>Empatía

>





Vi en la consulta recientemente a un paciente con dolores de cabeza. Hablando sobre los mecanismos cerebrales del dolor me confesó que tendía a reproducir fácilmente los síntomas observados o referidos por otras personas.


– Hace unos días ví un programa en TV sobre prótesis de rodilla con imágenes de la intervención. Mientras observaba la agresión física de la colocación de la prótesis sentía dolor.


– ¿En qué lugar?


– En la rodilla claro. No era muy intenso pero era claramente dolor.


Hay estudios que demuestran en voluntarios la generación de dolor por observación de escenas de necrosis tisular. Los estudios se realizan con RNMf lo cual permite objetivar y cuantificar la actividad sináptica de las zonas cerebrales responsables de la generación de dolor y validar así que el relato de los sujetos del experimento es verídico.


El cerebro humano es empático para bien y para mal. Copiamos e imitamos. El resultado del proceso de copia es impredecible. Extraemos información de la observación, que luego será procesada y dará lugar a decisiones variables.


El copiado se refiere tanto a efectos negativos como positivos. Nocebo y placebo.


La socialización de los síndromes, la existencia de asociaciones de pacientes en las que se produce un trasiego incesante de relatos sobre los síntomas, su origen y posibles remedios influye poderosamente en la evolución de los síndromes si estos corresponden al grupo de “síntomas en ausencia de enfermedad”.


El efecto varia en cada caso y puede ser positivo o negativo. Me limito a señalar la trascendencia del agrupamiento de los pacientes en colectivos en los que se produce una referencia continuada a los síntomas.


La epidemiología de las creencias tiene similitudes con la epidemiología infecciosa. Hay contagio, inmunidad, predisposición, resistencia, cronificación…


Las ideas y creencias sobre enfermedad (no asociada a daño) pueden ser el agente patógeno que genera la enfermedad si encuentra un huésped (sistema de creencias cerebral) adecuado.


No estaría de más que, en el marco de la analogía con las enfermedades infecciosas, existiera una sensibilización hacia el riesgo que contienen las propias ideas sobre enfermedad que diera lugar a medidas preventivas.


La función de copia-empatía-socialización es clave para la supervivencia humana pero constituye también nuestro talón de Aquiles pues puede convertirse en generadora de todo tipo de síndromes en ausencia de enfermedad.


El problema no reside en la empatía hacia el sufrimiento ajeno sino en el proceso de copia de las convicciones sobre origen de los síntomas, propios y ajenos.


Puede que, en ocasiones, no estemos copiando al compañero adecuado. Puede que esté haciendo mal el examen…

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s