>El tabú del cerebro ("el que no debe ser nombrado")

>

Ayer vi en la consulta a una paciente migrañosa a la que había explicado la falacia de la información oficial de los genes y desencadenantes y la responsabilidad de dicha información en el origen de sus crisis. Lo había entendido y creido y, como sucede en muchos casos, se produce (lógicamente) un cambio en las decisiones cerebrales de activar los programas defensivos que conforman una crisis. La señora estaba encantada. Sólo había tenido un amago de crisis y la afrontó representando una idea de normalidad en la cabeza acoplada a la de error alarmista cerebral y continuando con la actividad programada. La crisis fué menos intensa y prolongada que cuando tomaba calmantes y se retiraba a la habitación oscura a buscar un poco de sosiego.


Suelo interesarme por lo que opinan los allegados sobre su mejoría y el procedimiento aplicado. En algunos casos se produce una reacción razonable: «se alegran y ven la explicación lógica e interesante». Es más frecuente una reacción de fastidio, incredulidad y rechazo: «me miraron con cara rara y dudaron de la realidad de mis crisis», «no querían continuar con la conversación»…

Un 30% de los pacientes a los que expongo el origen cerebral-cultural de la migraña no vuelve a revisión y acude, con cierta indignación, a la consulta de un neurólogo «normal», que le dé «una solución» (farmacológica). El rechazo se aproxima al 50% si se trata de una fibromialgia.

No pude dar una conferencia sobre fibromialgia promovida por la Asociación de pacientes porque el título hacía mención a su origen cerebral.

Hay un mantra de éxito «El cerebro es misterioso. No se sabe nada…»

Estamos predispuestos a admitir poderes ocultos en la mente: «Sólo aprovechamos el 10% de nuestra capacidad mental…».

No es fácil interesar a los neuroprofesionales en cuestiones cerebrales como las que se suscitan en este blog. He aprendido a captar la incomodidad de los contertulios y a dosificar las referencias. Descartes sigue vivo: moléculas para Neurólogos y Psiquiatras y cuestiones psicológicas para los Psicólogos.

Algunos familiares de pacientes con migraña que han evolucionado bien, se asustan porque piensan que se sus hijas se han apuntado a una secta…, que «me he apoderado de su mente…»

Los grandes «expertos» oficiales en migraña sólo se refieren al cerebro para afirmar solemnemente que es un cerebro enfermo, genéticamente defectuoso… y consideran las terapias cognitivo-conductuales como una más de las «alternativas» que habitan el cajón de sastre de las propuestas «no científicas», de valor no contrastado.

Hallie Thomas, una adolescente migrañosa americana, recopiló todos los dolores de cabeza de los personajes de la saga Harry Potter y envió su resultado a la American Headache Society. Su flamante presidente y el no menos flamante de la Campaña Global para Reducir la Carga del Dolor de Cabeza en Todo el Mundo (OMS). La ocurrencia de la chica interesó a los Presidentes y dedicaron sus esfuerzos a averiguar sesudamente si esos dolores podían ser considerados como migrañas o no.

Harry Potter, concluyeron, padece migrañas provocadas por Lord Valdemort, «el que no debe ser nombrado», «el señor tenebroso».

Las conclusiones del sesudo estudio de los Sesudos Presidentes de las Sesudas Asociaciones que presiden son válidas:

Los dolores de cabeza del atormentado Harry son migrañas y provienen «del que no debe ser nombrado…» es decir… del cerebro. Harry controla el dolor con su magia y los pacientes con mente abierta con conocimiento sobre cerebro.


El cerebro es tabú. Está rodeado de magia y misterio. Es bueno que siga siendo así para mantener vivos muchos tinglados doctrinales y terapéuticos… Es bueno para todos menos para el paciente.

¡Larga vida al misterio de la migraña y fibromialgia!

2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

4 comentarios sobre “>El tabú del cerebro ("el que no debe ser nombrado")

  1. >La gracia que tiene esa asimilacion entre Dios y el cerebro es que ambos son innombrables, porque ambos son inconmensurables, inabarcables e inefables y es verdad que llevamos a ese Dios interior en nuestros sesos. El cerebro tiene su propia logica, no tanto divina sino de supervivencia.

  2. >La oscuridad da pie a todo tipo de especulaciones y alimenta todo tipo de habilidades y superpoderes para ver lo invisible y trasladar a los ciudadanos todo tipo de remedios para esta y cualquier otra vida, sea pasada o futura.La solución está en darle al interruptor y que la luz desvele lo que realmente hay en el escenario.Cada vez es más necesario un ejercicio colectivo de actualización del conocimiento.

Deja un comentario, haz una pregunta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.