>Ritual de evitación

> El organismo, a través del cerebro, va tejiendo una teoría del miedo, una atribución de peligro potencial a agentes, estados, lugares, momentos. La posibilidad teórica lleva adosada una probabilidad subjetiva de que lo temido suceda precisamente ahora… ¿por qué no? El miedo es un estado emocional que fuerza a una acción que disuelva la atribución de peligro.  El dolor expresa esa atribución cerebral de peligro, allá donde se proyecta, en ese preciso instante y debido a que se dan las circunstancias (desencadenantes) que el cerebro considera relevantes, generadoras de probabilidad. Si el contexto lo permite ganará la opción de …

Seguir leyendo

>"Algo terrible va a suceder si no hago algo"

> Una crisis de migraña contiene la estructura de las fobias. El cerebro activa la alerta por previsión de un suceso nocivo en la cabeza y fuerza con sus programas perceptivos (dolor, intolerancia sensorial y digestiva) a una conducta defensiva por parte del individuo.  «Algo terrible va a suceder…» La previsión, la alarma, no tiene sentido. Es una posibilidad teórica de la red neuronal, «un ejército de idiotas celulares» que procesa ciegamente datos y genera salidas que activan programas emocionales, perceptivos y conductuales.  Homo sapiens (ma non troppo) es una especie imaginativa. Habita un mundo virtual. Especula sobre los sucesos. …

Seguir leyendo

La culpa

> La paciente abandona la consulta con el miedo a las espaldas y la mochila de la culpabilidad cargada hasta los topes. (¡Doctor, tengo miedo!. Sol del Val) Toda la teorización oficial sobre la migraña señala al padeciente como único culpable de su infierno. Sus genes llevan el estigma migrañoso y sus hábitos, su modo de ser, lo que come, lo que no come, lo que duerme o deja de dormir, desencadenan las crisis.  El sonsonete de los genes y desencadenantes aparece, indesmayable, por todos los foros y publicaciones. El migrañoso reside en un organismo regido por un cerebro hiperexcitable al …

Seguir leyendo

Verá usted…

> El artículo de Sol del Val (¡Doctor, tengo miedo!) resume, en un excelente trabajo de síntesis, todos los factores que facilitan la génesis y estructuración del dolor, en ausencia de daño relevante. Ya en el primer párrafo aparece la clave de todo el embrollo migrañoso… El padeciente expresa su angustia respecto al sufrimiento, el miedo al dolor, la iluminación necesaria para dar con su origen. El experto desgrana su sonsonete de cosas sabidas, las letanías de la migraña: «no haga esto ni lo otro, ni mucho ni poco, ni tanto ni tan calvo…»… Su organismo no está para alegrías. …

Seguir leyendo

Doctor, ¡tengo miedo!

> M.Sol del Val  Psicóloga. Col. M 16624 Experta en duelo e intervención en crisis -Dr., estoy desesperada, ¡deme algo para el miedo!. -Ya sabe: no se mueva, no coma, no beba, no se vaya de juerga, no duerma poco ni mucho, no se disguste, no trabaje demasiado. Vive en un organismo débil, muy sensible, necesita de múltiples cuidados. -Pero, ya hago todo eso y no desaparece, cada vez es mayor, se ha convertido en una pesadilla. Tiene que haber alguna solución. -Ya le hemos administrado todas las terapias conocidas. No sabemos qué hacer con usted. Se ha convertido en …

Seguir leyendo

>Epidemias meméticas

> Los padecimientos en ocasiones se comportan de modo epidémico. Se extienden entre la población. Varios miembros de un colectivo pueden verse afectados. Familias enteras… La conducta epidémica del sufrimiento sugiere diversos orígenes: genes, tóxicos, gérmenes, estilos de vida (estrés), emergencia (algo nuevo y misterioso surgiendo de «la vida moderna»)… Los medios de comunicación se prestan a la difusión de todo lo emocionante y difusible. La alarma, el miedo, es una emoción fácilmente activable y contagiosa.  Homo sapiens (ma non troppo) tiene un cerebro seleccionado para el contagio social. La corteza cerebral humana es un terreno excelente para el chismorreo. …

Seguir leyendo