>Imagina…

> Imagina un cuerpo sin dolor, ligero, articulado, flexible, confiado.  No es difícil. Basta con saber que, probablemente, no hay ningún motivo que justifique el encendido de las alarmas, la penalización, los corsés musculares. Imagina un cerebro gelatinoso en el que millones de neuronas se conectan a través de hilos de consistencia casi líquida por los que fluyen diminutas señales eléctricas. Sólo hay mensajes, información, memoria, incertidumbre, sueños. No hay moléculas buenas y malas, déficits y excesos. Sólo temores, deseos, aprendizaje, programas, cultura, circuitos, historia del futuro, presente recordado (Edelman). Imagina ese cerebro en una fortaleza robusta, innacesible, protegida, con …

Seguir leyendo

MUSICOMIO

En 1985 este bloguero, otros doctores y algún padeciente formamos un grupo «músicovocal» con el noble objetivo de pasar buenos ratos. Llegamos a actuar en TVE y ETB… quizás porque llamaba la atención ver y oír a un grupo de galenos en labores faranduleras, de cómicos. Actuábamos en Congresos médicos, esponsorizados por Farmaindustria. Ese fue el único modo de que yo acudiera a los mismos, como musicómico… Musicomio significa lugar, encuentro, de músicos. Siempre me han gustado los términos algo ambiguos, que dejan algún margen a la interpretación libre de quien los recibe. La actuación fue en directo, en el …

Seguir leyendo

Descartes no era periferalista

> Carlos Sarrate es un lector (migrañoso confeso) del blog, profesor de Filosofía en un Instituto. Conoce todos los contenidos del blog y de mi libro «Migraña, una pesadilla cerebral» al dedillo. De todos ellos ha hecho una lectura crítica detallada, tal como debe suceder con un filósofo. Para mí ha sido una suerte contar con una retroalimentación crítica, preguntona, reticente… filosófica. En este caso se trata de alguien que también está interesado en la Biología, la Ciencia y trata de buscar la integración de lo conocido empíricamente y de lo meditado hipotéticamente. Filósofos y neurocientíficos comparten el interés por …

Seguir leyendo

>¿Por qué duelen las meninges a los neurólogos?

> Sostienen los neurólogos que el cerebro no duele. Vale, pero, aunque no duela, «duelea», genera dolor. Todos los dolores los segrega el cerebro. Todas las orinas provienen del riñön, incluso las que brotan de la vejiga… Es sabido (pero no divulgado por ser algo sonrojante) que los cerebros de los neurólogos duelen la cabeza más que el resto de los mortales no neurólogos. La palma del doler se la llevan los neurólogos que se dedican especialmente a atender cerebros dolientes (propios y ajenos). http://members.multimania.co.uk/shiryu01/Pdf/Evans%202003.pdf Sostienen los neurólogos que si duele sobre la cabeza por fuerza debe haber algo inconveniente …

Seguir leyendo

El cerebro no duele…

Una vez más, Descartes… A los neurólogos les gusta comentar que «el cerebro no duele». Con el individuo despierto, podemos importunarle con todo tipo de estímulos molestos:   – ¿Le duele?   – No   El cerebro no tiene «receptores de dolor». Eso explica por qué no duele. Cualquier dolor generado en la cabeza necesariamente tiene que provenir de las meninges y grandes vasos que sí tienen los exigibles receptores que detectan el dolor liberado por los tejidos cuando estos son convenientemente perturbados.   Generalizando esta conclusión a otras percepciones podríamos afirmar también que el cerebro no huele, no ve, …

Seguir leyendo

>La suerte

> Tenemos suerte cuando nos sucede algo teóricamente posible pero altamente improbable.  Hay buena y mala suerte. Siempre hay alguien tocado por la suerte y tenemos noticia de ello. Hoy sortean la lotería de Navidad. Ni a usted ni a mí nos va a tocar el Gordo pero nos bombardearán con reportajes de los afortunados abriendo botellas de champán. No es mi caso, pero muchos de ustedes habrán comprado algún décimo. Puede que incluso hayan hecho cola en algún acreditado establecimiento, convencidos de que en él la probabilidad es mayor que en un desierto bar contiguo en el que también …

Seguir leyendo