>¿Dónde está el truco?

> Llevo ya varios años afrontando el problema del dolor, no asociado a daño, desde una perspectiva pedagógica. Aconsejo a los pacientes que deben dar un giro de 180 grados y hacer justo lo contrario de lo que estaban haciendo hasta ahora.  Una primera condición necesaria es que olviden «todo lo que han estudiado» sobre dolor, sus causas y sus posibles remedios y acepten la propuesta de que el dolor surge de una evaluación errónea cerebral sobre peligro en los tejidos y no de unos supuestos genes pro-dolor ni unos hábitos de vida desaconsejables. Más o menos un tercio de …

Seguir leyendo>¿Dónde está el truco?

>Objeción desde la consciencia

> El cerebro va a su bola. Tiene sus objetivos, sus creencias, sus incertidumbres y sus temores. Tiene estados de ánimo y de desánimo, obsesiones, estreses y relajaciones. Las evaluaciones cerebrales en cada momento y lugar sobre estados y agentes, sobre posibles-probables consecuencias de lo que el individuo hace o deja de hacer o simplemente se propone hacerlo o no, se proyectan hacia la consciencia en forma de percepciones que tratan de adaptar la conducta del individuo, su voluntad, a lo que el cerebro considera como conducta más adecuada (según su punto de vista). El dolor es una percepción proyectada …

Seguir leyendo>Objeción desde la consciencia

>Los encadenantes migrañosos

> Sostienen los neurólogos que la migraña es enfermedad cerebral de origen genético. El cerebro migrañoso tendría para ellos una condición de hiperexcitabilidad ante diversos estímulos, los famosos «desencadenantes»: estados y agentes variopintos que tendrían el sorprendente poder de «desencadenar» (no se sabe bien cómo) una tormenta neuronal, justo en los circuitos responsables de que duela media cabeza, no se soporten ruidos, luces ni olores y acabe uno vomitando los macarrones.  Si sorprendentes son los genes del dolor que afectan sólo a la cabeza (o a veces sólo media), ya que nada impediría que hubiera una genética del dolor de …

Seguir leyendo>Los encadenantes migrañosos

>El modelo miopsicosocial

> El dolor es una percepción singular. Tiene modelos. No hay otra percepción que los tenga. No hay, por ejemplo, modelos de hambre, de frío, de picor o de cansancio.  Para explicar el dolor, en ausencia de daño necrótico, se han propuesto diversos modelos teórico-prácticos. Actualmente se barajan básicamente dos: el modelo bio-médico y el bio-psicosocial. Si a su dolor le aplican el modelo bio-médico se entiende que el sanador aplicante, tras interesarse por la localización del dolor y haber descartado un origen «orgánico», procede sin más consideraciones a aplicar la terapia: fármacos, masajes, hierbas, agujas… neuroestimulaciones y neuroablaciones si …

Seguir leyendo>El modelo miopsicosocial

>El equipo multidisciplinar

> He oído hablar mucho de los equipos multidisciplinares. Hablan maravillas de ellos. Contienen la solución al complejo problema del dolor. Diversos especialistas aúnan conocimientos, enfoques, perspectivas, se reunen, discuten cada caso y aplican al paciente multidisciplinado el fundido de lo mejor de cada uno.  Por lo que he visto y oído el equipo multidisciplinar no tiene una composición definida. Varía según el grado de compromiso de los profesionales de cada Centro. Hay un anestesista con dedicación al dolor (unidad de dolor), a veces un internista, a veces un reumatólogo, casi nunca un neurólogo o un fisioterapeuta, generalmente un psicólogo …

Seguir leyendo>El equipo multidisciplinar

El dolor no es un estímulo

Sé que me repito pero necesito de cuando en cuando recordar que ¡EL DOLOR NO ES UN ESTIMULO!   Gran parte de las publicaciones sobre dolor, sin embargo, caen en el error básico y trascendente de considerar «estímulos dolorosos», «vías de transmisión del dolor», «modulación del dolor en la médula espinal»…   El dolor no existe hasta que diversas zonas cerebrales activadas simultáneamente lo generan. En ese momento podemos hablar de «estímulo doloroso».   El receptor del estímulo doloroso es el individuo consciente. Si el receptor (la consciencia) está apagado, como sucede en la anestesia general, no hay dolor aunque …

Seguir leyendoEl dolor no es un estímulo