>Daño necrótico consumado o inminente/Consummated or inminent necrotic damage

>


Sé que me repito con esta cuestión pero, de cuando en cuando, es bueno recordar lo importante, lo radical, la raíz…

Una cuestión fundamental en el tema del dolor es la de diferenciarlo del término daño. Los tejidos no duelen, no segregan dolor pero pueden dañarse, alterar su integridad física. 

El daño puede ser de muchos tipos. El fundamental, el de más trascendencia es el daño violento, imprevisto, agudo, accidental. Está producido por agentes y estados incompatibles a corto plazo con la vida: temperaturas extremas, falta de oxígeno, compresiones, desgarros, gérmenes, ácidos. Las células afectadas mueren de forma peligrosa: se rompe la membrana y escapa la química interna, altamente destructiva, generadora de muerte violenta en las células sanas vecinas.

La muerte violenta se denomina necrosis y es un suceso que debe ser detectado y neutralizado inmediatamente para evitar la muerte del organismo. Células vigilantes del sistema inmune y nervioso detectan señales de necrosis y a los agentes capaces de generarla y proceden rápidamente a atajar el problema. 

El dolor y la inflamación surgen a lo largo de la evolución como respuestas del sistema nervioso e inmune a la amenaza necrótica. El dolor es una percepción compleja resultante de la activación conjunta de varias zonas cerebrales. La inflamación es una respuesta celular compleja de protección y reparación de los tejidos.

La activación del dolor e inflamación debiera ser excepcional, producirse sólo en episodios de necrosis consumada o inminente, cuando algo se desgarra, machaca, quema, congela, no recibe oxígeno o se coloniza por un germen. Fuera de ese contexto de daño violento el encendido del dolor y la inflamación genera un costo para el organismo y el individuo no justificado. Es una inversión irracional, alarmista, fóbica. El miedo somático a la necrosis está en el fondo de esos encendidos innecesarios.

Los tejidos pueden perder calidad funcional por estrés físico-químico, degradación, degeneración, envejecimiento, deformación. Generan un trabajo menos eficaz pero no contienen amenaza necrótica. Por tanto no debiera activarse la inflamación ni el dolor. 

Es frecuente la proyección cerebral de la percepción de dolor sobre zonas en las que no existe ninguna condición de amenaza necrótica. En estos casos existe el peligro de explicar-justificar el encendido doloroso por cualquier estado tisular (artrosis, osteoporosis, protrusion discal, contracturas…) “anormal” detectado en la zona dolorida.

– Tengo artrosis…

Realmente la artrosis no explica-justifica por sí sola el encendido de dolor. Son innumerables los trabajos cuyo encabezado contiene la pregunta: ¿por qué duele en la artrosis? La respuesta no está clara pero se sugiere que puede ser fundamental la contribución de las neuronas vigilantes, nociceptoras (detectoras de daño necrótico consumado o inminente). Si están en alerta, sensibilizadas, hipervigilantes… cualquier estímulo mecánico puede generar señal de peligro  e inducir el encendido cerebral de dolor sobre la zona.

El problema es el de explicar el estado hipervigilante-hipersensible, local. Para algunos (los periferalistas) se llega a esa condición de alerta por la degradación de los tejidos, por el estrés mecánico acumulado a lo largo de la vida. Para otros (los centralistas) el estado hipervigilante surge de una evaluación alarmista primaria cerebral. El miedo somático al daño necrótico promueve la sensibilización de las neuronas vigilantes… No faltan los de la síntesis: los dos factores pueden influir…

En cualquier caso parece sensato proteger las zonas vulnerables del estrés mecánico y del alarmismo injustificado. 

Para el padeciente lo que vale es la protección frente al dolor, la analgesia. Es comprensible pero…

El dolor cumple una función protectora. Si lo eliminamos dejamos a la articulación expuesta a todo tipo de peligros mecánicos…

Es difícil plantear (y convencer) cuestiones cerebrales a los padecientes de dolor proyectado sobre una zona artrósica. La mecánica es la mecánica y lo deformado, a simple vista, parece explicar el dolor pero… siempre hay un cerebro que evalúa y tiende a caer en excesos alarmistas…

Creo que no se debe dejar al cerebro suelto imaginando peligro necrótico en cualquier recoveco por el simple hecho de estar algo degradado, degenerado o envejecido.

– Es normal que duela. Son los años… 

No esté tan seguro…

*********************






I know I repeat myself with this matter but, from time to time, it’s good to remember the important thing, the root.

A key issue in the field of pain is to differentiate it from harm. Tissues do not hurt, they do not segregate pain but can be damaged, altering their physical integrity.

There are many types of damage. The fundamental is the violent, sudden, sharp, accidental damage. It is produced by states that are, at short-term, incompatible with life: extreme temperatures, lack of oxygen, compressions, tearings, bacteria, acids. The affected cells die in a dangerous way: the membrane breaks and the chemistry from the inside escapes, which is highly destructive and generates violent death of the healthy cells around them.

This violent death is called necrosis and it has to be detected and neutralized immediately in order to prevent the organism’s death. Vigilant cells from the immune and nervous system detect necrosis signals (and the agents capable of generating it) and quickly proceed to take care of the problem.

Pain and inflammation appeared throughout evolution as the nervous and immune systems’ responses to necrotic threat. Pain is a complex perception that comes from the combined activation of several brain areas. Inflammation is a complex cellular response of protection and repair of tissues.

Activation of pain and inflammation should be exceptional, it should only occur on episodes of  accomplished or imminent necrosis, when something is torn, crushed, burned, frozen, does not receive oxygen or is colonized by a germ. Out of the context of violent injury, pain and inflammation generate an unjustified burden to the individual and its organism. It’s an irrational, alarmist, phobic investment. Somatic fear to necrosis is at the bottom of those unnecessary switch-ons.

Tissues can lose functional quality because of physical-chemical stress, degradation, degeneration, aging, deformation. They generate a less efficient work but they are not a necrotic threat. Therefore inflammation or pain should not be activated.

Cerebral projection of the perception of pain on an area where there is no necrotic threat is frequent. In these cases there is a danger to explain-justify the painful switch-on by any “abnormal” tissue pain (arthritis, osteoporosis, disc protrusion, contractures …) found in the painful area.

– I have arthritis

Arthritis does not explain-justify on its own the switch-on of pain. There are innumerable articles whose title contains this question: why does arthritis hurt? The answer is not clear but it’s been suggested that the vigilant, nociceptive (consummated or imminent necrotic damage detectors) neurons’ contribution can be fundamental. If they are alert, sensitized, hypervigilant… any mechanical stimulation can generate a danger signal and induce the cerebral switch-on of pain on the area.

The problem is explaining the hypervigilant-hypersensitive local state. Some (peripheralists) think that this condition of alert is caused by tissue degradation, by accumulated mechanical stress throughout life. Others (centralists) think that this hypervigilant state comes from a primary alarmist brain evaluation. Somatic fear to necrotic damage increases the vigilant neurons’ awareness. And synthesis. Both factors can have influence.

In any case, it seems rational to protect vulnerable areas from mechanical stress and unjustified alarmism.

What is important for the sufferer is to be protected from pain, ergo, analgesia. It is understandable, but …

Pain has a protective function. If we remove it, we leave the joint exposed to all kinds of mechanical dangers.

It is difficult to propose (and convince) the patients of brain issues of pain projected on an arthritic area. Mechanics are mechanics and, at first glance, seem to explain the pain but … there is always a brain that evaluates and tends to fall into alarmist excesses.

I don’t think the brain should be left on its own, imagining necrotic danger in every nook only for being somewhat degraded, degenerated or aged.

– It’s normal that it hurts. It’s been used for a long time.

Don’t be so sure.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a >Daño necrótico consumado o inminente/Consummated or inminent necrotic damage

  1. LOURDES dijo:

    >La entrada de hoy me viene como anillo al dedo, Dr. Me encanta el deslinde entre daño necrótico-consumado- y la alerta, sobre todo, cuando al parecer pudiera existir un "PRESUNTO" daño que lo justificara.- protusión discal, contracturas……Me ha resultado de gran ayuda, pues a pesar de manejar los conceptos, conviene reforzar determinados aspectos como este: cuando nos parece que sí existe daño necrótico consumado, y no es cierto. La confusión aquí era clara por lo que he visto en el blog y en mí misma, por lo que creo que no se ha repetido innecesariamente.Ahora con mis mínimas 10 horas de estudio el cuello y las contracturas anteriores quisieron asomarse; instalado programa alerta y prohibido movimiento. Ya parece todo volver al redil.Saludos y gracias como siempre.

  2. Anonymous dijo:

    >Hola,tengo un amigo con sindrome de tunel carpiano.El caso es que después de haber hecho más de 100 sesiones de rehabilitación con todo tipo de tratamientos, incluso acupuntura.. al final se ha operado. Ahora sigue con los dolores (se operó hace tres meses..). Lo he observado y me resulta curioso que le duele cuando se agobia (trabajo, mujeres etc.). Seria posible que este dolor sea un poco de mimadura también? Le cuento un anecdota, cuando teniamos 17 años nos fuimos a la playa.. el caso es que desde nuestro camping hasta donde quedamos con unas chicas alemanas muy guapas habia unos 5 kilometros y llegabamos tarde y no llegabamos al bus.. total que nos pegamos una carrera en chanclas, pero como no podiamos correr bien al final la carrera la hicimos descalzos.. (un poco locura de crios).Bueno el caso es que a la vuelta no hacia más que quejarse del dolor del pie, y no tenia más que una simple rozadura.. no se puede imaginar lo que se quejó del dolor.. Y para que se cayase le enseñe lo que me había hecho yo.. muchas más rozaduras, una ampolla.. (más roces superficiales que él, pero tampoco era nada)Creo que en todo esto del dolor influye muchisimo la educación recibida de pequeños.. si te han mimado mucho de pequeño o si por el contrario cuando te pasa algo tus padres te dicen venga no es nada, no te quejes.. No será que los tejidos mandan la misma señal de dolor en todos los organismos y es la "fortaleza mental" de la persona la que los ignora centrandose en otras cosas, porque tiene mucho interés en lo que le rodea o tiene que hacer. Si tienes muchas muchas ganas de hacer algo a no ser que sea un dolor de muerte, tu cabeza ignora ese dolor (siempre que te creas que no pasa nada). El problema es que te hayan metido desde pequeño el nene no hagas esto que tal, nene come que te pones malo.. (que si no comes a las 14 te vas a desmayar), nene que se te pegan las tripas, nene que te caes, nene que blablablabla.. al final la gente se cree todo eso y se vuelve débil..perdón por mi mala redacción pero lo he escrito en un huequillo que tenia, s2

  3. LOURDES dijo:

    >La entrada de hoy me viene como anillo al dedo, Dr. Me encanta el deslinde entre daño necrótico-consumado- y la alerta, sobre todo, cuando al parecer pudiera existir un "PRESUNTO" daño que lo justificara.- hernia discal, contracturas……Me ha resultado de gran ayuda, pues a pesar de manejar los conceptos, conviene reforzar determinados aspectos como este: cuando nos parece que sí existe daño necrótico consumado, y no es cierto. La confusión aquí era clara por lo que he visto en el blog y en mí misma, por lo que creo que no se ha repetido innecesariamente.Ahora con mis mínimas 10 horas de estudio el cuello y las contracturas anteriores quisieron asomarse; instalado programa alerta y prohibido movimiento. Ya parece todo volver al redil.Saludos y gracias como siempre.

  4. LOURDES dijo:

    >NO SÉ S VA A APARECER MÁ DE UNA VEZ mi comentario, pero en mi ordenador no se refleja el comentario que he introducido en esta entrada. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s