>Alucinación y percepcion

>Una forma habitual y problemática de definir la alucinación es la de «falsa percepción» o «percepción sin objeto». En condiciones «normales», se sostiene, lo que percibimos está vinculado a lo que realmente existe, fuera y dentro del organismo. La alucinación, se sobrentiende, es la consecuencia de estados mentales alterados, por efecto de tóxicos, enfermedad mental, falta de sueño o deprivación sensorial. Para los neurofisiólogos, la alucinación es un componente inevitable de la construcción de percepciones. De otro modo, no entenderíamos el significado de la realidad. Sólo percibiríamos ruidos, luces y sombras, agrupadas de forma confusa. El proceso alucinatorio perceptivo puede …

Seguir leyendo

>Dolor como alucinación de daño

> – ¿Qué hacen esos niños ahi? – ¿Qué niños? – Esos… al lado de la mesa – Aquí no hay nadie. Sólo tú y yo. – ¿Cómo puedes estar segura sin hacerles una foto? – Vale… ¿Ves cómo no hay nadie? No hay niños en la foto… – Pues yo los veo… El cerebro sueña la realidad. La construye en base a sus especulaciones imaginativas, sin la contención de los sentidos (comunes) durante el sueño y pensamiento errático y con el corsé de las entradas sensoriales cuando fijamos la atención en el entorno. Cuando percibimos algo inexistente estamos ante …

Seguir leyendo

>ON-OFF, filtros y amplificadores

> Desde los tejidos a la matriz cerebral que genera la percepción de dolor, varios circuitos en serie y paralelo conducen la señal de daño tisular, actual o potencial. El circuito contiene varias estaciones de relevo en las que se procesan los trenes de potenciales procedentes de la primera neurona (nociceptor), la que recoge datos del tejido potencialmente en peligro. En estas estaciones de relevo (sinapsis) se produce una integración de señales de un determinado territorio, tanto las que proceden de los nociceptores (sensores de daño) como de sensores de estímulos inofensivos. De las estaciones de relevo la señal de …

Seguir leyendo

>La indefinición de dolor de la IASP

>La IASP es la International Association for the Study of Pain (Asociación Internacional para el Estudio del Dolor). Desde hace unas décadas, su comité de expertos cuida la terminología de dolor como una especie de Academia del Lenguaje del Dolor. El término Dolor está, lógicamente, definidido en el Diccionario y figura en todos los artículos sobre dolor como cabecera. Dice así: «El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a daño actual o potencial en los tejidos, o descrito (¿vivido, interpretado?) como tal daño» Es una definición, para mi gusto, llena de indefinición. Cualquier experiencia sensorial y emocional …

Seguir leyendo

>La nueva fisioterapia

> No hay artículo sobre dolor que no comience con la reflexión pertinente sugerida ya por Melzack y Wall a mediados del siglo pasado de que no sólo es un síntoma con una determinada cualidad sensorial sino que siempre lleva acoplada una repercusión emocional y una evaluación sobre origen y consecuencias. Una vez cumplido el ritual de las declaraciones solemnes preliminares hay prisa en profesionales y usuarios por poner una etiqueta y un remedio. La etiqueta segrega el dolor en zonas y/o tejidos: «de la columna», «muscular», «de los nervios», con una referencia confusa a orígenes: «inflamación», «desgaste», «sobrecarga», «contractura», …

Seguir leyendo

>Especialistas

> Homo sapiens (ma non troppo) muestra desde su más tierna infancia una irrefrenable tendencia a destripar la realidad en el tiempo y el espacio en busca de explicaciones de lo pasado que sirvan para optimizar el futuro próximo y lejano. Eso le ha llevado al Big Bang, a la Física Cuántica y a la Teoría de la Evolución. El organismo no se libra del furor analítico y ha sido objeto de múltiples despieces. Podemos segregar el espacio corporal en aparatos, sistemas, órganos, células, organelas, moléculas, energías, espíritus… y su historia en intrauterina, neonatal, infantil, adolescente, segunda, tercera e infinita …

Seguir leyendo