>Empatía

>


Homo sapiens (ma non troppo) es una especie empática. Interioriza lo que les pasa a los congéneres cercanos y reproduce en sus circuitos la representación de sus emociones, percepciones y acciones. Una prueba cotidiana de que esto es así es el carácter contagioso del bostezo. Empatizamos con el bostezo ajeno (me ha bastado citarlo para abrir la boca según lo escribía).

La empatía de los sapiens es una herramienta que cohesiona al grupo, lo sincroniza. Cada observación de un episodio de daño en alguien reproduce en nuestro cerebro empático los patrones de actividad que dan lugar al dolor. Un paciente me contaba que vio unas imágenes sobre una intervención de rodilla y que sintió dolor… ¡en la rodilla! 

La copia del sufrimiento ajeno es generalmente tenue y evanescente. Las neuronas responsables susurran suave y fugazmente lo sentido por el prójimo. Con esta copia nos ponemos en el pellejo del otro y actuamos en consecuencia, en función de lo que signifique para uno que le vaya bien o mal al congénere. Si es un ser querido la copia nos empujará a una acción de ayuda y si es un ser objeto de nuestro desaprecio sentiremos un leve o intenso regodeo por su desgracia.

Homo sapiens (m.n.t.), además de empático, es, también, chismoso. Relata compulsivamente los sucesos y previsiones propias y ajenas.

Un tema habitual en la omnipresente tertulia de los sapiens (m.n.t.) es la enfermedad. Los dolores van y vienen de un cerebro a otro disputándose el ranking del día. Las propuestas de orígenes y remedios de los males sobrevuelan los mapas de la corteza cerebral generando un leve ronroneo solidario.

Los foros eran antaño limitados, de unas pocas unidades sapiens (m.n.t.) pero internet ha disparado todas las expectativas. Las páginas de éxito congregan a miles de congéneres sufrientes que leen a diario el parte del drama del dolor crónico, de sus peregrinajes, desesperanzas y ocasionales triunfos. 

El cerebro queda así preso de la compulsión a procesar a todas horas todas las letanías del dolor. La atención se vuelve hacia el interior, hacia huesos, juntas, músculos y vísceras emulando todo tipo de reumas, degeneraciones y disfunciones. El cuerpo ya no es lo que es sino lo que se dice de él. 

La empatía y el parloteo facilitan la colonización del miedo a la enfermedad, condición necesaria y suficiente para sentirse mal estando bien.

– No me encuentran nada, pero YO algo tengo que tener. Esto no es normal…

– Su cerebro…

– No me convence…

Las propuestas sobre el origen cultural del sufrimiento (en ausencia de enfermedad) no siempre son bien recibidas. 

– No hizo mas que hablar… No me soluciona nada…

El cerebro tiene mala prensa, la peor posible… la que le silencia… o, como se dice ahora, le ningunea…   
  

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a >Empatía

  1. emejota dijo:

    >Tras leer los ultimos cuatro posts de un tiron. Me reafirmo: me nacieron afortunada, estoy intentando sembrar esa semilla en el ductil cerebro de mis nietos de cuya compania estoy disfrutando en la actualidad. Un abrazo.

  2. >emejota: nacer ya es una fortuna si no se tuercen las cosas pero están siempre al acecho los agoreros que son los que transforman la opción de vivir en una posibilidad de estar enfermo.Saludos

  3. legemcruz dijo:

    >Yo me crié con "mamá-cataclismo": todo era TAN peligroso…Con su ayuda espero no reproducir con mi hija los patrones que he mamado. Gracias,Cruz

  4. >legemcruz: las mamás cataclismo lo son en la medida en que son adoctrinadas por los expertos en cataclísmica.Saludos

  5. Anonymous dijo:

    >Hola Dr., me presento con timidez (después de haber leído/devorado la mayor cantidad de entradas posibles en 10 días), soy de Mendoza, Argentina, con un diagnóstico de Fibromialgia hace 5 años, y dolores muy fuertes en la base del cráneo hace 17 (4 meses después de que me atropeyara un auto), más todo lo que se dice del sindrome (colon irritable, insomnio, cansancio, etc). Pretendo "curarme" con Ud. si es que tengo algo (después de leerlo empiezo a dudar de todo. Ya estoy pensando seriamente en poner en reglas mis cosas para ir a verlo. Con Ud es la primera vez en años que tengo certezas, aunque no creo que me baste con leer el blog, creo que necesito su exorcismo personal. Me gustaría saber qué piensa Ud. De todos modos gracias, gracias, gracias por hacer que me den ganas de seguir viviendo, la idea del suicidio empezaba a echar raíces en esta No Vida que ya ni sé si tengo. Hace años no puedo ejercer mi profesión, mi esposo se fue con otra menos dolorida, los hijos nunca vinieron y mi salud o mi cerebro ya no me dejan tener proyectos. Gracias nuevamente. Carina

  6. >Anonimo de Mendoza: estoy a su disposición. Puede utilizar el correo electrónico para ponerse en contacto conmigo. La fibromialgia surge en un organismo sano gestionado por un cerebro equivocado, empeñado en forzar al individuo a una conducta de enfermedad porque evalúa erróneamente una probabilidad de enfermedad, todo ello por influencia de la cultura experta.El proceso de "curación" es posible y pasa por reconstruir todo el proceso evaluativo-interpretativo desde que comenzaron los síntomas, a la luz del conocimiento sobre la biología del dolor tratando de neutralizar la narración que mantiene los programas de dolor, cansancio, insommio etc.Las pacientes que lo consiguen es porque han entendido, creido y aplicado lo aprendido.Saludos

  7. Anonymous dijo:

    >Dr, de Mendoza, gracias por su disposición. Leí todas las entradas de fibromialgia, sé como piensa y lo comparto. No me extraña que mi cerebro se empeñe en forzarme una conducta de enfermedad después de leer su artículo sobre Temeridad. Supongo que mi cerebro no se fía de mí y tiene sus motivos. Aquello de que las fibromiálgicas son autoexigentes y perfeccionistas en mi caso es una realidad que me convierte en temeraria para mi cerebro, supongo. Dice ud que quienes lo consiguen han entendido, creido y aplicado lo aprendido. Creo y entiendo, espero ampliar eso para poder aplicarlo. Me contacto con Ud. Gracias y saludos.12 de mayo de 2010 19:22

  8. NdrX A.R dijo:

    >Saludos le comparto este link:http://pacotraver.wordpress.com/2010/05/10/el-miedo-y-sus-organos/me gustaría saber que piensa usted acerca de las teorías allí expuestas sobre "representacion vital" y "protomiedos", con que planteamientos esta usted de acuerdo.Gracias por el tiempo, Excelente blog.

  9. >NrDXA.R: comparto gran parte de lo que expone Paco en su post, en concreto lo del "protomiedo" y la "representación vital". El miedo está implícito en la vida a todos sus niveles. A partir de ese acuerdo. cuando entramos en zonas que ignoramos, yo prefiero quedarme en casa, con lo conocido y Paco se lanza a construir hipótesis Traverianas que me superan y no tengo capacidad para juzgar. No le da miedo la terra incognita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s