>Irrelevancias

> La razón de ser de las neuronas es la de atribuir relevancia a cuanto sucedió, sucede o pudiera suceder. Clasifican la realidad pasada, presente y futura en fútil o trascendente, relevante. La relevancia no viene indicada, señalizada. Hay que extraer de los sucesos las marcas, las señales que permiten identificar a lo que contiene consecuencias. Los sapiens (ma non troppo) son buscadores empedernidos de marcas de relevancia. Las ven por todas partes. Presienten. Atribuyen trascendencia a cuanto les rodea. Todo puede contener información.  La obsesión por la relevancia ha dejado vacío el universo de lo irrelevante. La realidad no …

Seguir leyendo>Irrelevancias

>Autoaversión

> En condiciones normales nadie decide actuar contra sí mismo, autoafligirse. Nadie se mete el dedo en el ojo.  Hay un reflejo denominado «reflejo de amenaza palpebral». El párpado se cierra rápidamente ante estímulos sensoriales tactiles, visuales o auditivos potencialmente amenazantes. Si acercamos nuestra mano rápida y sorpresivamente al ojo ajeno se produce el cierre reflejo defensivo del párpado. La misma acción dirigida al ojo propio no induce ninguna respuesta. Puede probarlo. El cerebro conoce el alcance, las consecuencias de sus órdenes motoras y sabe que la orden de acercar la mano al ojo propio es irrelevante, inofensiva. No puede …

Seguir leyendo>Autoaversión

Intolerancia

> Homo sapiens (ma non troppo) es una especie que ha derivado hacia la versatilidad, a la adaptación a cualquier entorno. Cuando las cosas han pintado feas o escasas ha liado los bártulos y ha salido en busca de nuevos horizontes. El organismo sapiens ha sobrevivido a todo tipo de penurias. Ha demostrado una estimable capacidad para la tolerancia. Bueno… eso era antes, en los tiempos de la sabana y de las minisociedades nómadas, antes de los campos de cultivo y los rebaños.  Los sapiens (m.n.t.) actuales habitan entornos controlados, a demanda. Se han vuelto intolerantes, demandantes. Lo que antes nos …

Seguir leyendoIntolerancia

>Placebos puros (más o menos) e impuros

> El modelo pedagógico propuesto en este blog (fisioterapia cognitivo-conductual referida a organismo) afronta el problema del dolor, en ausencia de daño necrótico potencial, corrigiendo falsas creencias sobre vulnerabilidad de los tejidos y conductas protectoras innecesarias, arraigadas y exigidas en los centros de decisión cerebrales. El objetivo del trabajo conjunto del tutor y el padeciente es el de recuperar una gestión racional de la defensa de la integridad y funcionalidad del organismo. – Su organismo está razonablemente sano y soporta adecuadamente la actividad diaria. No son sus huesos, músculos, articulaciones, tendones ni nervios los que debe proteger sino su cerebro: …

Seguir leyendo>Placebos puros (más o menos) e impuros

>El instinto de conservación/ Survival Instinct

> La condición humana contiene una condición primigenia que da sentido a todo bicho viviente: la supervivencia.  Toda la complejidad del organismo encuentra su sentido y propósito en mantener vivos a todos los individuos celulares eficientes y fiables que acoge en su espacio-tiempo. Cualquier indicio detectado de incompetencia o egoismo celular (cáncer) activa la muerte programada (apoptosis y otras). No ha lugar a la incertidumbre. El organismo es el resultado de un trabajado contrato social intercelular evolutivo, plasmado en los complejos procesos de expresión genética. Mientras no se demuestre lo contrario todo puede ser inaceptable, punible. Cualquier célula puede no …

Seguir leyendo>El instinto de conservación/ Survival Instinct

>¿Dolemos porque estamos preocupados o estamos preocupados porque dolemos?

> William James suscitó una vez más la inagotable cuestión del huevo y la gallina al hacerse la pregunta: «¿lloramos porque estamos tristes o estamos tristes porque lloramos»? El niño William había sufrido un desmayo viendo cómo recogían sangre en un cubo en la matanza de un cerdo y ese suceso le había sorprendido. Algo en su organismo se había revuelto ante la visión de la sangre y aunque el pequeño William no era consciente de ese rechazo y estaba interesado en observarlo todo, su organismo impuso la ley del estado emocional de miedo, activó la reacción de huída y …

Seguir leyendo>¿Dolemos porque estamos preocupados o estamos preocupados porque dolemos?