>Immanuel Kant

>

Tuve la fortuna de tener por vecino a Vicente Carrión, un profesor de instituto de Filosofía. Un día me dijo que yo era kantiano. 

Tenía dejada de lado la Filosofía desde los tiempos del bachillerato y de Kant sólo recordaba que era complicado entenderlo y la sugerencia ética del imperativo categórico: «actúa solamente según aquella máxima que puedas querer que se convierta en una ley universal» (junto a la versión cómica del examinando que citaba el «aperitivo categórico»).


Me explicó, con sus maneras de buen profesor de instituto, las razones de mi impregnación kantiana: 

Mi convicción de que no captamos la realidad de las cosas de forma pasiva, con nuestros sentidos. Lo que percibimos no son «las cosas en sí», los noumenos, sino lo que el cerebro-mente construye tras instilar conocimiento a los datos confusos e insuficientes sensoriales, es decir, los fenomenos.

La importancia de ilustrarse, de adquirir conocimiento, para librarse de explicaciones de mercado que favorecen la ignorancia, la superstición y la tiranía. 

!Sapere aude¡  (atrévete a saber) exclamaba Kant en su ensayo ¿Qué es la Ilustración?, reproduciendo al poeta latino Horacio. 

¿Qué cosa en sí es la migraña, cuál es su noumeno?

¿Sabemos algo de ella o es, como dicen, misteriosa?

¿Podemos y debemos ilustrarnos como sugiere Kant o seguimos en la Edad Oscura




2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.