>E.B. Twitmyer

> Edward Burkit Twitmyer fué un oscuro Psicólogo Americano que describió el reflejo condicionado y presentó su trabajo en forma de tesis doctoral en 1902. Dos años más tarde comunicó sus conclusiones en los Encuentros Navideños de la Asociación Americana de Psicología. La sesión, desarrollada en Filadelfia en 1904, estuvo presidida nada menos que por Williams James y al pobre E.B. Twitmyer le tocó exponer escuetamente un resumen después de los canapés y no tuvo el menor eco. Ese mismo año se concedió el premio Nobel a Pavlov. Twitmyer describió en esencia lo mismo que Pavlov, sólo que en vez …

Seguir leyendo

>Causas y desencadenantes

> Nuestras percepciones, emociones y acciones son el resultado de una interacción compleja entre nuestros genes y el entorno. Ambos contribuyen a causar y/o desencadenar sucesos. A la hora de atribuir cuotas de responsabilidad a veces se lleva la palma nuestra genética y otras los sucesos. Hay padecimientos, como la migraña en los que se señala la responsabilidad mayor en la genética, que construye un supuesto generador hiperexcitable de migrañas que sólo necesita la presencia de un estímulo generalmente irrelevante como el chocolate, el queso curado, una variación hormonal o el viento Sur para disparar los programas que conforman una …

Seguir leyendo

>El clásico condicionamiento (cultural) humano

> Cuando se produce reiteradamente una sucesión de acontecimientos en los que A precede a B, siempre y en ese orden, podemos concluir cuando detectamos A que aparezca B al poco rato. Esto es lo que aprendían los perros de Pavlov en sus conocidos experimentos de tocar una campana inmediatamente antes de presentar la comida. Los chuchos sabían que probablemente vendría la comida si oían el sonido de la campana y salivaban, anticipando así una respuesta digestiva. El sonido de la campana anunciaba la comida… siempre que el experimentador así lo hubiera decidido. El perro «creía» en el poder predictivo …

Seguir leyendo

>Ironías del cerebro

> Hay veces que necesitamos angustiadamente conseguir un objetivo, concentrar el esfuerzo y la atención en una tarea. Nos hacemos el propósito, nos concentramos y tratamos de evitar todo aquello que nos perturbe y distraiga dando al traste con nuestra intención.Necesito dormir, necesito acordarme u olvidarme de esto o lo otro, voy a guardar este secreto, no voy a pensar que me va a doler…La mujer de Lot y Eurídice recibieron la recomendación de no volver la cabeza hacia el fuego del que huían y no pudieron evitar hacerlo.Irónicamente cuanto más empeño ponemos en conseguir un propósito, cuanto más nos …

Seguir leyendo

>Complejidad y simplezas

> Buscamos siempre las explicaciones sencillas, claras, comprensibles, coherentes con la apariencia (y conveniencia) de las cosas. Tejemos cadenas lineales de causas y efectos. Necesitamos teorías simples en las que encajen nuestros sucesos. Si A precede a B… A es la causa de B. Si ha sucedido A y andaba por allí B… ha sido B el causante Si al añadir A a B, B desaparece… A ha eliminado a B. Si A y B forman parte de C… C es la suma de A y B y algún otro componente pendiente de ser desvelado. No nos gusta que las …

Seguir leyendo

>¿Falta de concentración?

> – Ultimamente no me concentro. Se me olvida todo. He perdido mucha memoria. – Por ejemplo… – Sin ir más lejos… el mes pasado… Lo recuerdo perfectamente… Había ido con mi cuñada… Los relatos sobre «pérdida de memoria y falta de concentración» sorprenden por su precisión. Los olvidos son recordados con todo detalle. Todas las circunstancias del marco en el que se producen son referidos sin titubeos, como si se estuviera produciendo el lapsus en ese momento. La rememoración minuciosa del olvido, sorprendentemente, aumenta la zozobra y la convicción de que la memoria no anda bien. – Recuerda usted …

Seguir leyendo