El "milagro" de Lurdes

>

Lurdes es una ex-padeciente de migraña, fibromialgia y dolor crónico en un pie. Le conocí en un taller sobre dolor en el que intervinimos mi hija Maite (fisioterapeuta) y yo. Se me acercó al final de la exposición y solicitó una consulta conmigo y mi hija. 

Lurdes es la padeciente ideal. Desde el primer momento captó los conceptos y las propuestas para salir del atolladero. Le pedí que escribiera algo para facilitárselo a otros padecientes.

Esto es lo que escribió:


Cómo hice para darle la vuelta a la tortilla
                                                                                                         Lurdes Sacristán 
            
En primer lugar, me atrapó el mensaje claro, directo y científico. Me ayudó saber que mi cerebro y yo NO SOMOS  LO MISMO, y que él tiene opiniones propias acerca de todo lo que recibe, tanto del interior como del exterior del cuerpo y, de hecho, toma decisiones contínuamente por su cuenta, en un afán de protegernos del “hostil” mundo exterior.
            Me ayudó que se reconociera que mi dolor era REAL, FÍSICO y AUTÉNTICO. Me fascinó comprender lo que significa el dolor, su valor para mantener la integridad de nuestro organismo, conocer el sentido del daño, la implicación del cerebro en la producción del dolor y la fundamental importancia de las neuronas.
            El mensaje es muy claro: se trata de poner cordura en un cerebro que se ha vuelto paranoico y ve peligros en todas partes, así que él decide mantenernos a salvo encerradas en casa y poniendo límites cada vez más estrechos a nuestra actividad. Si no respetamos esos límites, el castigo es automático; nuestro cerebro se ha convertido en una especie de “madre” sobreprotectora, miedosa y obsesiva, que reparte castigos cada vez más duros y enloquecidos.
       Cuando tuve claras las cosas decidí tomar las riendas; lo primero fue aceptar la realidad y reconocer que mi cerebro estaba actuando peligrosamente en su afán protector. Mi cerebro estaba equivocado, y yo también. Ambos compartíamos la creencia, la convicción de que mi organismo era débil, estaba agotado, enfermo, y era ineficaz para el movimiento, por supuesto también creíamos que el dolor, cansancio, migrañas y el resto de síntomas no iban a desaparecer jamás,eso es lo que los expertos nos habían enseñado una y otra vez,
        Anteriormente, yo ya había conseguido un punto importante a mi favor, había recuperado mi autoestima adelgazando los 20 kilos que se me habían incorporado casi sin enterarme. Además de sentirme torpe y pesada, mirarse en el espejo era horrible. Un día dije basta, y empecé a responsabilizarme de comer con sensatez, alimentarme  de forma equilibrada y sana(no fue difícil) y quemar más calorías haciendo ejercicio. Lo hice de forma lenta, con un plan a medio-largo plazo que sigo llevando adelante para mantenerme en mi peso. En cuatro años adelgacé esos 20 kilos, y gracias al ejercicio continuado, mi cuerpo ha recuperado no sólo su tamaño sino también un estado físico estupendo.
         El ejercicio físico resultó ser sorprendentemente eficaz para sentirme bien, así pues, me movilicé y me concentré en mejorar mi estado de forma física. Cada día me iba sorprendiendo a medida que lentamente ganaba flexibilidad, coordinación, agilidad… Poco a poco iba reconciliándome con la imagen del espejo.
         Inicié el proceso en grupos especiales de ejercicio para gente con Fibromialgia. Continué en casa incorporando rutinas diarias, y empecé a bailar. El baile me enganchó de tal forma que aproveché el tirón para dar un paso más: buscar unas clases con una buena profesora y gente “normal”. No sabía si sería capaz de aguantar una hora y media y seguir su ritmo. Esto fue importantísimo para mejorar, aunque es verdad que la penalización que imponía mi cerebro ante tamaña “barbaridad” era dejarme fuera de combate durante el resto del fin de semana. Eso no me hizo renunciar, por el contrario vi que podía seguir las clases cada vez mejor, y eso me hizo sentir muy contenta conmigo misma.
            Salir de un grupo especial de gente con Fibromialgia y dar el salto a otro con gente “normal” me hizo mucho bien. No estoy en contra de estos grupos, es más, fueron fundamentales para ponerme en marcha, pero si no hubiera dado el salto, me habría estancado, ya que el nivel de exigencia es muy bajo; podría decirse, sin ánimo de ofender, que la mayor parte de las veces es “ejercicio de juguete”.
            Si me hubiera conformado con lo poquito que hacía y no hubiera intentado superar mis limitaciones, habría perdido la oportunidad de darle al cuerpo mayores cotas de libertad y de proporcionarme sensaciones agradables. Digamos, pues, que el baile es mi motor, mi gran motivación, y estoy convencida de que cada uno de nosotros tiene dentro “algo” a lo que agarrarse, por lo que tirar adelante.
            Es esencial tener una gran motivación personal para salir a flote, descubrir a los 44 años que la danza me encantaba y darme la oportunidad de aprender, asistir a clase y disfrutarla fue de lo más gratificante. Al principio me parecía una locura, yo, hecha un bloque congelado, sin flexibilidad y con los pies doliendo sin piedad, perdía el culo por ir a clase a bailar los sábados.
            ¿Por qué alguien que tiene los pies declarados zona catastrófica y un cuerpo castigado por la Fibromialgia se lanza a la locura de bailar, en estas condiciones? Porque me encanta. Así de sencillo. Me hace levantarme de la cama con ilusión, disfruto aprendiendo y bailando como nunca hubiera imaginado.
            He tenido la suerte de poder preguntarme a mí misma cómo me gustaría que fuera mi vida; gracias a la Fibromialgia yo estaba varada en casa, sin poder trabajar pero con tiempo y espacio para dedicarme a mí misma. Así me convertí en la prioridad Nº1 de mi lista. Decidí recuperar a Lurdes, y darle la oportunidad de ser feliz, con las pequeñas cosas, a disfrutar con mi marido, con mis amigos, con la familia, y por supuesto, conmigo misma, haciendo cosas que me hacen sentir bien, como bailar.
            No estaba dispuesta a dejarme arrebatar más cosas por la Fibromialgia y la artrosis. Una cosa tenía clarísima: el dolor estaba siempre presente, tanto si hacía ejercicio y me movía, como si estaba todo el día tirada en la cama o el sofá. Así pues, decidí moverme. Las penalizaciones no me asustaban y, de hecho, prefería ser castigada por haber hecho algo que ser castigada sin motivo.
            Cuando comencé la reprogramación neuronal y mi cerebro y yo conseguimos información de calidad y coherente de la mano de Goicoechea, lo primero que sucedió fue que tuve la convicción total de que lo que oía era absolutamente cierto, lógico y científico, y lo mejor era que  se podía llevar a cabo y yo quería hacerlo. Tomé la decisión de ir a por ello sin fisuras, y sin dar lugar a la duda . Decidí curarme, ir hacia delante sin mirar atrás .Arturo y Maite no dejaron de animarme y me sentí arropada, escuché atentamente sus mensajes, me abrí a las nuevas realidades.
            ¿Cómo? En primer lugar, tuve que reconocer toda la basura de información que nos inundaba a mí y a mi cerebro. Esto, por supuesto, significó que me sintiera bastante estúpida, pero también me produjo un inmenso alivio saber que mi cerebro sólo estaba equivocado, que no tenía ninguna avería y la situación era reversible.
            Siguiente paso:  sacar la basura a la calle. Y en su lugar, colocar todo este nuevo conocimiento. Esto me ayudó a liberarme de gran parte del miedo, eterno compañero, y a ser valiente.
        Comprendí que reafirmándome continuamente en mis nuevas convicciones (hablando de ellas, pensando en ellas, leyendo los folios de Arturo, los libros que me ha prestado…), conseguía que se instalaran rápidamente en mi cerebro y así empezaba a funcionar desde ellas y a obtener resultados alentadores, desde los primeros días. Ahora que están completamente establecidas (sigo reafirmándome), tengo una perspectiva diferente de todo: del mundo, de la vida, de mi esquema corporal, de mis capacidades físicas, de los procesos fisiológicos de mi cuerpo, de mi movilidad y de mi identidad.
            Arturo y Maite me enseñaron a andar y a moverme sin miedo, a desconectar la alarma del dolor, esto, además de ser un grandísimo alivio, me reafirmó cada día más en mis nuevas convicciones y  me abrió un mundo entero de posibilidades. Como consecuencia, aprendo a ver mi cuerpo con otros ojos,  veo en el espejo un cuerpo armonioso y perfectamente válido y capaz de moverse con soltura, sin restricciones dolorosas y sin penalizaciones. No sólo eso, también es fuerte y ligero. Instalo en mi interior la imagen del espejo y dejo marchar la vieja imagen de Lurdes enferma, pesada e incapaz.
            Me ha ayudado muchísimo la visualización, tanto para cambiar la  imagen de mi esquema corporal como para aprender nuevos movimientos; es decir, primero me imagino haciendo un movimiento de manera fluída y armoniosa, y luego simplemente lo convierto en realidad, tal y como me han enseñado.
            Mi cerebro y yo hemos hecho un pacto de colaboración, de buena fe. Los dos queremos lo mejor para Lurdes. Me siento optimista porque el futuro ha pasado de ser negro a ser lo que yo quiera. Tengo muchísimas ganas de vivir y disfrutar. Por primera vez, me siento a gusto en mi propia piel. La mujer del espejo me encanta.
            Me apena ver a personas que aprecio instaladas en el dolor, siento rabia e impotencia, muchas veces porque me gustaría ayudarlas, y no puedo. Sólo puedo contar mi proceso, transmitir esperanza e ilusión. Pero me doy de narices contra un muro infranqueable la mayor parte del tiempo.
            No soy un bicho raro, no me han lavado el cerebro, ni tengo superpoderes, tan solo he salido de la trampa, he visto una puerta y la he cruzado, he saltado al vacío pero con una inmensa red. Este conocimiento ya es suelo firme. No he querido seguir agarrada a una realidad nefasta y falsa, sí, falsa. ¿Por qué defender un sistema de creencias que te hace sufrir y no te da más que infelicidad? Por más médicos que lo proclamen como verdadero, no lo es. Es fundamental la importancia de las creencias personales acerca del mundo, de la salud, del cuerpo, de nosotros mismos. Te proponemos soltar esa realidad en la que vivías hasta ahora, y que te embarques en esta aventura de recuperar tu vida con buena información.
            Si te estás ahogando y te lanzan una cuerda, agárrate. Si está atada a una base firme, resistirá y te salvarás. Pero el esfuerzo de salir a flote necesariamente lo tendrás que hacer tú (aunque pueden empujarte otros si les dejas). Sólo necesitas saber que eres capaz de hacerlo, y sin vacilar, iniciar el ascenso. ¿Quieres salir del pantano?  Créelo, ¡puedes hacerlo!, asi que, HAZLO.

Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Invitados y colaboraciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a El "milagro" de Lurdes

  1. Fisiograna dijo:

    >No he podido seguir el blog durante un tiempo, y me he llevado una grata sorpresa al encontrarme con los testimonios de Lurdes y Sol de Val. Gracias por vuestra generosidad y felicidades Arturo por esta iniciativa.

  2. Carlos dijo:

    >Impresionante. Gracias a Lurdes y al dr. por promover la publicación. ¿Supongo que no eres la misma que la Lourdes de estos días anteriores? Otra cosa: me parece que los cambios han de hacer una somera referencia al tiempo. Siento una ansiedad de anticipación por salir de esto y diría que es una especie de "patología del tiempo". Aquilatar de qué períodos estamos hablando contribuye a poner el discurso en perspectiva, quizás a engendrar paciencia y no precisamente frustración porque las cosas estupendas que te cuentan nunca le van a uno tan rápido como quisiera… Doctor: no sólo animar, sino gestar en la mente una esperanza paciente y no una esperanza maníaca… (p. ej.: cuatro años para adelgazar… ajá, veo de qué estamos hablando…). Los cambios de los que hablamos no son cualquier cosa. Saludos

  3. >fisiograna: también es para mí un honor contar con los testimonios de dos mujeres inteligentes y valerosas. Espero disponer de más colaboraciones de padecientes, tanto si les ha ido bien como si no. Todo puede ayudar a dar con las claves de la liberación del despropósito del dolor sin daño.Saludos

  4. >Carlos: no recuerdo bien los tiempos. De este escrito hace ya unos 3 años. Creo que la mejoría se inició pronto y fue bastante rápida. Preferiría que hiciera las precisiones de tiempo Lurdes. Lurdes Sacristán no es LOURDES. Espero contar pronto también con un relato de ella pues su historia es bien ilustrativa.Saludos

  5. Ani dijo:

    >Excelente testimonio el de Lurdes y muy alentador…Gracias Dr Arturo.Luego de haber tenido muy buenos dias, libres del dolor de la fibromialgia, otra vez estoy en el subsuelo… pero siempre recordando todo lo que lei, que habrian dias asi.Me estoy ayudando tambien, con la lectura de los libros de un siquiatra barasilero, el Dr Augusto Cury, el ha investigado sobre las formas que tiene la mente para procesar los pensamientos y como los recuerdos ocultos en la psique del individuo, producen reacciones en este.Tengo que reprogramar mi cerebro a toda costa, sino no volvere a tener calidad de vida.Como dice Carlos, gestar en la mente una esperanza paciente.Un saludo

  6. Sol del Val dijo:

    >Muchísimas gracias, Lurdes, por tu testimonio. Te felicito por tu valentía y por encontrar la forma de motivarte cada día para seguir adelante. Tu discurso está plagado de frases en las que se intuye tu capacidad para sobreponerte ante la adversidad y tu agradecimiento al Dr. Goicoechea que te dio con la información adecuada el empujoncito para lanzarte a la aventura de vivir.Supongo que el camino no ha sido fácil pero seguro que ha merecido y sigue mereciendo la pena.Un abrazo y ,¡adelante, siempre!

  7. >Ani: sabemos que hay altibajos. Los circuitos neuronales de la teoría de enfermedad, que han estado activando los programas correspondientes no dan su brazo a torcer fácilmente y tienden a reorganizarse. Ello obliga a una constancia tranquila en el trabajo cotidiano de arañar espacio de libertad. Saludos

  8. Anonymous dijo:

    >De nuevo aparece la palabra “ proceso ”, éste, el de Lurdes, hoy es extraordinario y otros tantos que también se han contado aquí mismo, aunque cada proceso es personal, particular, (yo diría que no tanto), sería bueno y práctico entresacar las características comunes a todos los procesos y testimonios individuales, que sin duda ayudaría muchísimo a quien decida iniciar el: “ Proceso ordinario para dejar de sentir dolor de…”Por qué no hacemos como las empresas, definen el objetivo del proceso, y a través del control de calidad se encargan de asegurar su objetivo, analizando cómo, con qué, detectando no conformidades, con auditorías (internas y externas), efectuando acciones correctivas y preventivas, planes de mejoras…proponen adiestramiento adecuado.Es decir, creo que si somos capaces de identificar las característica y cualidades comunes que debemos tener como personas, se puede crear un proceso padre o madre de ayuda que serviría de guía para el proceso particular de cada uno.Pueden ser algunas características y cualidades comunes las siguientes:- Fuerza mental (tomo las riendas, soy el capitán)- Serenidad- Concentración- No conformarse…¿Cuáles conoces tú ?Saludos cordiales

  9. >Gracias Arturo, espero que mi testimonio sirva de "ayuda" y que anime a "curarse"del dolor sin sentido a los lectores del blog,Un abrazo a todos, padecientes y expadecientes y mi eterna gratitud a ti y a Maite.

  10. Anonymous dijo:

    >Me encanta que, cuando voy a hacer un comentario, me "salte" a una página de publicidad… Si señor, las cosas claras…Bien, antes de mi sorpresita quiero decir… Si hace tres años de este texto… ¿por qué no hay mas padedientes de FM y SFC "CURADOS" y no ha salido en revistas especializadas?Por favor, me alegro muchísimo de la gran curación de Lurdes, pero… permitanme que dude que su patología fuera la que he nombrado. Se agradecen lis esfuerzos por ayudar pero no nos quieran "presuntamente" inculpar del gran dolor e incapacidad del grado severo de los que padecemos Fibromialgia. Igual es que soy incrédula o igual es que tengo toda la razón. Quien sabe. Gracias por leerme.

  11. >Anonimo: no entiendo lo de la publicidad. Le agradecería que precisara el problema para comprender el sentido del comentario.Comprendo su perplejidad e incredulidad pero no puedo compartir su argumentación. Los conceptos que se exponen en el blog y aplico en la consulta pertenecen al conocimiento contrastado sobre Neurobiología del dolor y los he adquirido en "revistas especializadas". Mi labor se limita a divulgarlos porque creo que pueden ayudar. Lurdes y otros padecientes hicieron el trabajo complicado de adquirirlos, entenderlos y aplicarlos. Eso es todo.Estaría encantado de aclarar cuestiones referidas a Neurobiología del dolor. Otro tipo de debates sólo crean polémicas agrias y estériles.Saludos

  12. >Anonimo: (sería deseable la utilización de un nick pues no sé si contesto a una persona o dos):Me parece interesante la propuesta. En todo esto hay una condición previa necesaria: la instrucción en Neurobiología del dolor. A partir de ahí comienza la búsqueda de estrategias que faciliten la consecución del objetivo.Creo que ya han sido comentadas. Cada padeciente desarrolla una estrategia personal. En este terreno serán bienvenidas las colaboraciones de expertos en técnicas de fitness del individuo: psicólogos, PNL, visualizaciones u otras…Saludos

  13. Ani dijo:

    >Casi podria afirmar, que el anonimo que cuestiona la curacion de Lourdes, las dolencias que ella tuvo, es una padeciente que pertenece a los foros de fm y sfc.La fiereza con que defienden que exista una posible curacion de estas dolencias es sorprendente y mas sorprendente, la alusion a la parte cerebral, para ellas es terrible. Ya he experimentado en "carne propia" este tipo de reaccion varias veces.El otro dia sin mas, coloque un articulo, en uno de estos foros…el articulo aludia al cerebro y los hallazgos de unos cientificos argentinos a unos fallos cerebrales(nada nuevo, por cierto) a que el cerebro seguia percibiendo dolor…y la respuesta de la administradora del foro, fue bastante fria y cortante, no iba a lo que decia el articulo, la respuesta fue esta: si, ya sabemos que el dolor deja huellas en el cerebro, esto ya se sabe hace tiempo y… punto final.Este tipo de actitud no ayuda para nada a los padecientes, estan totalmente cerrados a cualquier tipo de solucion. Se sienten totalmente incomprendidos, quieren hasta dar lastima, se regodean contando todos sus sintomas…en fin, todo esto que he dicho, es la opinion ,de quien lleva varios meses en foros de fm y que se ha dado cuenta que mucho, mucho, no le alivia su pertenencia. Al contrario , se promueve una conducta de enfermedad.A proposito, llevo escribiendo varios comentarios en este blog y NUNCA una publicidad, me ha interrumpido.Saludos a todos

  14. >Ani: realmente es lamentable lo que está pasando con la actitud informativa de algunas asociaciones de pacientes. Es una lástima pues el aceptar las explicaciones cerebrales no deslegitima su sufrimiento sino todo lo contrario y, además, abre un camino de solución.No tiene pinta de que vaya a cambiar… Una penaSaludos

  15. Anonymous dijo:

    >Ani, siento mucho tu experiencia en ese foro. Hay mas y mejores, es cuestión de buscar. Lo que escribí como "anónimo" es porque Google no me aceptaba entrar el comentario, anónimo es Mireia, mucho gusto. Al clicar me saltó a una página de publicidad de Legalitas (tal vez el Sr Arturo tenga alguna macro que no conozca su existencia, cosas de virus supongo). SOY PADECIENTE y NO QUIERO SERLO…Expresar mi opinión contraria al método no creí que causaría un efecto negativo en sus cerebros, siento si ha sido así… Pero espero que aplicando sus conocimientos proveerán a su cerebro que nunca se realizo ese comentario y ya esta ¿no?, bueno, con un proceso largo claro. Acepto cualquier sugerencia que me saque de mi silla de ruedas a los 49 años, y que pueda levantarme de mi cama después de una noche (que no sueño pues el dolor que me envía mi cerebro no me permite descansar) y al lograr ponerme en pie, los dolores desaparezcan porque mi cerebro reciba mi voluntad de reconocer que NO ME DUELE, solo que mi cerebro psicópata me manda el dolor…Tranquilos, es ironía no crítica. Pero, en mi estado y aguantando años de desinformación de los médicos… Muchos de los cuales, se creen que lo saben todo… HASTA QUE LO SUFREN ellos o sus parientes.Ani, Lurdes estupendo vuestro esfuerzo y superación.

  16. Anonymous dijo:

    >A mi también me sale una página de publicidad. Lo de anónimo también es por google que no me deja colocar el comentario, me presento soy Perchel.Saludos

  17. >Para publicar con el nombre que usted elija, puede pinchar en Nombre/URL y escribirlo ahí. Espero que sirva.En cuanto a la publicidad, es algo que afecta a todos los blogs alojados en Blogger (este es uno de ellos) y no depende del autor.

  18. Ani dijo:

    >Mireia, lamento que estes en ese estado, yo tengo la misma edad que tu y realmente hasta hace unos meses me sentia muy mal con los dolores y los sintomas seguian en aumento…Para serte sincera desde que comenze a leer las entradas del blog, todo iba cobrando coherencia en mi forma de pensar…si no tenia un problema fisico, no tenia porque dolerme todo!!He leido y releido casi todas las entradas del blog, algunas muchas veces, entender que debe doler y que no, dejar de creer muchas cosas mal aprendidas en el largo peregrinar de consulta en consulta… son pocos meses de lectura pero mucho conocimiento adquirido.He mejorado muchisimo, sigo teniendo uno que otro dia malo,amanezco rigida y adolorida, pero es bastante lo que he progresado.Ademas, me he quitado muchos miedos,se que no me va a pasar nada, solo tengo sobredimensionados los dolores.Ya no tomo ningun medicamento ,no me hacen mayor efecto, no quiero malograrme el estomago.Conozco mucha gente de los foros que usan medicinas fortisimas y aun asi mueren de dolor y …de los efectos secundarios atroces.Y por ultimo, no me da la gana que la Industria Farmaceutica siga lucrando conmigo.He tratado de difundir lo que he aprendido en dos foros y me daba colera y tristeza que nadie prestara atencion…pero, aun asi sigo haciendolo ,con cierto temor, que alguien me conteste cosas hirientes.Como no voy a querer que alguien se beneficie con esto si yo lo he hecho!! Me decia, si una sola persona presta atencion a esto, ya habre logrado algo.Me nutre tambien leer los comentarios que deja la gente, son enriquecedores.Tengo una muy buena amiga de un foro, sus dolores son fuertes pero he ido ayudandola a dejar un poco la medicacion, la pregabalina la hacia andar como zombie todo el dia. Aun no la deja, se siente atada, pero ha disminuido la dosis.Aun no logro que se ponga a leer el blog, pero le explico cada vez que puedo.El otro dia me preguntaba ella: conoces esta pastilla? se llama dolo xx max?Si, le decia, la conozco, es un anti inflamatorio que va a terminar con tu estomago, para que la vas a tomar? recuerda que las que tenemos fm, no tenemos inflamacion… Y me dio la razon.Mireia, te animo a que leas el blog, no pierdes nada. Si ya agotaste todas las alternativas…solo necesitas un poco mas de paciencia.Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s