>Condenados a creer

>





Conocemos poco. No importa. Creemos.


Suplimos las carencias con creencias. Nuestros genes contienen la pulsión biológica a crearlas y creerlas

Nuestras percepciones, emociones y acciones están sustentadas en una mezcla de hechos e hipótesis. El cerebro integra datos sensoriales y credos en la batidora córticotalámica, el circuito en el que se funden experiencias pasadas, presentes y futuras, propias y ajenas, reales y soñadas…

El cerebro del bebé sapiens (ma non troppo) transforma lo que ve, oye, palpa, huele y degusta en imágenes, representaciones neuronales de una teoría de la realidad, una historia autoverosímil, creída por ser única y exclusiva, aun cuando esté tejida con grandes dosis de fantasía, de relleno.

El relato somático necesariamente incluye secuencias de copiar-pegar lo ajeno, lo que sucede a otros, generalmente cercanos. 

El niño sapiens copia y pega todo, tanto el trigo como la paja, las señales y el ruido. Las criaturas de otras especies sólo copian-pegan lo útil, lo que da beneficio o perjuicio inmediato, aquí, ahora y en esta circunstancia-entorno. 

El `procesamiento de las señales con tanto ruido no sería posible sin la ayuda del tutor, el que va diciendo qué es señal y qué ruido, qué debe ser imitado o rechazado… a la vez que va haciendo aquello que le viene en gana aun cuando sea contrario a lo que dice que debe ser hecho o rechazado.

La caja negra somática va siendo imaginada con dichos y hechos, con conocimiento, emoción, y creencia (temor-esperanza).

La Ciencia, la Cultura y el Mercado van colonizando los circuitos narrativos encargados de procesar todo el material con actualizaciones continuas, aprovechando que el individuo está desatento, pensando en Babia (default mode) o actuando con el automático. 

Al final del día el circuito córticotalámico corta selectivamente la conexión con el mundo real y actualiza sin el incordio del YO la narración somática (pasada, presente y futura, propia y ajena…) los dichos y los hechos.

El cuerpo queda así convertido en personaje central de nuestra historia interminable, en sujeto-objeto, narrador-oyente.

– Erase una vez… soy esta vez… seré algún día… Me dijeron… me han dicho… me dirán… Creía… creo… creeré…

El circuito córticotalámico selecciona de lo imaginado-sentido lo relevante en cada momento-lugar y circunstancia y lo pega en una película creible que es proyectada en la pantalla perceptiva.

YO lo que único que sé…

El individuo se deja llevar de la certeza de lo que percibe atribuyéndole la certeza de lo que sucede. 

– YO sólo sé que me duele aquí y ahora porque… YO sólo sé que hago esto o lo otro y duele menos o más…

YO está condenado a creerse su propia historia

El profesional pide al padeciente que le cuente su historia…

– Me duele todo, mucho y siempre…

– No puede ser. Es una historia increíble. No me la creo…

La historia real del dolor omnipresente no tiene por qué tener acoplada necesariamente una historia real de daño relevante. Es una historia real, está escrita en los circuitos, en clave de conexiones neuronales reverberantes, incansables, parlanchinas pero es la historia real de un cuerpo virtual, imaginado.

– Creo que usted se inventa el dolor…

El profesional confunde el relato de la historia con la realidad y no se cree lo imaginado…

– He soñado que se quemaba la casa…

– No puede haber soñado eso. Su casa no se ha quemado…

Se ha dicho que la vida es sueño. Lo dijo Calderón de la Barca y lo dice Rodolfo Llinás, eminente Neurofisiólogo…

– Mi cerebro sueña que tengo los huesos… Me duele todo…

– Le creo. Vamos a ver cómo están sus huesos… A ver si hay algo de real en el sueño…

………..

– Sus huesos están bien. Hay artrosis, osteoporosis, escoliosis… pero eso no justifica la alarma. El dolor se irá si su cerebro acepta, deja de creer-temer…

O bien…

– Tenía usted razón. Tiene los huesos de pena. Artrosis, osteoporosis, escoliosis… No me extraña que le duela todo, siempre, mucho…

El tutor es quien, una vez más, dice lo que es cierto o no lo es.

Estamos condenados a creer, a veces sólo a nosotros mismos y otras al tutor.


No está claro quién es el juez. A veces el tutor y otras nosotros mismos. 


Sorprendentemente, podemos autocondenarnos aun cuando seamos inocentes…


– No tiene usted nada. Inocente…


– No estoy de acuerdo. YO algo tengo que tener…


Claro que, también puede suceder:


– No tiene usted nada y…

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a >Condenados a creer

  1. Carlos dijo:

    >Me he leído un montón de veces la parte de la copia eferente (c.e.) en el libro, y en sus ocho entradas de la etiqueta en el blog y aun tengo dificultades. Ahí van dos dudas ordenadas. 1) Cierta (aparente) incongruencia. Cito el libro: "este registro anticipado de los efectos producidos por las acciones es lo que se llama c.e." (164); "La c.e. es una copia de la orden motora que se da a los músculos y que activa el registro de los efectos immediatos que se van a producir…" (165); "La c.e. de la orden de frotar la pata con el ala [del famoso grillo]…" (168). En muchas citas la c.e. parece un registro anticipado de efectos de la orden motora; en otras parece una mera copia de la orden motora. Supongo que la segunda es sólo una manera rápida de hablar o bien no he acabado de entender2) La relación de la c.e. con la migraña. La copia eferente sola se entiende bien. La migraña como falsa alarma también se entiende. Pero cuando quieres entender la relación entre la c.e. y la migraña la cosa no se aborda directamente: te sale el grillo cri-cri, la cosquilla imposible o el niño mareado. (De hecho, ¡la palabra migraña no sale en ninguna de las ocho entradas, lo que resulta curioso! aunque sí sale en los comentarios de los parroquianos). Villovi (8-11-09) hace un útil esquema en su comentario. Entonces, entiendo que la c.e. filtra o sensibiliza: filtrar=derivar la atención de la conciencia de una zona=apartar la atención de la conciencia de una zona vs. Sensibilizar=enfatizar la atención de la conciencia a una zona. El error evaluativo produce migraña y esto se relaciona como un caso de sensibilización de las percepciones de la zona de la cabeza. Podría ser que:1) La migraña ES un uso perverso de la c.e. porque enfatiza cuando no toca; 2) la migraña DERIVA DE una disfunción de la propia c.e.; 3) la migraña USA ENTRE OTROS mecanismos para promover dolor, un uso perverso de la c.e.: usa el registro almacenado del dolor para poner dolor … Vale: dejo de hacer "copias eferentes" para anticipar su respuesta y vea cuando pueda qué le parece el asunto.(Creo que no me ha dejado hacer la entrada en el apartado correspondiente. A malas estaŕa repetida)Saludos

  2. >Carlos: el comentario tuyo es extenso y plantea varias cuestiones. Intentaré ir contestando por separado en distintos correos.El concepto de copia eferente se refiere a una copia de la orden motora. Se supone que para producir su efecto debe generar información sobre las consecuencias sensoriales que la acción va a ejecutar. Evidentemente la información motora no puede contener información de otra dimensión (sensitiva). Por ello a las consecuencias sensoriales supuestas también se denomina "descarga corolario". Habría por tanto dos conceptos: 1) copia de la orden motora (copia eferente)2) efectos sensoriales previstos (descarga corolario)En ocasiones se entienden ambos componentes bajo el epígrafe: "copia eferente" que es lo que ha sucedido en mis escritos.Sin embargo la división que establecemos entre aferencia y eferencia puede que no se corresponda con la realidad a nivel de arquitectura neuronal. Accion y percepcion están muy entrelazadas en el desarrollo y generación de programas motores. Lo motor contiene siempre información sobre consecuencias sensoriales y viceversa la información sensorial es interpretada en términos de movimiento…(continuaré contestando progresivamente…)Muchas gracias por tus reflexiones y por tu interés en el concepto…

  3. >Carlos: la implicación de la copia eferente en la génesis de la migraña es un concepto de mi cosecha, puramente hipotético pero, en mi opinión, útil para entender cualquier disfunción perceptiva.La copia eferente permite identificar y segregar acciones propias, derivadas de las decisiones del organismo, filtrarlas. El cuerpo en acción es silencioso. Sólo aquello no anticipado y aceptado como consecuencia irrlevante aparece en el ámbito perceptivo. El cerebro segrega YO de no YO. Eso tiene relación con el cri cri del grillo, con las cosquillas y con el mareo en coche cuando uno no conduce.Cuando el cerebro atribuye relevancia a lo que puede estar sucediendo, lógicamente retira el estado "fíltrese por irrelevante" y lo sustituye por el "atentos, peligro, desconfíese de todo" (o de lo previamente sensibilizado cognitivamente). Este estado se acompaña de sensibilización global (nociceptores silenciosos… asta posterior, modulación desacendente…) con lo que, en cierto modo se confirma aquello temido: llegan señales nociceptivas de todas partes. Todo se vuelve potencialmente relevante. El dolor emerge y el individuo ratifica con ello que algo anda mal…Tus reflexiones anticipadas sobre la migraña son correctas, es decir, coinciden con lo que sostengo. Otra cosa es que ande en lo cierto.Sobre copia eferente y dolor hay poco. Algunos trabajos con espejo, autoestimulación…Espero que todo esto me ayude también a mí a entenderlo mejor…Gracias y saludos

  4. Carlos dijo:

    >Hola Dr. GoicoecheaMuchas gracias por tu interés, tu comentario esclarecedor e incluso tu sugerencia que la pregunta pueda serte de utilidad. (Por algun motivo se me escapó que ya habías contestado en esta entrada a pesar de que sigo diariamente el blog y miro los últimos publicados.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s