>Telemando

>


El cerebro está de moda. Las revistas están a rebosar de estudios en los que se localizan en fotos de colores los lugares donde se efectúa cualquier tarea que se le ocurra investigar al experto de turno, nuevos genes para cualquier rasgo y nuevas moléculas para cualquier proceso.

Localizados genes, oficinas y procedimientos todo será cosa de coser y cantar. Recompondremos genomas según modas y caprichos, estimularemos o adormeceremos recovecos cerebrales dormidos o hiperexcitados y bloquearemos a nuestro antojo las moléculas intermediarias responsables últimas de que percibamos lo percibido, si nos resulta insoportable.

Pronto no sólo tendremos nuevos fármacos anti-algo (¿qué pasa con los fármacos pro-algo?), estimuladores magnéticos de bolsillo y cápsulas con modificadores de genoma.

El dolor de cabeza ya no dará dolor de cabeza a los expertos en dolores de cabeza. Bastará aplicarse un inofensivo campo magnético en el cogote para librarse de la migraña. El ruido magnético añadido a la compleja red de diminutas señales electromagnéticas de la corteza cerebral anulará la actividad que da soporte a la decisión cerebral de proteger (innecesariamente) la mollera, decisión causante del despropósito de la crisis. Será como un electroshock pero no tan bestia. Algo delicado, inofensivo `pero sumamente eficaz.

Tendremos una especie de mando a distancia que apague la pantalla de la consciencia selectivamente. Como sabremos dónde se cuece todo le daremos al canal correspondiente y el magnetismo dejará el trabajo cerebral en suspenso si nos resulta inoportuno.

El cerebro ya no será lo que era, un hombrecillo absurdo que nos somete a sus temores ridículos por obra y gracia de unos genes no menos absurdos que se han seleccionado, no se sabe cómo ni para qué pues lo único que hacen es mortificar sin ninguna prestación a cambio.

Homo sapiens sapiens (ma non troppo) por fin cumplirá su sueño de “todo controlado”.

– Con los adelantos de hoy en día ¿cómo es que no hay nada para quitarme un simple dolor?

Los sanadores-aliviadores ya no sufriremos el bochorno de reconocer nuestras vergüenzas terapéuticas.

– Le receto este estimulador magnético. Se lo aplica en la nuca cada vez que note dolor.

El estimulador magnético será como un spray que inmoviliza al depredador de turno.

¿Qué pasará con el cerebro? ¿No reaccionará? ¿No recompondrá su redes para evitar que el usuario desbarate sus trabajosas decisiones a su antojo?

Hay una propiedad notable de lo vivo: la irritabilidad, la cualidad de afectarse por agentes y estados y responder. Los gérmenes reaccionan ante los antibióticos y los cerebros reaccionan también frente a los procedimientos anti. Me temo que el cerebro dispone de recursos más que sobrados para recomponer y fortalecer sus redes. El organismo no es un robot teledirigido y programado por el individuo.

Una neurona aislada defiende su equilibrio de diminutas corrientes generadas en los canales de los receptores. Si se le bloquea un canal reorganiza el resto para restablecer sus propósitos. Podemos eliminar algunas letras del cajón de letras de la imprenta para impedir que se imprima una frase pero la idea será expresada con otras palabras o será entendida con las mismas aunque le hayamos eliminado aquí y allá unas “pes”, unas “haches” o unas tildes. Los significados seguirán dando con el camino para convertirse en texto.

 Los estimuladores ya están ahí. Se aplican en las Grandes Clínicas Privadas.

Toxina botulínica para las arrugas de la piel y toxina botulínica para las arrugas del músculo, contracturado por el estrés. Toxina botulínica para la cefalea tensional.

Ruido (toxina) magnético para las contracturas-arrugas de los circuitos corticales. 

Piel, músculo y cerebro planos… 
Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a >Telemando

  1. María dijo:

    >El bótox es bueno para las cefaleas tensionales??? FLIPO…Me compré su último libro la semana pasada, estoy en ello.Un abrazo.

  2. >María: en el reciente Congreso de Filadelfia sobre dolor de cabeza se han presentado varios trabajos esponsorizados por Allergan (Laboratorio que provee Botox A)en los que se aprecian un efecto bastante modesto de la toxina frente al placebo en migraña crónica. En ningún caso se consigue disminuir el consumo de analgésicos. Hay una tendencia bastante extendida y fundamentada a considerar que debajo de la eficacia del botox está el inevitable efecto placebo-nocebo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s