>Abuso de analgésicos

>


Los neurólogos sostienen, en mi opinión con fundamento, que el uso continuado de analgésicos puede facilitar la aparición de dolor… de cabeza. El término “cefalea por abuso de analgésicos” ha hecho fortuna y cuando un padeciente irredento de dolor de cabeza diario acude a por el alivio prometido se encuentra con la reprobación del aliviador:

– Le duele porque ha abusado de los analgésicos…

– Me los recomendó usted. Incluso me hizo ver que era fundamental tomarlos al primer indicio de dolor…

La frontera entre el uso y el abuso no está bien señalizada. El dolor no anda con remilgos técnicos. Cuando duele, duele y si el cerebro está instruido en la oferta seductora del consumo del calmante, su sistema de recompensa lo solicitará con el apremio necesario. No hay otra forma de hacerlo que apretando con el dolor.

En el laboratorio el uso crónico de calmantes (paracetamol, antinflamatorios) reduce el umbral de dolor. Los ratones se vuelven más sensibleros a los estímulos nocivos. No hace falta mucho tiempo para que se produzca la sensibilización. Parece como si el organismo reprobara su uso, respondiera a la ingerencia externa.

Curiosamente sólo se habla del abuso de analgésicos en el dolor de cabeza. No me suena, por ejemplo, la expresión: “lumbago por abuso de analgésicos”…

No conozco ninguna circunstancia biológica que explique esa selectividad del abuso hacia la cabeza. Las reglas biológicas del juego del dolor son las mismas para todo el organismo. No se entiende que aparezcan problemas exclusivos para una zona como la cabeza que no pudieran afectar a otra como la región lumbar…

Los neurólogos prefieren pensar que la cabeza es un lugar especial, neurológico, con analgésicos propios, específicos. 

Los ciudadanos creen, cándidamente, que existen calmantes para el dolor de cabeza, otros para el dolor de muelas y otros para “la columna”.

La llamada “neuromatriz del dolor”, el conjunto de oficinas cerebrales activadas cada vez que se enciende la percepción de dolor, es la misma para cualquier región corporal. La química es la misma, así como las neuronas, los sensores de daño… Puede que la reactividad de los vasos del interior del cráneo sea singular y eso podía justificar singularidades en la migraña caso de que la teoría vascular fuera cierta, pero… no lo es.

A los neurólogos no les tiembla el pulso doctrinal para exponer sus asertos sobre origen y curso de los dolores en la zona de su influencia, la cabeza.

En la cabeza existe por un lado la migraña, enfermedad cerebral genética, noble, de pedigrí… y, por otro, la cefalea tensional, justo castigo a un individuo incapaz de gestionar sus estreses, controlar sus músculos crónicamente contraídos.

La migraña va bien si uno va al neurólogo, sigue sus consejos sobre salubridad vital y toma los fármacos prescritos. Si va mal es porque el padeciente es un mal nacido (genes), lleva una vida disoluta y… abusa de los analgésicos.

No encontrará en las publicaciones de los neurólogos sobre sus dolores (cabeza) ninguna reflexión sobre sistema de recompensa. El dolor coge brío simplemente porque se abusa de los calmantes y la automedicación.

– Cada vez tengo más ganas de fumar…

– Eso es porque abusa de los cigarros… Ya le dije que sólo encendiera los que yo le receté y no pasara de tres al día…

– También me dijo que no esperara a encender el cigarro porque si lo hacía me aumentarían las ganas de fumar…

El sistema de recompensa es inevitable. Anda por medio en la promoción de las conductas del individuo que el organismo tiene a bien o a mal solicitar. Si duele de continuo es porque el cerebro deja el botón de la alerta encendido. Si se apaga después de tomar el analgésico es porque considera que el peligro ha desaparecido. Si el dolor sigue ello indica que la evaluación de alerta sigue vigente.

– Me duele la columna a diario, a todas horas…

– ¿Ya toma los antinflamatorios que le receté?

– Por supuesto. Uno cada ocho horas… pero no me hacen nada…

– ¿?

Es sorprendente que no se aplique al “dolor de columna” la misma reflexión del abuso…

– Le duele porque abusa de los calmantes…

Definitivamente la cabeza tiene algo especial pero no es algo químico ni neuronal sino cultural. Cada región del organismo desarrolla su cultura, sus mitos, creencias, costumbres. No pida Ciencia para entender nada de lo que allí sucede. 

Sólo hay folclore…bailes regionales 
Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a >Abuso de analgésicos

  1. LOURDES dijo:

    >Ciertamente es muy recurrido que los neurólogos tras una crisis de migraña que no consiquen manejar (¿cómo la van a manejar…?)te diagnostiquen cefalea de rebote o de abuso de medicamentos. Lo peor de todo el miedo que te inducen: tómate la pastilla al mínimo síntoma, pero ten cuidado que te puede producir efecto rebote. ¿Qué hago? Tienes dolor crónico. Esto es un bucle.Un neurólogo que me trataba en el 2007-2008 -tras una crisis de migraña de una semana, me prescribió toda clase de medicamentos que todos conocemos, pero en grandes cantidades. El dolor continuaba- así hasta tres meses seguidos sin respiro, y por supuesto de baja- así que acudí a Urgencias. Tras páctica de TAC y demás comprobaciones rutinarias, la neuróloga de guardia me dice que no me manda nada `porque ya tengo un neurólogo de "pago". Conclusiones de la neuróloga: es muy buen neurólogo, yo lo conozco, muy reconocido, pero lo que tú tienes es una migraña por abuso de medicamentos.En fin que en el periplo que hemos llevado los padecientes de este dolor, todos podemos contar que se nos ha hecho ese diagnóstico alguna vez.Por cierto el otro neurólogo- el de pago- se empeñó en que el origen era una depresión o un suceso traumático y me mandó a un psicólogo- no psiquiatra porque decía que este me iba a quitar un famoso antidepresivo. le llevo informe de psicólogo (no ve síntomas de depresión ni de stress "más allá de la media de la población"….) y me dice que le importa un rábano, que él sabe que es una depresión. Me prescribe unos antidepresivos especiales y me dice que en una semana empezarán a aflorar los síntomas (llorar por cualquier razón o sin razón….) Nunca aparecieron tales síntomas. Evidentemente dejé los antidepresivos por mi cuenta y no volví más.Al final sea como sea, la culpa es del padeciente: por abusar de los medicamentos que ellos imperiosamente nos incitan a tomar o por tener una depresión más stress y no saber manejarlo.En fin, serafín, más corre el galgo que el mastín. Que así están las cosas, y a ver si a través de aquí, de los fisios y demás se puede concienciar a los profesionales del "dolor" de que tienen que estudiar un poquito de biología del dolor.Un saludo.

  2. Roi dijo:

    >Como gran aficionado al folclore y bailes regionales, no me ha gustado demasiado esta entrada del blog…Jeje, era broma, se entiende perfectamente, gracias por seguir escribiendo en pleno julio! En agosto vacaciones?Un saludo.

  3. >Lourdes: la secuencia de lo que van diciendo los neurólogos en torno a lo que hacen y dicen debe hacerse es realmente kafkiana. Donde dije digo digo diego está a la orden del día. Las idas y venidas de inculpar al padeciente de que toma y deja de tomar lo que se le dijo tomara pero toma sin pedir nuevo permiso es un tomadura de pelo.Todo puede empeorar…Saludos

  4. >Roi: no me des esos sustos con las primeras palabras…No sé si cogeré vacaciones de blog. Según me dé. Tampoco es una actividad penosa…Saludos

  5. >Hace un par de meses que encontré este blog. Me diagnosticaron "cefálea por abuso de analgésicos" e investigando por Internet me topé con toda esta información que desde el principio me pareció muy valiosa. Compré el libro y he estado leyendo cuidadosamente ambos: el blog y el libro. Aún queda mucho por hacer pero creo que he hecho importantes progresos en modificar convicciones, en dialogar con mi cerebro y los resultados comienzan a notarse. 2 meses sin tomar analgésicos, sin recurrir al cuarto oscuro y la frecuencia e intesidad de los dolores han disminuído. Sólo quiero dejar mi testimonio y Arturo: muchas gracias por tomarte el tiempo de compartir esta información tan diferente y valiosa.

  6. >Monica Vazquez: gracias por tu testimonio, valioso para mí pues ayuda a vencer reticencias de padecientes y profesionales sobre la capacidad de la instrucción por sí misma, sin terapias acopladas, para disolver los nudos del dolor crónico.Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s