor. En telecomunicaciones la modulación permite la protección de la información contenida en la señal al acoplarla a una onda cuyos parámetros (frecuencia, intensidad…) recogen la información y pueden transmitirla con garantía. Hay modulación en frecuencia, en intensidad y otras más complicadas (para mí).

Los nociceptores, es decir, los receptores de nocividad (estímulos mecánicos, térmicos, químicos capaces de destruir tejidos), equivalentes no cartesianos de los inexistentes “receptores de dolor” modulan sus señales en frecuencia (frecuencia modulada).

Edgar Douglas Adrian descubrió la modulación en frecuencia de las señales nociceptivas: la información sobre intensidad del daño a los tejidos es transmitida por los nociceptores en un código de frecuencia de una señal (potencial de acción) que no varía en intensidad. Sólo frecuencia. A mayor intensidad más frecuencia. Los nociceptores modulan en frecuencia. Recibió por ello el Premio Nobel junto a Sir Charles Sherrington, otro ilustre neurofisiólogo (creador del término nociceptor).

Podemos intervenir sobre las señales nociceptivas, aquellas que contienen información sobre lo que está sucediendo. Podemos sabotear la información haciendo llegar al cerebro una información errónea:

– No te preocupes cerebro, no pasa nada. No es para tanto.

El cerebro adaptará la percepción de dolor a la información que le llega. Podemos cortar los cables de la línea telefónica y hacer pensar que no sucede nada. Desconectar la alarma de un sistema de seguridad. Así, si no suena, estamos seguros. No hay ladrones….

– Es el último grito en sistemas de alarma. Cuando necesite estar tranquilo porque tiene una cena, el sistema se desconecta automáticamente… Aunque le entren a robar, usted ni se entera. Tiene un modulador…

La red neuronal integra la evaluación de peligro y decide cuándo, dónde, por qué puede haber amenaza. Recibe información en tiempo real sobre estado de los tejidos. Las señales nociceptivas están moduladas en frecuencia. Según valore la amenaza la red abre y cierra filtros a la información para que circule por uno, varios o todos los caminos. Puede dejar abierto el paso a la corteza somatosensorial y cerrarlo al cerebro límbico. Puede cerrar la comunicación con las áreas del sufrimiento y mantenerla con las que procesan sin emoción las características del daño.

El cerebro cierra y abre canales de transmisión de señal según considere. A veces abre todos los canales de la alarma: los que permiten la transmisión de señal nociceptiva y, también, el canal con el individuo consciente. Por orden libera sustancias sensibilizadoras en los tejidos amenazados. Los estímulos irrelevantes generan así señal de daño que encuentra el camino libre hasta la consciencia, abierta de par en par. Todo el sistema nociceptivo resuena y se retroalimenta positivamente. El dolor puede alcanzar el límite de la saturación.

– ¿Qué hace que el cerebro active el botón rojo?

– Lo que está “escrito” en los sistemas de memoria de futuro…

El cerebro predice. Puede equivocarse pero si no sabe que está equivocado aplica el error hasta el límite.

– ¿No hay nada para “modular” los errores?

– Pedagogía somática, Biología, Neurociencia… No se me ocurre otra cosa…  

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina, Neurociencia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a >Modulación del dolor

  1. Carlos dijo:

    >Si combinamos el tema imitación con el tema copia eferente o el tema efecto García nos salen dos grandes sentidos del cerebro imitador: imita las conductas de los otros (imita sus peligros, amenazas y sus respuestas a tales)… pero también se imita a si mismo (imita las respuestas que tuvo a propósito de amenazas que tuvo, independientemente de la pertinencia de la respuesta en relación a la amenaza; eso da un sesgo muy estúpido a ciertas respuestas como la de migraña de fin de semana; donde hubo migraña habrá migraña in saecula saeculorum –pero no amen!). Hay otra ventaja con el concepto de imitación (a examinar): es una propiedad que se puede decir muy aproximadamente del yo y de su cerebro. Quizás no esté bien dicho "el cerebro piensa" en vez de "el yo piensa" puesto que el cerebro és la maquinaria (por módulos) que permite que haya yo pensante… pero quizás sí esté mejor dicho "el cerebro imita" en un sentido similar al de "el yo imita". El yo imita conductas complejas, el cerebro repite circuitos usados, repite pautas ya ensayadas. El yo y su cerebro repiten sin cesar.Acabo con la especulación: ventaja final. Sólo al yo le es dado repetir con variantes, ser creativo. Los lectores del blog vamos locos por encontrar estrategias (conscientes) para acceder al cerebro: qué hay que hacer? qué he hecho mal? etc. Se le puede recomendar al yo: deje Vd de imitar cosas feas. Búsquese buenos modelos a imitar. Invente los modelos, miéntase si es necesario.Ojo: no sería el conocimiento lo que nos libera directamente. El conocimiento permite pensar estrategias. Esto explica por qué algunas estrategias funcionan sin conocimiento neurológico. Hemos de admitir que no sabemos del todo cómo los liberados lo han conseguido, no lo saben ni ellos, no lo sabe el doctor. El discurso épico del liberado expresa la tendencia del yo a hacer su personaje de sujeto decisorio. No desmerezco las medallas notoriamente merecidas cuando ha habido esa entereza ante el dolor: p. ej. sigo colapsado con la idea de Sol estudiando oposiciones con migraña…Veremos donde nos lleva esta idea de la imitación…Saludos

  2. Carlos dijo:

    >Perdón: era Lourdes la que estudiaba oposiciones con migraña.

  3. LOURDES dijo:

    >Carlos; no comprendo bien lo que tratas de exponer. Por alusiones, quiero aseverar que no es épica ni se trata de entereza ante el dolor pues no hay nada que demostrar a nadie. Te lo pueden decir los demás "liberados", como tú dices.Y lo de estudiar con migraña puedo asegurar que después de haber adquirido los conocimientos y haber comprobado la estructura de fobia de la migraña no iba a acostarme cuando me doliera por el hecho de estar estudiando;simplemente se me presentaba otra oportunidad de blindarme contra el dolor para el futuro. Insisto: entiendo que no es épica; es no querer tener dolor y zanjar la cuestión para el futuro.Si no hubiera estado estudiando- como en otras ocasiones- hubiera salido a dar un paseo, por ejemplo.Saludos.

  4. Ani dijo:

    >DR, sigo con las preguntas…El sindrome del tunel carpiano, esta dentro de estas patologias sin causa evidente?Se lo pregunto a proposito de que conversaba con una amiga fibro de Guatemala, que me contaba que a raiz de esto, ha agregado 3 medicamentos a la lista que ya tiene y que usa un aparatito para inmovilizar las manos, creo.Se ve mucho lo del tunel carpiano en estas epocas, con posterior operacion muchas veces.GraciasUn saludo

  5. >Carlos: no podemos segregar el YO del cerebro. Lo importante son las experiencias propias y ajenas y la instrucción experta. La "caja negra" procesa el material, el individuo explora movido por ese motor aparente del libre albedrío y el cerebro intenta sacar conclusiones para predecir el futuro. La labor del profesional es la de optimizar la instrucción para que el cerebro adapte su predicciones a lo que realmente sucede o no sucede: no es cierto que la migraña esté determinada genéticamente; no es cierto que se produzca inflamación en las terminales meníngeas del trigémino, no es cierto…etc Con ese equipamiento cognitivo puede que el cerebro y lo YO modifiquen sus decisiones y evaluaciones.Saludos

  6. >Ani. el tema del tunel carpiano es complicado. Aparentemente todo es muy simple: el nervio mediano está atrapado en un túnel formado por huesos y ligamentos de la muñeca. Por la noche, no se sabe bien por qué, el estrés mecánico del túnel se agrava y el nervio sufre. Colocando una ortesis o férula en la muñeca hacemos que el nervio no esté sometido a fricciones o compresiones nocturnas. La sabiduría popular aplicaba este principio colocando una cucharilla con la convexidad apoyada en el cuenco de la mano, en la palma. Los medicamentos no sirven para nada. Muchas veces hay que recurrir a la liberación quirúrgica del nervio, generalmente exisotsa… en buenas manos.Además del componente mecánico hay componentes de alerta cerebral que, con toda seguridad, son poderosos pero están poco o nada estudiados.Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s